Piedad de la Cierva, la murciana que ganó dos Premios Nacionales de Investigación

En un brillante artículo de opinión titulado “Cancelados”, Alberto Aguirre, director del periódico La Verdad de Murcia, se hacía eco de la importancia que tuvo el inventor murciano Juan de La Cierva en la historia de los avances tecnológicos relacionados con el transporte. También se refirió al sinsentido de que no se haya autorizado al aeropuerto murciano de Corvera a llevar el nombre de nuestro ilustre paisano. Por este motivo, y por muchos otros, en estos días se están escribiendo diferentes artículos sobre el legado de Juan de la Cierva.

Juan de La Cierva, inventor del autogiro… entre otras cosas. Fuente: La Vanguardia.

Sin embargo, hoy dedicaré esta entrada a Piedad De la Cierva, mucho menos conocida que su primo Juan, pero una mujer de gran transcendencia. Piedad de la Cierva es, sin duda, la más grande científica que ha dado nuestra región y una de las investigadoras más importantes (y olvidadas) de la historia de España.

Nacida el 1 de junio de 1913 en Murcia, Piedad de la Cierva ingresó en octubre de 1928 en la Universidad de Murcia, con lo que se convirtió en la única mujer matriculada en nuestra Universidad. Allí permaneció durante un curso académico realizando sus estudios de Química. Al año siguiente se trasladó a Valencia alojándose en la residencia de las Escolapias hasta que la proclamación de la Segunda República cerró el centro. Entonces fue acogida por la familia de uno de sus profesores, antiguo maestro en Murcia.

Piedad de la Cierva.

En 1932 Piedad de la Cierva se licenció en Ciencias por la Universidad de Valencia, recibiendo el Premio Extraordinario de Licenciatura. Posteriormente nuestra científica marchó a Madrid para hacer el doctorado en el Instituto Rockefeller, donde se encontraba el Instituto Nacional de Física y Química. Allí realizó su tesis “Factores químicos del azufre y del plomo” bajo la supervisión del científico Julio Palacios. 

En 1935 nuestra ilustre murciana viajó a Dinamarca para especializarse en radiación artificial. Gracias a una Beca de Ampliación de Estudios hizo una estancia en el Instituto Niels Bohr, un centro de referencia mundial en energía nuclear. En aquellos tiempos Pilar se codeó con varios Premios Nobeles. Uno de ellos fue George von Hevesy, Premio Nobel de Química en 1943 y descubridor del elemento químico hafnio. Otra fue Irène Juliot-Curie, hija de Marie y Pierre Curie. 

Alumnas en el Instituto Nacional de Física y Química. Fuente: La Verdad

Una científica que marcó la carrera de Piedad de la Cierva fue Lise Meitner, la “madre” de la fisión nuclear a la que conoció en Berlín. Meitner, que de manera muy injusta no consiguió el Premio Nobel, es la única mujer que tiene un elemento en la tabla periódica en su honor: el meitnerio. Este alto reconocimiento solo lo han alcanzado unos pocos científicos como Nicolás Copérnico (copernicio), Alfred Nobel (nobelio) y Albert Einstein (einstenio).

Tras mucho tiempo trabajando en el campo de la radiación artificial atómica, la idea de Piedad era regresar a España y fundar un centro sobre Física Atómica en el Instituto Rockefeller. Sin embargo, el estallido de la Guerra Civil Española lo cambió todo. Piedad se trasladó a Osuna para ganarse la vida como maestra de Física y Química en un Instituto y como enfermera en el frente. Cuando acabó la guerra ocupó una plaza de interventora pero su amor hacia la ciencia le hizo retomar sus labores de investigación.

Instituto Rockefeller (Madrid)

Tras el final de la guerra el científico Otero de Navascués creó el Instituto de Óptica dependiente del recientemente creado CSIC y la fichó para su equipo, convirtiéndose en la primera mujer en formar parte de dicha institución. En aquellos tiempos el tipo de investigación científica estaba muy orientado hacia la guerra, por lo que investigó en mejorar sistemas de visión nocturna y también en el desarrollo de nuevos prismáticos.

En 1945, Otero de Navascués abandonó el Instituto de Óptica y creó el Laboratorio y Taller de Investigación del Estado Mayor de la Armada donde la contrató como científica. Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial la envió a EEUU para que aprendiese a elaborar vidrio óptico ya que en España no existía. A su vuelta aplicó la tecnología aprendida en EEUU y por aquel logro ganó en 1955 el premio de investigación técnica Juan de la Cierva… y no fue el primero.

Posteriormente Piedad buscó nuevas áreas de investigación y encontró algo que le llamó poderosamente la atención: la cascarilla del arroz tenia un gran poder aislante y nadie conocía las razones. Tras muchos experimentos encontró que esta cascarilla tenía un porcentaje de sílice muy elevado. Fruto de estas investigaciones y de sus posteriores aplicaciones en diversos campos Piedad obtuvo en 1966 su segundo premio nacional de investigación. Una pasada.

Cascarilla de arroz.

Pero nuestra paisana también sufrió el machismo propio de aquella época. A principios de 1941 se habían convocado las oposiciones de cátedra de Físico-Química para las universidades de Sevilla, Valencia y Murcia. Piedad de la Cierva se presentó ante la insistencia de su padre que soñaba con que su hija fuera la primera mujer catedrática de Universidad. También se presentaron otra mujer, María Teresa Salazar, y tres hombres: Octavio Rafael Foz, Julián Rodríguez y José María González. Las dos mujeres tenían méritos más que suficientes para presentarse a la convocatoria con garantías de éxito. 

¿Quieren saber lo que ocurrió? Las cátedras de Sevilla y Valencia las ganaron dos de los opositores masculinos y la de Murcia se declaró desierta. Parecía que preferían dejarlo así antes que dársela a una mujer. Aquello afectó tanto a Piedad que abandonó su puesto de auxiliar de cátedra universitaria y se centró en la investigación científica y en ayudar a otras mujeres a desarrollar su carrera académica.

A mediados de la década de 1970, Piedad abandonó definitivamente la investigación tras romper muchos techos de cristal en el mundo científico. A pesar de los logros alcanzados en su carrera, el 31 de diciembre de 2007 fallecía sin demasiada trascendencia pública y, desgraciadamente, a día de hoy muchísimos españoles desconocen la impresionante contribución de mi paisana al progreso científico y tecnológico.

Piedad de la Cierva a lo largo de los años (Fuente: El Confidencial)

Estimados lectores de SCIENTIA, España está en deuda con Pilar de la Cierva. Homenajeemos públicamente y lo antes posible a la que ha sido una de nuestras mejor es científicas. No dejemos pasar más tiempo. 

Jose

Nota: una primera versión de este artículo fue publicada en La Verdad.

Publicado en Física, Genios, Química, Universidad | Etiquetado | Deja un comentario

La Dama negra contra la Reina del desierto

A pesar de que los alimentos oscuros no son generalmente bien aceptados por el consumidor (claros ejemplos los tenemos en las frutas que se pardean enzimáticamente al recibir un golpe o en las patatas que se ennegrecen al freírlas debido a la famosa reacción de Maillard) existe un producto, de color muy oscuro, que se encuentra en el olimpo de la gastronomía. Me refiero a Tuber melanosporumla trufa negra.

Trufa negra

Por este nombre se conoce a un hongo que vive bajo tierra, en simbiosis con las raíces de encinas, robles y avellanos principalmente. Esta simbiosis recibe el nombre de micorriza y en ella el árbol recibe del hongo principalmente minerales y agua. Por su parte el hongo obtiene del árbol hidratos de carbono y vitaminas que él es incapaz de sintetizar.

Tuber melanosporum tiene forma de pelota irregular, mide entre 3 y 7 cm y suele pesar entre 20 y 200 gramos. Esta trufa negra crece oculta a unos 30 centímetros del suelo por lo que no es fácil acceder a ella. ¿Y cómo logramos encontrarla en el campo? Gracias principalmente a algunos animales (como por ejemplo perros adiestrados de la raza Parson Russell Terrier) que son capaces de detectarlas por su intenso aroma aunque estén bajo tierra. 

Perro trufero

El peculiar sabor de Tuber melanosporum y, sobre todo, su exquisito aroma, hace que se usen en la elaboración de reconocidas salsas (como es en el caso de la Perigord) para acompañar carnes o pasta. Estas excelentes características culinarias hacen que este hongo alcance valores astronómicos en el mercado. Hay temporadas en las que el precio de la trufa negra oscila entre los 400 y los 600 euros el kilo… y en algunos países se han llegado a pagar hasta 3000 euros el kilo.  

Llega el momento de hacernos una pregunta clave. Si Tuber Melanosporum es una trufa tan preciada…¿por qué no se cultiva en todo el mundo? Porque necesita unas condiciones geográficas muy especiales: un clima mediterráneo extremo de montaña, lluvias superiores a los 600 mm al año, una tierra de naturaleza calcárea, pedregosa y suelta y una flora arbórea característica. Teruel, Huesca, Soria, o Lleida son auténticos paraísos truferos y España es la principal productora del mundo.

Y la ciencia, ¿puede hacer algo por mejorar las condiciones de cultivo de Tuber melanosporum? Pues sí.  Como les conté anteriormente las trufas son hongos micorrícicos que necesitan hospedarse en árboles para que puedan crecer y fructificar. Actualmente, en los viveros se inocula el hongo en los árboles con las esporas que se forman dentro de la trufa. Como estas esporas son muy caras (por el precio de la trufa en sí), se están investigando a nivel de laboratorio alternativas que abaraten el proceso y lo independicen de tener que comprar esporas cada año. Una forma podría ser inoculando micelio del hongo en las raíces de los árboles. Pero para ello es necesario disponer de mucho micelio… y aquí está el problema.

Ciclo evolutivo del género Tuber. Fuente: El Heraldo.

Al hacer crecer micelio de Tuber Melanosporum en una placa Petri aparecen unas manchas oscuras que detienen su crecimiento. Estas manchas son melaninas que proceden de la oxidación de los polifenoles del micelio por la enzima polifenoloxidasa existente en el mismo. ¿Y no hay forma de solucionar ese problema? Sí, introduciendo en el medio de reacción agentes encapsulantes que hagan de escoba y limpien el medio de cultivo de esas melaninas que impiden el crecimiento del micelio. Así crecerá más rápido y con un mayor diámetro. Una vez obtenido el micelio solo hace falta inocularlo en los árboles, esperar pacientemente a que se desarrolle la trufa negra, recolectarla y sentarnos a la mesa para disfrutar de una experiencia sensorial única.

¿Y esta tecnología empleada para obtener micelio solo se puede aplicar a las trufas negras que se cultivan en condiciones climáticas tan especiales? En absoluto. Los resultados han sido extrapolados a otra de las trufas más preciadas: Terfezia claveryi, una variedad de trufa perteneciente a la familia de las trufas del desierto: las Pezizaceae. Estas trufas, también conocidas como turmas, se han encontrado en zonas áridas y semiáridas con una pluviometría anual entre 100-400 mm. ¿Y en Murcia encontramos trufas del desierto? Sí.

Trufa del desierto

Las primeras trufas del desierto cultivadas en la Región se obtuvieron gracias al trabajo de científicas como Asunción Morte, investigadora principal del grupo Micología-Micorrizas de la Facultad de Biología de la Universidad de Murcia. Este grupo, de gran prestigio internacional, logró secuenciar totalmente el genoma de Terfezia claveryi lo que les ha permitido caracterizar con gran precisión la trufa del desierto. Incluso han hallado la manera exacta que emplea Terfezia claveryi para reproducirse (no son autofértiles como se pensaba), lo que podría asegurar el cultivo de este preciado alimento.  

¿Cómo diferenciamos la trufa del desierto de la trufa negra? La primera, cuando ha crecido lo suficiente, agrieta el suelo y lo empuja hacia arriba, pudiéndose observar por el recolector que la saca con la ayuda de una pala. Sin embargo, la trufa negra, al formarse a más profundidad y no aflorar a la superficie, necesita que se empleen perros especialmente adiestrados para su localización como les comenté anteriormente.

También existen importantes diferencias a nivel gastronómico. Mientras la trufa negra se usa generalmente como especia, la trufa del desierto se cocina habitualmente entera. Además, esta última se caracteriza por una textura muy especial que se deshace en boca, un sabor fúngico almendrado, un alto contenido en proteínas y fibra y una elevada concentración de ácidos grasos insaturados.

Diversas preparaciones de la trufa del directo. Fuente: Élite.

¿Y si van hoy al supermercado pueden comprar ambos tipos de trufa? Únicamente encontrarán la trufa negra ya que se recolecta en otoño-invierno. Sin embargo, la trufa del desierto no la encontrarán hasta la primavera… queda poco.

Estimados lectores de SCIENTIA, tanto la trufa negra como la trufa del desierto son dos delicatesen gastronómicas que hay que probar, pero jamás olviden que detrás de sus maravillosas sensaciones sensoriales hay muchas horas de estudio… y es que la ciencia y la gastronomía de vanguardia siempre van unidas de la mano.

Jose

Publicado en Divulgación científica, Gastronomía, Nutrición, Química | Etiquetado , , | Deja un comentario

Sábado cine (V): «Dos gusanos y un destino» (vídeo)

Hoy traigo a Sábado Cine una conferencia de solo diez minutos pero de una gran intensidad. El título es “Dos gusanos y un destino” y se celebró en Bilbao en el evento #Naukas2021. En esta charla resumo la actividad investigadora que realizo en el Departamento de Bioquímica y Biología Molecular-A de la Universidad de Murcia y les presento a los miembros del grupo que coordino y sin los cuáles nada sería posible. No pienso adelantarles nada más. Si quieren oírme divulgar mi labor como científico… vean estos diez minutos y díganme qué les parece.

¿Les ha gustado? Aquí Les dejo los enlaces a las otras 4 sesiones ya publicadas de «Sábado Cine»:

  1. Sábado cine (I): “Química y salud: el caso de la encapsulación molecular”
  2. Sábado Cine (II): «Los colores de la biotecnología» [Aprendemos Juntos]
  3. Sábado cine (III): «Un científico en el supermercado» (vídeo)
  4. Sábado cine (IV): «Transgénicos… ¿una opción de futuro?» (vídeo)

Jose

Publicado en Biología, bioquímica, Biotecnología, Divulgación científica, Investigación, Universidad | Etiquetado , | 2 comentarios

«La ciencia de los Hispanos» en las Tardes de RNE

Ayer estuve de nuevo en “Las Tardes de RNE”, el excelente programa radiofónico dirigido y presentado por el gran Carles Mesa, donde en la sección “El podio” analizo la actualidad deportiva bajo un prisma científico junto a mi admirada Olga Viza.

En esta ocasión, y para celebrar la medalla de bronce obtenida por la selección española (LOS HISPANOS) en el Mundial de Balonmano celebrado en Suecia, hablamos de 4 disciplinas científicas que poca gente relaciona con este maravilloso deporte: la cineantropometría, la botánica, la óptica y la pliometría.

Si quieren escuchar casi 25 minutos de ciencia y deporte en Las Tardes de RNE solo tienen que pinchar en la siguiente imagen. Espero que les guste.

Jose

Publicado en Deporte, Divulgación científica | Etiquetado | Deja un comentario

5 razones científicas que explican por qué los jugadores españoles no triunfan en el Open de Australia

El Open de Australia (OA) que ayer concluyó con la victoria del serbio Novak Djokovic no es el torneo preferido de los tenistas españoles. En categoría masculina Rafa Nadal ha logrado levantar el trofeo en «solo» dos ocasiones (de sus 22 Grand Slams únicamente 2 los ha conquistado en suelo australiano) y en categoría femenina individual ninguna española ha logrado ganar el OA.

Más allá de los estados de forma puntuales de los jugadores españoles y de sus rivales en esta época del año o de las lesiones que han sufrido en algunas ediciones del OA (como este año Alcaraz o el propio Nadal), existen razones del poco éxito de los nuestros en el OA que pueden ser explicadas desde el punto de vista de la ciencia. 

Seguir leyendo
Publicado en Deporte, Divulgación científica, Tecnología | Etiquetado , , | 3 comentarios

Sábado cine (IV): «Transgénicos… ¿una opción de futuro?» (vídeo)

Hoy traigo a Sábado Cine una conferencia (la cuarta y siempre sobre temas diferentes) a la que le tengo mucho cariño y que está enmarcada dentro de un evento muy especial. Les cuento. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, se adoptaron por todos los Estados Miembros en 2015 como un llamado universal para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para 2030.

Seguir leyendo
Publicado en Biotecnología, Divulgación científica, Tecnología | Etiquetado , , | 1 Comentario

Reto Scientia #63

Vuelven a Scientia los retos. Les recuerdo en qué consistían. Yo les doy 6 pistas sobre un científico/a y ustedes deben acertar su nombre. Pero ojo…si quieren que dé por correcta su respuesta deberán explicar el sentido de cada una de las pistas. Insisto, si no detallan su contestación no será considerada como válida. Es lo que hay. Ahí van las 6 pistas:

  1. Nació el año en el que se inauguró el Canal de Suez y murió en una ciudad perteneciente a un condado cuya capital es Annapolis.
  2. El personaje protagonista de este reto pasó por la cárcel por sus actividades a favor del voto femenino.
  3. Una de sus mayores hazañas fue subir al Monte Itatiaia.
  4. Se especializó en la mejora de la comunicación escrita a través de representaciones visuales.
  5. Trabajó íntimamente con un científico cuyo apellido coincide con el director de «Rebeca»
  6. Las poáceas le deben mucho… y viceversa.

¡Es su turno!

Jose

Publicado en Divulgación científica | Etiquetado | 8 comentarios