La marihuana y los productos dietéticos unidos por una patata frita

Lo reconozco. Soy un adicto a las patatas fritas. Pero lo que les puedo asegurar es que no las como, como han intentando convencernos algunos que hoy voy a desenmascarar, porque tengan un gran valor nutricional, ni porque prevengan enfermedades ni porque ayuden a adelgazar. Las como porque me encantan, pero hasta esta semana no sabía la verdadera razón…ahora lo entiendo todo…estoy preocupado.

Mi primer affaire serio con las patatas Chips fue allá por el 2003 cuando un juzgado de Barcelona condenó a la empresa que comercializaba las patatas fritas con la marca Lay’s Mediterráneas por inducir al “fraude y engaño al consumidor”¡¡con un par!!

Lay’s era en aquellos años el líder del mercado español, y en los anuncios publicitarios que hasta esa sentencia se emitían en televisión aparecía el actor Antonio Banderas (¡¡qué grande!!) y se pronunciaban las frases “con aceite de oliva y sabores de la tierra” y “con aceite de oliva, el sabor de lo nuestro”

Además, en el caso del envoltorio, aparecía una aceitera típica y la mención “con aceite de oliva”. En el reverso, también con caracteres destacados, aparecía de nuevo la aceitera y en letra más pequeña la frase: “El producto natural de nuestra dieta, el aceite de oliva, es el ingrediente esencial de la receta de Lay’s Mediterráneas”.

Es decir…Typical Spanish:”Dieta Mediterránea”, “Aceite de oliva”, “Producto natural”…solo faltaba el “Toro de Osborne” y el “Gol de Iniesta” en el envoltorio…ah no que eso fue después.

En principio todo iba perfecto, la campaña era un éxito y las patatas se vendían como churros (nunca mejor dicho)…pero la competencia no es tonta. Otra compañía que comercializaba patatas Chips demostró ante un juez que, aunque toda la publicidad de las patatas Lay´s se basaba en la importancia del aceite de oliva en la salud y demás zarandajas… ¡¡¡el producto final tenía un 33% de aceites vegetales y el aceite de oliva sólo constituía el 2% de la composición de las patatas fritas!!!


En realidad las patatas se freían con otros tipos de aceites vegetales distintos al de oliva y que éste sólo lo añadían como condimento al final…¡¡¡qué cracks los de Lay’s!!

Por si el caso estaba poco claro durante el trámite de la demanda el juez encargó una encuesta que dio espectaculares resultados…¡¡¡ el 90,3% de los encuestados respondieron que creían que las Lay’s Mediterráneas estaban fritas con aceite de oliva!!!

Total que los pillaron y el juez sentenció que tanto los anuncios como el envoltorio de las patatas inducían al error del consumidor sobre la composición y las características del producto. ..¿Pero qué es eso de que una bolsa de patatas Chips forma parte de la Dieta Mediiterránea?..Así nos va en temas de obesidad a los españolitos…

Resultado: producto retirado y Antoñito Banderas fuera de la tele sin habérselo guisado ni comido…

Pero el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra (yo más de dos…y de tres) y desde hace un tiempo algunas empresas alimenticias nos intentan vender las patatas fritas como un…¡¡¡alimento funcional y dietético!!

En el post dedicado a los alimentos funcionales describimos una categoría de estos últimos en la que se sustituía un componente existente en un alimento tradicional por otro con beneficios para un determinado sector de la población…y de nuevo la empresa alimentaria empecinada en venderme la patata frita como un alimento funcional¡¡¡Patatas fritas elaboradas con Olestra para no engordar!!!…pero según afirma un estudio científico que se acaba de publicar …otra vez les ha salido el tiro por la culata…¡¡¡me alegro!!

Dentro de los alimentos dietéticos, uno de los grupos con más éxito son los sustitutos de la grasa, ingredientes que se utilizan para sustituir total o parcialmente la materia grasa y que tienen la ventaja de que tienen el mismo sabor que ésta pero no provoca aumento de pesoo eso decían…

Recientes encuestas demuestran que las personas que hacen dieta se han fanatizado de estos medios artificiales para reducir las calorías sin dejar de comer alimentos con sabor dulce o graso…pues aquí va un regalito…

Uno de los sustitutivos de la grasa más empleados es el Olestrael gurú de los productos dietéticos. Como todos conocemos los triglicéridos consisten en tres ácidos grasos ensamblados sobre un esqueleto de glicerol. En el caso de Olestra, al sintetizarse sobre un esqueleto de sacarosa, puede tener unidos seis, siete u ocho ácidos grasos con un arreglo espacial radial que da lugar a una estructura particular demasiado grande e irregular para atravesar la pared intestinal y ser absorbido…con lo que no aporta triacilgliceroles, calorías ni colesterol…a pesar de tener el mismo sabor suculento que la grasa…¡¡¡el Santo Grial de los productos dietéticos!!

A pesar de que Olestra siempre ha tenido un lado oscuro debido a sus posibles y desagradables efectos secundarios, este sustituyente de la grasa ha sido utilizado en la preparación de algunos alimentos que tradicionalmente contienen una gran cantidad de grasas o aceites con el objetivo de ayudar a perder peso como es el caso de…¡¡¡las patatas fritas!!!

Pues bien, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Purdue, y pulicado recientemente en la revista Behavioral Neuroscience, contradice todo lo dicho anteriormente y demuestra que los alimentos hechos con los sustitutos de la grasa no solamente no prevén la obesidad..sino que la fomentan…¡¡¡así me gusta!!

¿Saben que marca de patatas fritas emplea, en su productos light, Olestra como uno de sus ingredientes?…Échenle imaginación…Una pista: Si se entera Antonio Banderas no prueba una papa en su vida…Pero no se alarmen, en este estudio no se emplearon las patatas Lay´s sino sus primas…¡¡¡las Pringles!!

En el trabajo titulado “Fat Substitutes Promote Weight Gain in Rats Consuming High-Fat Diets”, estos salvadores de los que ingerimos patatas chips “por mero placer” han demostrado que los sustitutos de la grasa pueden interferir con la capacidad del cuerpo para regular la ingesta de los alimentos, lo que puede conducir a un uso ineficiente de las calorías y el aumento de peso.

En dicho estudio los científicos implicados utilizaron ratas de laboratorio que fueron alimentadas con dos tipos de dieta: una alta en grasas y otra baja en grasas. Además, la mitad de las ratas de cada grupo también fueron alimentadas con papas fritas con alto contenido en grasas y calorías. Las ratas restantes de cada grupo fueron alimentadas con un alto contenido calórico chips en algunos días y con chips de bajas calorías elaboradas a base de Olestra otros días.

Los resultados fueron concluyentes: En el caso de las ratas alimentadas con una dieta alta en grasas, el grupo que comió los dos tipos de papas fritas (con y sin Olestra) consumieron más alimentos, aumentaron más de peso y desarrollaron más tejido graso que las ratas que consumieron sólo los chips de alto contenido calórico (sin Olestra).

Además, las ratas alimentadas con Olestra no perdieron el peso extra, incluso después de que las papas fritas fueron retiradas de su dieta….ale, a tomar viento que las patatas fritas con Olestra reduzcan peso…al menos en ratitas

Como habrán podido observar todo intento por convertir a uno de mis vicios no ocultos en un alimento saludable ha sido castigado como se merece…pero aun no tenía claro, hasta hace unos días, por qué esa pasión mía por las patatas fritas…y, por fin, un grupo de científicos italianos y estadounidenses del Instituto Italiano de Tecnología de Génova en colaboración con la Universidad de California en Irvine me lo ha dejado claro…preocupante

En un estudio publicado en la prestigiosa revista “Proceedings of the National Academy of Sciences” se demuestra que mi adicción a las patatas fritas parece deberse en buena parte a la acción de los endocannabiodes, sustancias que nuestro propio organismo genera y cuyas características bioquímicas son similares al componente activo de… ¡¡¡la marihuana!!!

Vayamos por partes. Un cannabinoide es un compuesto químico perteneciente al grupo de los terpenofenoles y que activa los receptores cannabinoides en el organismo humano. Entre los usos terapéuticos de los cannabinoides se han descrito el tratamiento del glaucoma, de los vómitos inducidos por quimioterapia y como analgésico en el tratamiento del cáncer y de la esclerosis múltiple…pero hay otros usos no tan terapéuticos….

Pues bien, los protagonistas de este estudio, los endocannabiodes, son, junto con los cannabinoides herbarios sintetizados naturalmente por la planta de cannabis y los cannabinoides sintéticos, compuestos similares generados en laboratorio, uno de los tres grupos de cannabinoides descritos. A diferencia de sus hermanos los endocannabiodes se producen en el interior de nuestro organismo.

Pues bien, según el trabajo citado, no sólo los hidratos de carbono son responsables de nuestras ganas de comer alimentos grasos…sino que algún tipo de grasas también. Los científicos responsables del estudio revelan que cada vez que ingerimos alimentos grasos como mis queridas patatas fritas se activa una respuesta natural del cuerpo que libera los endocannabiodes…produciendo un efecto en el cerebro similar al del tetrahidrocannabinol, el componente psicoactivo primario de la planta de cannabis… ¿les suena?

Los resultados demuestran como los endocannabiodes se producían en el tracto digestivo superior cuando las ratas empleadas en el estudio recibían alimentos grasos (mis queridas papas fritas) y no cuando recibían otros macronutrientes como hidratos de carbono o proteínas

El proceso químico que despierta la gula de patatas fritas comienza en la lengua, que detecta las grasas presentes en las patatas fritas y envía una señal al cerebro. Desde ahí, y a través del nervio vago, llega al tracto digestivo, donde se estimula la producción de cannabinoides. Estos neurotransmisores incrementan la señalización entre células de tal forma que despiertan un apetito voraz y no hay forma de parar de comer patatas fritas…ni de fumar marihuana…

Pero no nos desmoralicemos. Según los investigadores los resultados pueden servir para que, en un futuro, puedan crearse fármacos que bloqueen los receptores de endocannabiodes en el aparato digestivo y así poder intervenir en enfermedades como la ansiedad y la depresión….quien no se consuela es porque no quiere..

En fin, que ahora empiezo a comprenderlo todo…si ustedes tienen adicción por las patatas fritas y quieren realizar un estudio serio para comprobar las causas de esa adición solamente tienen que coger un avión, irse a Ámsterdam a pasar un fin de semana y ale…a los “Coffe-Shop”…si la sensación de adicción es la misma que cuando abren una bolsa de patatas fritasEureka!!!

Jose

Nota: Esta es mi primera entrada en el VI Carnaval de la Química que se alberga en el Blog “Divagaciones de una investigadora en apuros”.

Fuentes:

Susan E. Swithers, Sean B. Ogden and Terry L. Davidson.Fat Substitutes Promote Weight Gain in Rats Consuming High-Fat Diets. Behavioral Neuroscience, 2011; 125 (4).

Nicholas V. Dipatrizio, Giuseppe Astarita, Gary Schwartz, Xiaosong Li, Daniele Piomelli. Endocannabinoid signal in the gut controls dietary fat intake. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2011; DOI: 10.1073/pnas.1104675108.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Química y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

35 respuestas a La marihuana y los productos dietéticos unidos por una patata frita

  1. Patricia dijo:

    Me encanta el post!!! Ahora, como lo lean los de Lay’s y Pringles te van a crujir! 🙂

    Varias cosas:
    1) Tienes una habilidad para discurrir títulos impactactes para tus post que ya me gustaría a mí. Vamos, que es leerlo y el click está asegurado.
    2) Me surge una pregunta: ¿cuales son los efectos secundarios del Olestra?
    3) Y otra pregunta: ¿Los endocannabinoides no estarán también en las pipas? Porque a mí las patatas fritas ni fú ni fá, pero las pipas, es empezar y no parar!
    4) Un comentario: Ya sospechaba yo que alguna relación tenía que haber entre el THC y las grasas porque las ganas de comer alimentos con alto contenido graso después de fumar marihuana no es normal. Bueno, o eso me han contado….. 😉

    Muchísimas gracias por tu aportación al carnaval de Química. Estoy segura de que no será la última. Ahora mismo lo actualizo.

    Un gran saludo Jose!

    • Jose dijo:

      Gracias Patricia,
      Ya sabes que me gusta meterme en charcos…algún día me ahogaré en ellos pero mientras tanto….que me quiten lo “bailao”.
      Lo de los títulos impactantes es por mi vocación frustrada de periodista…y porque soy muy peliculero!!
      Durante mucho tiempo se ha asociado el consumo de Olestra a la mala absorción de nutrientes de naturaleza liposoluble prinipalmente vitaminas A, D, E, y K o carotenides. Esto ha hecho que en algunos paises, principalmente anglosajones, esté prohibido su uso…pero vamos que de alarmarse nada de nada…
      He estado pensando en lo de las pipas y ..atención a la tremenda conclusión : Pipas… de girasol…aceite de girasol…frituras con ese aceite…patatas fritas…Ya está: el girasol, bien esté en las pipas o se use para freir patatas, es la fuente del “mono”…siiiiiiiii!!
      Se ve que tenemos los mismos amigos porque a mí lo de comer grasas a diestro y siniestro después de fumar marihuana también “me lo han contado”…
      Un saludo y no lo dudes…lloverán nuevas participaciones en el Carnaval!!
      Jose

  2. Emilio dijo:

    Jose, buenisima entrada. Un poco larga, pero merece la pena.

    Un abrazo!

  3. Pingback: La marihuana y los productos dietéticos unidos por una patata frita

  4. Dr. Litos dijo:

    Pero si los tíos ni siquiera lo disimulan (“cuando haces pop, no hay stop”)!

    La de veces que he comentado con conocidos que los aperitivos tipo doritos, 3d’s, etc… “tienen droga”. En serio, hay que ver la intuición humana cuán acertada es…

    Genial el post! Y un poco acongojante…

  5. Serpents_of_the_light dijo:

    creo que estoy en un lió al consumir papatas y marihuana XD

  6. super dijo:

    me he leido toda la explicación. Hay unas patatas que se llaman “Cordobilla”, pasa igual , no puedes dejar de comerlas. No las he visto en grandes superficies, pero cuando pillas una de esas, no la sueltas hasta que acabas, estés fumado o no.

  7. Pingback: La marihuana y los productos dietéticos unidos por una patata frita | Noticias - d2.com.es

  8. Dani dijo:

    Muy bueno, Jose. A veces es peor el exceso de sal que las grasas de la risa. 😀

    Saludetes

    • Jose dijo:

      El exceso de sal siempre es malo…claro que un producto soso es lo peor de lo peor…así que yo le echo sal y grasas…que por sabor no quede!!
      Gracias crack!!

  9. pakops dijo:

    Y eso que te dejas lo peor.
    ¿Alguien ha oído hablar de la acrilamida? 😉

    • Jose dijo:

      No nos pasemos de alarmistas que no pasa nada de nada por comer patatas fritas!!!
      De la acrilamida habaremos otro día…pero sin alarmismos que para eso ya están otros…jejeje.
      Un saludo Pakops

  10. JaviJevi dijo:

    Enhorabuena por el artículo, por su documentación y conocimiento, y por la manera de contarlo… He pasado un rato fantástico, gracias.

  11. Pingback: VI EDICIÓN DEL CARNAVAL DE QUÍMICA « DIVAGACIONES DE UNA INVESTIGADORA EN APUROS

  12. Raven dijo:

    Que miedo… Yo me conozco a estos, ¡ y seguro que ya hay alguno pensando en prohibir las patatas !

    Esta sociedad obsesionada y asustada me terminará expulsando a una isla desierta. Ahora en el barco tendré que llevarme una buena reserva de estas ( http://www.patatas-fritas-hispalana.com/es/fotos/2/ ) 😛

    Saludos!

  13. emeblabla dijo:

    Super interesante el post. Hace tiempo me contaron (aunque no sé que base científica tiene eso) que con Macdonalds pasaba algo parecido, cosa que debe ser algo cierta porque cada vez que paso por uno tengo tentaciones de entrar. Me comentaron que se debe a que se alcanzan picos de glucosa que nos hacen relacionarlo con disfrutar de comida (rollo el placer de comer), la verdad que nunca ahondé más en el tema pero tu post me ha recordado a eso. 🙂

    • Jose dijo:

      Gracias!!
      A mí también me pasa en McDonalds y en Burger King…y eso que doy clases de Nutrición (ya sabes Dieta Mediterránea y esas cosas)…jejeje

  14. F. Alberto dijo:

    Vergonzosa la historia de las Lays Meditarráneas. Si es que le echan una cara…También las Pringles tuvieron algún que otro episodio legal recientemente. Pretendían ahorrarse unos dinerillos en impuestos en UK por lo que alegaron que no eran patatas ya que el contenido en el producto final en este tubérculo es solo del 42% sobre el total. Acabaron perdiendo el recurso obviamente.
    Por otro lado y desde el punto de vista legislativo, cualquier tipo de alimento puede ser “Light”, incluso unas chips, porque no se le compara con una manzana sino con los alimentos de ese mismo tipo. Basta que tenga un 30% menos de, por ejemplo, calorías. Por lo tanto, unas chips light con Olestra sí que es un alimento funcional, ya que la olestra disminuye el contenido calórico y la digestibilidad del alimento.
    Seguramente la olestra no produzca directamente una pérdida de peso pero, en mi opinión y a pesar del estudio en ratas que comenta en la entrada, tampoco produce un aumento en la grasa corporal en humanos. Como bien viene descrito en en un ensayo controlado de 9 meses de duración en humanos (The Ole Study: Brat et al. Am J Clin Nutr, 2002) la olestra puede ayudar en la pérdida de peso ya que facilita la adhesión a una dieta baja en grasa.
    Por último me ha resultado muy interesante la relación entre los cannabinoides y la ingesta de grasa. Es tan curioso todo lo relacionado con el sistema de control de las apetencias dietéticas… Lo que no acaba de decir es qué tipo de grasa es la que produce esta respuesta biológica. ¿El experimento se realizó acaso con patatas fritas?
    Un saludo.
    PD. ¿No me negará que la olestra como molécula es una genialidad?

  15. Hola!! Gracias por tu nuevo comentario y disculpa la tardanza en contestarte. Me alegro que te haya gustado el artículo.
    Algún comentario quería hacerte. Estoy de acuerdo en que unas chips light con Olestra sí que es un alimento funcional…pero unas chips light también lo son, lleven o no olestra, ya que existe un grupo de alimentos funcionales que se basan en la eliminación de algún compnente para tener un efecto positivo sobre la salud…y por el simple hecho de la reducción calórica ya pueden considerarse funcionales.
    Respecto al trabajo acerca del uso de Olestra tienes la referencia del artículo en la misma entrada (apartado “Fuentes”). Concretamente se les administró una emulsión de aceite de maiz. (“corn oil emulsion”).
    Y sí…estoy de acuerdo contigo totalmente: la olestra como molécula es una genialidad.
    Un saludo
    Jose

  16. Pingback: Sexo, drogas, alcohol y….comida basura | SCIENTIA

  17. Pingback: DESPEDIDA A LA VI EDICIÓN DEL CARNAVAL DE QUÍMICA « DIVAGACIONES DE UNA INVESTIGADORA EN APUROS

  18. Val dijo:

    jajaja, mi aportación, o comentario, mejor dicho, llega tarde, pero acabo de ver tu tweet y por lo tanto, enterarme de este post 🙂
    Está de más decir que las patatas al horno que se venden ahora, creo que son Lay’s, deben estar llenas de grasa también, porque son otras que es empezar y no parar! Según dice el paquete tienen 70% menos de grasa que las patatas fritas tradicionales…pero para mi son igualmente adictivas.
    Me gusta mucho tu blog, lo descubrí esta semana. Felicidades, no todos tienen la habilidad de saber escribir de forma tal que enganche al lector.
    Saludos y cuidado que el humo de quienes están al lado tuyo ahora, te puede hacer querer comer otra bolsa de patatas!…me lo contaron también 😉

  19. Tiene algo que ver en esta adicción el glutamato monsódico?

    Un saludo.

  20. Nolela dijo:

    Este blog deberia llegar a más gente, ya que si por lo menos no podemos luchar contra todas las companías que intentan engañarnos o inducirnos al error para que compremos sus productos, al menos conseguir que la gente sea más crítica a la hora de creerse lo que rezan sus envoltorios y su publicidad.
    Lo mismo tu querida ciclodextrina tenga algo que hacer en el tema de las patatas fritas, como vale lo mismo pa un roto que pa un descosio : D.
    que hay de la segunda parte del actimel!!! : D
    Un saludo!!

  21. Pingback: La verdadera historia del Actimel (II): ¿Me siento engañado por Danone? | SCIENTIA

  22. Pingback: La verdadera historia del Actimel (II): ¿Me siento engañado por Danone? « Almogrote Para la Salud

  23. Pingback: La verdadera historia del Actimel (II): ¿Me siento engañado por Danone? «

  24. Pingback: Quando o Marketing Brinca com a Saúde « Ad Argumentandum

  25. Carolina dijo:

    Muy buena información.. Soy estudiante de nutrición y creo que esta información es bastante importante para todos los consumidores, que no entienden el por que no pueden dejar de comer esté tipo de alimentos, y así comienzan los problemas alimenticios de la misma desesperación y frustración de no poder parar.
    Buen día!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s