San Alberto Magno y su perro contra Benedicto XVI y su ciudad maldita… ganó el Darwinismo

A pesar de que su onomástica fue el pasado día 15, hoy se celebra en mi Facultad el Patrón de los Alquimistas, San Alberto Magno. En principio, y al ser un día de fiesta, no pensaba escribir post alguno pero en homenaje a la gran figura representativa de la ciencia medieval, y a las míticas fiestas de los brujos que año tras año daban colorido al Campus Universitario, he decidido sacar a la luz uno de los grandes secretos de San Albertotodo un científico de la Edad Media.

San Alberto Magno

Debido a que ya se ha hablado mucho de él a lo largo de esta semana, hoy en Scientia no les voy a narrar la biografía de este destacado teólogo, geógrafo y filósofo nacido en la Baviera alemana y que también trabajó en botánica, alquimia, geografía y en astronomía… ríanse ustedes de la especialización en una solo área.

Aunque la vida de San Alberto Magno la conozco casi igual de bien que la terrible marcha de los cationes y aniones de aquella infumable Química Analítica, cada vez que leo una de sus biografías algo me llama la atención…su breve y enigmático paso por el Obispado de Ratisbona.

En 1260, nuestro ilustre científico fue ordenado Obispo de la sede de Ratisbona, villa situada en el este del estado federado de Baviera. Sin embargo, y por razones que nunca quedaron esclarecidas, a Alberto Magno esta preciosa ciudad alemana que es Patrimonio de la Humanidad desde el 13 de julio de 2006 no le gustaba un pelo…algo pasaba en Ratisbona que provocó que pidiera varias veces al Papa que lo “sacara de allí”.

Tras tres fugaces años en el Obispado, en 1263 el Papa Urbano IV aceptaría su renuncia, permitiéndole volver de nuevo a la vida de comunidad en el convento de Wurzburgo y a enseñar en Colonia.

Catedral de Ratisbona

Me consta de “fuentes fidedignas” que el brujo Alberto prefirió huir de Ratisbona antes que emplear como venganza contra las altas jerarquías eclesiásticas por haberlo mandado allí, el que poca gente sabe que fue su gran descubrimiento…el Arsénico, elemento químico altamente tóxico y que fue aislado por primera vez en el año 1250 por nuestro protagonista de hoy.

¿Pero qué pasaba en ese Obispado de Ratisbona que hizo que Alberto Magno huyese despavorido? A pesar de que se le conoce como un ilustre químico, hay que reconocer que no por ello te beatifican… más bien todo lo contrario. Por ello Berto (entre colegas sobra el protocolo) tenía que poseer algo más que sirviera para beatificarlo… y así era.

Simbolo alquimista del Arsénico

Este hombre poseía poderes ultraterrenales que le otorgaban una gran facilidad para predecir el futuro y sabía que Ratisbona, esa ciudad que no le hacía ni pizca de gracia, se convertiría más de 700 años después en uno de los reductos más intransigentes contra las teorías Darwinianas… liderado por alguien que, al igual que San Alberto, nació en la zona de la Baviera alemana, que ha vivido muchos años en Ratisbona y que, aunque no me van a creer, fue compañero de mesa de trabajo de un servidor (sí, lo que han leído)…¡¡Joseph Ratzinger!!

Todo el anti-Darwinismo de nuestra ciudad maldita empezó cuando en 2005, el cardenal Schönborn, un gran amigo del actual Papa y Arzobispo de Viena, ciudad no muy lejana a Ratisbona y a la que está fuertemente unida, negó el carácter científico de la teoría de la evolución afirmando que: “La evolución en el sentido de ascendencia común puede ser cierta, pero la evolución en el sentido neo-Darwinista, un proceso de variación aleatoria y selección natural, ni planeado ni dirigido, no lo es. Cualquier modo de pensamiento que niegue o busque desestimar la abrumadora evidencia en favor del diseño en biología es ideología, no ciencia”.

El momento álgido de esta corriente que arrasa todo lo que huela a Darwin y a su “Origen de las Especies” llegó en la tournée que en el año 2006, Joseph Aloisius Ratzinger, ya entonces elevado a las alturas eclesiásticas y conocido como el Papa Benedicto XVI, hizo por su Baviera natal.

Benedicto XVI

Allí, el actual Papa de la Iglesia Católica atacó de forma desgarrada llamándola “irracional” a la teoría de la evolución de Darwin en la misa que ofreció ante 250.000 incondicionales en Ratisbona, su ciudad de residencia desde 1969 y durante mucho tiempo, y que constituye la mayor de las diócesis de Baviera baluarte del catolicismo germano… seguro que ese cuarto de millón de personas estaban muy interesadas en la opinión de Benedicto XVI sobre el evolucionismo….

Crecido por el fervor de las masas, Benedicto XVI condenó las teorías “irracionales” que “explican la existencia de la humanidad como resultado del azar”, advirtiendo que “todas las formas de la ciencia necesitan referirse a Dios”, para entender el origen del mundo.

Días antes, el Papa recibió a un número de teólogos y especialistas que estudiaron con él en el pasado en varias universidades alemanas. El tema elegido para las reflexiones de ese año fue precisamente la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwin, atacada a fondo por los “creacionistas” de origen protestante.

A pesar de que el Papa Juan Pablo II reconoció años antes la importancia de Darwin y sus teorías, Benedicto XVI arremetió a fondo contra el científico inglés y “al menos a una parte de la ciencia moderna”, que no tiene en cuenta que “la fe es imprescindible en el mundo moderno y trabaja infatigablemente desde el Iluminismo (siglo XVIII), para encontrar una explicación del mundo en la que Dios sea superfluo”.

Pero la cruzada de la ciudad de Ratisbona contra las teorías Darwinianas no quedó ahí y su actual Obispo, Mons. Gerhard Ludwig Muller, en una conferencia que tuvo lugar en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma hace un año acerca de “Sacerdotes y la Cultura Contemporánea” advirtió sobre las consecuencias de una “cultura del éxito” cada vez más en auge, una visión del mundo “materialístico-monista”, evolucionista, que reduce el hombre a la materia y biología, y propone el mero progreso técnico como ventaja antropológica.

Realmente no sé que tendrá esa ciudad que hace que todo clérigo que la pisa enloquezca,  y si no que se lo pregunten a todos los musulmanes que se vieron agraviados por el discurso que el 12 de septiembre el propio Benedicto XVI pronunció en la Universidad de…¡¡Ratisbona!! de la que fue catedrático y en el que condenó la “irracionalidad de la difusión de la fe mediante la violencia como ocurre en la yihad del Islam” montándose la de “San Quintín”… Cómo se las gastan en esta ciudad alemana por Dios (uy perdón).

¿Entienden ahora por qué San Alberto Magno, mi querido patrón, quiso abandonar el Obispado de Ratisbona lo antes posible? Estoy absolutamente seguro que este alquimista estaría totalmente en desacuerdo con las teorías de la “Iglesia Moderna” acerca del evolucionismo pero nuestro buen hombre hizo lo correcto en su posición.

Él no podía enfrentarse a la alta jerarquía eclesiástica, hubiese estado feo, y además  hubiera impedido su proclamación como Doctor de la Iglesia el 16 de diciembre de 1931 por el Papa Pío XI…pero como era un visionario nos dejó a su sucesor para que le explicara a los rectores de la Iglesia su verdadero punto de vista de la situación.

Y no, no hablo de Santo Tomás de Aquino, fiel alumno de San Alberto Magno y que todo el mundo cree que es su discípulo aventajado. El gran legado que San Alberto nos dejó no fue ni su obra, ni el Arsénico, ni nada por el estilo… sino un perro… “el bulldog de Darwin”.

T.H. Huxley

Thomas Henry Huxley, un fiel seguidor de Darwin, es uno de esos amigos que todos soñamos tener… Este biólogo, al que admiro profundamente, en el fondo y en sus formas, fue uno de los grandes defensores de las teorías de Darwin sobre el origen de la vida y, al prever los ataques furibundos que sufriría el gran naturalista, decidió ponerse al servicio incondicional del científico inglés.

Muchas fueron las páginas que el “Bulldog” dejó para la historia pero hoy, con tanto Obispo de por medio, les voy a dejar con un vídeo muy especial. En él se recrea lo que, en mi opinión, fue uno de los enfrentamientos más celebres de la historia de la ciencia, la discusión sobre la teoría de la evolución entre T.H. Huxley y el Obispo Samuel Wilberforce, llamado el “Jabonoso Sam” por su estilo suave, persuasivo, e incluso sinuoso, en los debates.

Este encuentro ya legendario, que debería haberse celebrado en Ratisbona pero fue en Oxford el sábado 30 de Junio de 1860, se cita normalmente como un hito en el “triunfo de la ciencia sobre la religión”, aunque muchos no lo quieren ver así, y existe un alto grado de incertidumbre sobre lo que se dijo en realidad…pasen y vean…solamente dura 1 minuto y medio.

Sobran los comentarios… ni el mismísimo San Alberto Magno lo hubiese hecho mejor. …eso es un apoyo a la Ciencia de los que ya no se ven y lo demás tonterías…

Solamente me queda invitar a mis colegas químicos a que el año que viene nos vayamos a la sede del Obispado de Ratisbona a celebrar, disfrazados no de brujos sino de monos, la festividad de San Alberto…vale, vosotros biólogos, matemáticos, biotecnólogos, informáticos y demás “gente de bien” que os unisteis después a la fiesta también estáis invitados… los químicos somos así de desprendidos.

Jose

Nota:

Esta entrada participa en la IX edición del Carnaval de Química que albergará este mes el Blog Hablando de Ciencia y en la VII edición del Carnaval de Biología que lo organiza el Blog Curiosidades de la Microbiología .

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biología, Genios, Química y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

39 respuestas a San Alberto Magno y su perro contra Benedicto XVI y su ciudad maldita… ganó el Darwinismo

  1. Jose Fco dijo:

    ¿A quién nos tocaría como patrón a los biólogos y biotecnólogos en la sociedad en la que todo tenía que tener algo a lo que rezarle o encomendarse, pues Dios era el administrador de las buenaventuras? Mendel no fué beatificado, así que otro tenía que ser.
    Cada vez que algún creacionista dice alguna tontería, dios mata a un dinosaurio.

  2. Patricia dijo:

    Para celebrar mi cumple contigo voy a inaugurar los comentarios de esta entrada, que me parece magnífica. Aquella universidad católica te ha dejado marcado, no hay duda. Se intuye cierto resquemor entre líneas. Pero vamos a lo que vamos y por partes!
    1) ¿Has llamado infumable a mi querida Química Analítica? Eso me ha dolido Jose, no me esperaba eso de ti (;-))
    2) Hay un párrafo que me ha llamado particularmente la atención: <> Creo que a los científicos les ha ido bastante bien hasta el momento sin tener que buscar a Dios como causa de todas las cosas. Ser católico es una creencia personal y una opción, no una obligación. Y la ciencia no se basa en creencias, es algo objetivo y demostrable. La elección religiosa de cada uno tiene que ser respetada, pero mezclar religión y ciencia es como mezclar churras con merinas.
    3) Vista tu afición de conectar diferentes personajes de la Historia con un hilo conductor científicos te propongo que abras una nueva sección en Scientia: Seis grados de separación. Seguro que tendría mucho éxito.
    4) Finalmente, esa imagen alquimista del arsénico no tiene algo de templaria o masónica? Bueno, eso ya es otro tema.

    Creo que la fiebre no te sienta tan mal, pero cuídate mucho.
    Un abrazo Jose y buen finde!

    • César dijo:

      Un par de precisiones Patricia, si me lo permites.
      2) Esta afirmación tuya indica un desconocimiento de la historia de la ciencia. Te asombraría saber la cantidad de científicos que hicieron grandes aportaciones a la ciencia por motivos religiosos. Un ejemplo extremo: Faraday.
      4) El documento masónico más antiguo, el Regius, data de finales del siglo XIV, así que no. La alquimia tiene su base en la cultura griega y de ahí toma su simbolismo; a título de ejemplo los cuatro elementos http://en.wikipedia.org/wiki/Classical_elements#Classical_elements_in_Greece

      Saludos cordiales.

    • Eh!!No dejemos caer comentarios entre líneas que soy zorro viejo en esto..jeje.
      A ver. En aquella Universidad dejé más amigos de los que hubiese imaginado…y me lo siguen demostrando pasados muchos años.Gente sana, competente y trabajadora con los que pasé muy buenos ratos. Otra cosa es que esté o no de acuerdo con determinadas políticas “universitarias” de aquella empresa privada…pero esa ya no es mi guerra. A mis compañeros le deseo lo mejor y ellos lo saben.
      Respecto al post tengo que decirte que creo que mezclar Ciencia con Religión no es “mezclar churras con merinas”…ni lo ha sido nunca. A veces la religión ha estimulado a personas a hacer grandes progresos por la ciencia..lo que no significa que fuesen religiosos.
      Pero desde luego el progreso actual en muchas líneas de investigación está frenado por determinados sectores, entre ellos la Iglesia. Así que una cosa es la teoría que debería ser…y otra la realidad….o al menos así pienso yo.
      Tomo nota de la sección, no estaría mal, aunque ese imagen no es nada templaria ni masónica sino de origen griego.
      Por último, la Química analítica que se explicaba en clase en aquellos tiempos no sabía de HPLC, ni GC-MS, ni nada por el estilo… era infumable!! y si no preguntáselo a DaniEPAP!!
      Un saludo y gracias de nuevo por tus comentarios!!
      Jose

  3. Joaquin dijo:

    Una de las cosas que me gustaba del patrón en la facultad (aparte de la obviedad del día de fiesta) es que lo era “de ciencias”, de todos. No creo que merezca la pena empezar a nombrar sargentos patrón para cada disciplina y subdisciplona, 😉
    Me ha encantado la entrada!

  4. Dr. Litos dijo:

    Colega, no dejas de sorprenderme… y si crees que eso de decir que compartiste despacho con el Bene, se va a quedar así… ¡tendrás que explicarlo, por el amor de Darwin!!

    Fantásticamente hilado el relato, la de cosas que he aprendido en un momento. Está claro que en la época “de antaño” los grandes pensadores fueron a menudo también religiosos, muchos incluso movidos por su curiosidad devota averiguaron grandes misterios de la naturaleza. Pero hoy en día… por favor, cada uno que se quede pa sí mismo sus fantasías y deseos espirituales, y que dejen a los profesionales desgranar los misterios del universo sin sesgos ni tendencias subjetivas, que ya es bastante difícil…

  5. ahahahahaha….yo también prefiero tener un abuelo mono que un obispo!!!!
    Pero que grande eres maestro….qué grande!!!!
    Y viva Huxley, que cojones!!!
    Ale, y me despido con el más grande:
    “Y sin dejar de ser el mismo sabio
    que, para hacer poesía,
    sólo tenía que mover …las teclas” 😉
    (me he permitido una pequeña licencia poética)
    ¡Un abrazo!

    • Tu sí que eres grande…”Y yo que no soy más listo ni tonto que cualquiera, a mis cuarenta y pocos tacos, ya ves tú, igual sigo de flaco, igual de calavera, igual que antes de loco por cantar, por cantar el blues. de lo que pasa en mi escalera”
      Un abrazo jefe!!

  6. Bueno, y yo que puedo decir de este artículo? pues creo que un par de cosas… o incluso alguna más.
    Primero, aunque tengas fiebre eres capaz de armar un post como Dios manda (jejeje) y muy interesante (totalmente con Dr. Litos), mi enhorabuena.
    Segundo, interesante el tema que has elegido y como lo has tratado. Es una forma de tratar el debate sin fin entre ciencia y religion. Siceramente creo que el problema es que mucha gente no entiende que ni la religion es una ciencia ni la ciencia una religion. Y los ataques mutuos empiezan cuando esto se mezcla. Tengo que reconocer que como católica Juan Pablo II siempre me gustó mucho y que a Benedicto XVI todavía no le he pillado el tranquillo. Y tomando como cierto todo lo que dices en este post (confio plenamente en tu conocimiento sobre estas cuestiones) ya que no conocia estos hechos precisamente porque no quiero mezclar ciencia y religion, me parece que no es de recibo el hacer declaraciones contra la teoria de Drawin por parte de los católicos. A ver, que yo soy católica y tengo dos dedos de frente para saber que el Génesis es un “cuento” para que la gente entendiera la idea de que (para alguien creyente) todo viene de Dios, pero que el hecho de que en el Génesis se diga que Dios creo el mundo en 7 días y a la mujer de una costilla del hombre… pues no deja de ser un cuento y no puede ser real. Todo lo contrario pasa con la teoría evolutiva de Darwin. Se ha probado suficientemente que es cierta. Pues ya está, no veo que exista un problema tan grande en aceptar ambas “creencias”.
    En fin… que seguiría discutiendo de este tema durante horas pero ni vas a convencer a un ateo de que Dios existe y hay gente que cree en él, ni a un católico ultracreyente de que la teoría de la evolución es cierta.
    Tercero y último, creo que al final, en lo que todas estas discusiones se tienen que basar es en un respeto mutuo… y como dijo Patricia… no mezclemos churras con merinas…
    Un saludin

    • César dijo:

      La incompatibilidad entre la evolución y el catolicismo es manifiesta. Según éste el hombre fue creado a imagen de dios y, en las versiones aceptadas de la evolución, ésta es teleológica, es decir, tiene un fin, el hombre, y acaba con él, lo que contradice abiertamente la teoría evolutiva.

      Sólo se puede afirmar que se es científico y a la vez creyente de una religión antropocéntrica cuando, o se desconoce la teología de la propia religión o se vive en un estado permanente de “framing” psicológico.

      A este respecto el catolicismo es una de las religiones más estructuradas. El símbolo de los apóstoles (vulgo credo) recuerda al creyente en qué cree, y en el catolicismo, es un todo o nada. En él se afirma que se cree en la iglesia que es una, santa, católica y apostólica, con lo que se reconoce su herencia, perfección, unicidad y universalidad, constituyéndose en “madre y maestra” del creyente. El catecismo emana de estas funciones y autoridad y en él está reflejado lo que el católico debe creer, incluyendo que el hombre es imagen de dios y fin de la creación. No hay, ultracreyentes, hay católicos o no católicos.

      Como ves, no es necesario entrar en la existencia de dios ni en valoraciones de ningún tipo. Sólo en un análisis de compatibilidad de los valores de verdad de proposiciones.

      Saludos cordiales.

      • Sabes que mi estilo al escribir no es precisamente el tuyo…pero creo que nuestras ideas y nuesta forma de pensar es la misma.
        Gracias por el comentario y porque he aprendido cosas en él que no sabía.
        Jose
        PD: me ha encantado lo de “estado permanente de “framing” psicológico”…

    • Hola Marisa,
      Gracias por tus comentarios acerca del post.
      Pues como le he dicho a Patricia..querer desligar la Ciencia de la Religión es imposible bajo mi punto de vista. Está muy claro que el catolicismo y la evolución no se toman el chocolate juntos y las medias tintas no sirven en este caso.
      El mismo Papa siempre dice que “cada uno no puede ser católico a su manera”.O lo eres plenamente o no lo eres….así que un científico católico que crea en la evolución darwinista…no me cuadra.
      Un saludo!!
      Jose

      • Pues siento mucho el discrepar con los dos… Jose, tu mismo decias en tu post que “el Papa Juan Pablo II reconoció años antes la importancia de Darwin y sus teorías” y si el Papa no es catolico… en fin… Y tu mismo te contradices en tu respuesta: “querer desligar la Ciencia de la Religión es imposible bajo mi punto de vista. Está muy claro que el catolicismo y la evolución no se toman el chocolate juntos”
        Creo que este es uno de esos temas en los que no nos vamos a poner de acuerdo.
        Cesar, cuando dices que en el credo se muestra a la iglesia “constituyéndose en “madre y maestra” del creyente” tienes toda la razon. Sin embargo, ya hace muchos años tuve discusiones acerca de que esa parte del credo no es adecuada. Un catolico no debe creer en la iglesia. La iglesia esta formada por humanos y no tiene sentido creer en humanos. En fin, que o yo debo ser muy hereje o un bicho raro. Sin emabrgo quiero compartir una reflexion, que me hizo pensar mucho hace muchos años, de un cura que decia, respecto a que la iglesia es la madre de los catolicos, “que si tu madre es una puta no vas a dejar de quererla, al contrario haras todo lo posible para que deje de serlo”
        Y lo ultimo que tengo que decir es que es la primera vez que me dicen que estoy en un “estado permanente de “framing” psicológico” … cuando averigue si eso es cierto o no… os lo dire
        gracias por vuestros comentarios
        Marisa

    • Jose dijo:

      Cuando uno escribe un post, o al menos eso me ocurre a mí, busca diferentes objetivos. El pasárselo bien redactándolo, el que la gente lo lea, el que dejen comentarios…y si hay debate aun mejor. Por eso estoy encantado de que se haya suscitado este cruce de comentarios que, sin duda, nos enriquece a todos… y además con gente a la que le tengo una gran estima!!
      Marisa, con tu permiso, y con todo el respeto del mundo (jejeje), me gustaría hacer un par de puntualizaciones.
      En primer lugar dices que me contradigo cuando uso la expresión de que “la ciencia y la religión no se pueden desligar” y por otra que “no se toman el chocolate juntos”.Creo que el pasar tanto tiempo fuera de nuestro país está haciendo que se te olvide el sentido del refranero español. ..XDD. Cuando se dice que dos personas, teorías o conceptos no se “toman el chocolate juntos” no se quiere decir que no tengan que ver el uno con el otro o que sean independientes, sino que no se llevan bien, tienen ideas contradictorias o no se entienden entre ellos…pero jamás que estén desligados el uno del otro.Por eso la Ciencia y la Religión han estado, están y estarán siem por ligadas por diferentes razones…pero en sentidos opuestos por lo que “no se toman el chocolate juntos”…mi abuela con 95 años y 15 hijos se pasa la vida diciendo refranes así que…
      Por otra parte, hablas de que también me contradigo cuando hablo de Juan Pablo II…para nada. Todo el mundo sabe que Juan Pablo II tenía una forma de ser absolutamente distinta de la del actual Papa. Él admitió la importancia del Darwinismo pero eso no significa que apoyara, en ningún momento, las teorías evolucionistas de Darwin y los suyos. Lo que no hizo fue atacarlas con la dureza de Ratzinger…pero de ahí a tomar parte por la corriente del científico inglés…va a ser que no.
      El catolicismo ha expresado claramente, a ravés de su actual Papa y de muchos escritos su posición ante el evolucionismo…o es que la postura del Catolicismo va a depender de quien sea el Santo Padre en cada momento?Como tu dices hay cosas que están por encima de las personas…y el Catolicismo y el Darwinismo van en direcciones absolutamente contrarias (volvemos al chocolate ya la taza,…jejeje)
      Un saludo y gracias a tí por tu comentario…XDD
      Jose

      • César dijo:

        @ Marisa. Dices:
        1. Un catolico no debe creer en la iglesia.
        2. La iglesia esta formada por humanos y no tiene sentido creer en humanos.
        3. el Papa Juan Pablo II reconoció años antes la importancia de Darwin y sus teorías

        3. Empezando por la última: una versión de la evolución. Como digo más arriba, no hay problema con el origen del hombre, el problema es que el hombre es fin, por ser imagen de dios. JPII habla de salto ontológico. Aquí http://www.newadvent.org/library/docs_jp02tc.htm está un importante texto suyo (el que no lo quiera leer entero, los puntos 5 y 7 bastan).

        2. Según la teología católica la Iglesia es el pueblo de dios, cuerpo de cristo y templo del espíritu santo. No es sólo humana, por tanto. Efectivamente el catecismo lo confirma en su parágrafo 771: “”Cristo, el único Mediador, estableció en este mundo su Iglesia santa, comunidad de fe, esperanza y amor, como un organismo visible. La mantiene aún sin cesar para comunicar por medio de ella a todos la verdad y la gracia”. La Iglesia es a la vez:
        — «sociedad […] dotada de órganos jerárquicos y el Cuerpo Místico de Cristo;
        — el grupo visible y la comunidad espiritual;
        — la Iglesia de la tierra y la Iglesia llena de bienes del cielo».
        Estas dimensiones juntas constituyen “una realidad compleja, en la que están unidos el elemento divino y el humano””

        1. El catecismo, parágrafo 750, dice “Creer que la Iglesia es “Santa” y “Católica”, y que es “Una” y “Apostólica” (como añade el Símbolo Niceno-Constantinopolitano) es inseparable de la fe en Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.” y continúa “hacemos profesión de creer que existe una Iglesia Santa (Credo […] Ecclesiam), y no de creer en la Iglesia”. Esto es una pirueta semántica que reafirma la trascendencia (santa) y confirma a la iglesia en su misión, a saber, “comunicar por medio de ella a todos la verdad y la gracia”

  7. Gabriel dijo:

    Jose, qué buen relato!. He aprendido algo que no sabía realmente. Me has recordado mis inicios en la química: “cuali” como le decíamos a Química Analítica Cualitativa era un real bodrio!. Eso definitivamente me sacó corriendo hacia la física.

    Por otro lado comparto tu visión sobre Magno: un tipo en su lugar no podía sentirse cómodo en ese ambiente totalmente reaccionario. Por otro lado lo del papa es realmente lamentable, estamos hablando de que no es un pensamiento conservador, sino retrógrado, y para peor a plena conciencia.

    Voy a comentar dos cosas sobre lo que dijo Patricia:

    La Ciencia y la religión, además de ser actividades practicadas por personas, son además instituciones sociales, más allá de nuestra opinión sobre cada una de ellas. Entonces importa mucho cuando un científico o un religioso “se mete” en el campo que “no le pertenece”. Por lo tanto me parecen muy pertinentes las reflexiones fundadas sobre la religión, o mejor dicho sobre la visión científica del mundo y la sociedad. Soy antirreligioso en un sentido filosófico, pero no me considero intolerante, no lo soy de hecho. Tuve formación religiosa incluso, de la cual no reniego, pero mi posición es la ciencia y la razón. Hay que dar esa batalla siempre.

    Se hizo largo,

    un placer leerte maestro.

    Salutes!.

    • Cuanto más largas se hacen tus respuestas más disfruto con ellas…y que sepas que lo menos que puedo hacer es contestarte a todos tus comentarios… no solamente porque siempre pensamos igual sino por perder unos minutos de tu valioso tiempo en mi Blog.
      Gracias y un abrazo compañero!!
      Jose

  8. Que voy a decir que no se haya dicho ya…. A sí claro, gracias por tu participación En el Carnaval!!!

  9. Dani dijo:

    ¡Con la Iglesia hemos topao!

    Hay un filósofo español que me gusta mucho -al que conocí personalmente en Murcia- y del que recomiendo el libro: “El mito de la felicidad”, por citar uno, que se declara como ‘ateo católico’.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Ate%C3%ADsmo_cat%C3%B3lico

    Y ahí lo dejo. Interesante debate 🙂

    Saludos a todos

  10. Scruz dijo:

    Buenísimo, como de costumbre, y además didáctico! Nunca se me había ocurrido buscar por que San Alberto Magno “patroneaba” las hordas de gente con bata que pululan por la facultad.

    Y otro detalle que quería comentar: Ok, ejemplar la defensa de Huxley, totalmente pasional y apoteósica, pero no se me escapa el hecho de que, ¿no peca un poco de falacia ad hominem?

  11. Pingback: San Alberto Magno y su perro contra Benedicto XVI y su ciudad maldita… ganó el Darwinismo | Noticias - d2.com.es

  12. Hércules dijo:

    Estimados José, César y Marisa,
    Creo que es un error decir que ciencia y religión se contradicen. Lo que se contradice, a veces, es una teoría en particular de algún científico con algún dogma puntual de una religión. Si la contradicción fuese general y manifiesta sería imposible que hubiese personas que se dedicasen a la actividad científica y a la vez practicasen algún culto religioso; y por el contrario, los hay. Como ejemplo, y por citar sólo algunos conocidos, menciono a Einstein, Eddington, Planck, Schrödinger y Heissenberg. Y creo que podemos descartar que estos tipos fuesen unos ignorantes, tontos o estuviesen en un “estado permanente de framing psicológico”. Y si nos remontamos hacia atrás en la historia de la ciencia, también encontramos grandes científicos que a la vez han sido creyentes de alguna religión: Newton, Galileo, Copérnico (que era monje, por cierto) y Leibniz entre muchos otros.
    De hecho, incluso el mismo Darwin era creyente.
    Además hay que recordar que la ciencia no pretende enunciar verdades absolutas, sino teorías, vale decir: hipótesis. La teoría de la evolución es eso, una hipótesis. Como enseña Karl Popper, el epistemólogo más influyente del siglo XX y autor de “La lógica de la investigación científica”, los enunciados que la ciencia nos ofrece son enunciados hipotéticos, no verdaderos. Y precisamente porque son hipotéticos están siempre -y no sólo en el primer momento en que son propuestos- sujetos a ser corroborados (Popper expresamente rechaza el término “verificados”) o falsados por el testeo empírico (Popper prefiere decir “no falsados” o falsados). De modo que no hay contradicción lógica alguna en que una persona crea en una hipótesis que hasta ahora no ha sido falsada (pero que inevitablemente sigue sujeta a que podría serlo en el futuro) y a la vez crea en un dogma religioso (estos sí pretenden ser “verdaderos”) que se refiera al mismo tema. Por ejemplo, la hipótesis de Darwin de que el hombre desciende del mono y el dogma cristiano de que Dios creó al hombre, pues la “hipótesis” es un tipo de enunciado distinto del “dogma”. Lo que no puede sostenerse sin violar la lógica son dos hipótesis contradictorias o dos dogmas contradictorios.
    Por otro lado y en cuanto a la compatibilidad entre la teoría de Darwin y el dogma referido, son infinitas las hipótesis que pueden realizarse sobre su compatibilidad. Por ejemplo, y pongo sólo uno para no extenderme, es posible que el hombre descienda del mono y eso no contradice el dogma cristiano porque Dios creó el Universo y con él sus leyes físicas y químicas y así creo también a todos los seres vivos. La teoría del principio antrópico incluso abona ese razonamiento.
    El propio Darwin sostuvo en el último capítulo de “El origen de las especies”: “No creo que haya razón bastante para que las teorías dadas en este volumen choquen a los sentimientos religiosos de nadie”.
    Muy cordiales saludos y Feliz Navidad para todos.

  13. Pingback: Historias de la Ciencia | Deberían ser inocentadas

  14. Pingback: Haurien de ser innocentades « Històries de la Ciència

  15. Ununcuadio dijo:

    Hola,
    He aparecido en el blog por casualidad (como suele pasar por Internet). En fin, me revienta bastante la “manía” que se tiene a los creyentes en ambientes científicos (¿o es que acaso lo del “framing” psicológico es un piropo?). Por otro lado, tanto el post como algunos comentarios SE CONTRADICEN, porque no me digas que hablar de San Alberto Magno como detractor de Benedicto XVI no es una contradicción abierta… Por otro lado, según lo que estoy estudiando, el darwinismo o neo-darwinismo presenta incluso “problemas científicos”: selección natural pero no teleología?, dónde están los fósiles intermedios? Dawkings o Gould?
    Y yo he leído que Benedicto XVI no está en contra de la evolución, porque es algo que está prácticamente demostrado: que venimos los seres vivientes de algo anterior; lo que no explica la ciencia es el paso de nada a algo. De eso se ocupan la filosofía y la teología. Aunque hay regiones fronterizas en que se tratan cuestiones de los tres campos, pero “lo de que no se toman chocolate juntos” pienso que depende de cada cuál: desde luego parece que en el tuyo no, pero mejor no juzgues al resto del mundo…

    • Tomas dijo:

      busca a Maximo Sandin y el antiDarwinismo, creo que te sorprendera.
      saludos desde esta ciencia tan Dogmatica y Polarizada, como si entre darwinistas y creacionistas no existiera nada mas, parece un panorama politico……

    • Juan Nùñez Soriano dijo:

      El paso de la nada a algo, es “algo” que, así como sabemos que el entendimiento humano o la inteligencia, a través de la cual llegamos al conocimiento, es “algo” que hasta hoy “científicamente” sabemos que es de una limitación que apenas alcanzamos a comprender. Por que entonces tanta discusiòn. Lo real es solo lo que es demostrable a nuestros sentidos, los cuales por cierto son solamente los que conocemos, hasta hoy. Por otro lado el sentido de la religión y su necesidad en el individuo ha sido hábilmente utilizado desde sus inicios. Siempre han existido hombres inteligentes y con liderazgo que han sabido aprovecharse de ello. Sobre todo para frenar y controlar la naturaleza humana y poderla manejar. Al lograrlo los lideres y/o conductores, inteligentes y no necesariamente eticos han desarrollado en el devenir de los tiempos toda la parafernalia necesaria a sus propósitos no siempre santos. Y la FE, que cosa es la fé? Habrá quienes puedan hablar mucho de ella, y se habrán doctorado definiéndola, pero lo cierto es que quienes mas hablan de ella y la defienden son los que posiblemente obtienen beneficios cuantificables y no necesariamente divinos. Así como existe el bien y el mal, existen hombres eticos y los que no lo son, útiles e inútiles o perniciosos a la sociedad, a esta sociedad que conformamos todos los seres humanos. Las religiones en tanto no sean sectarias, intolerantes o robacerebros van bien por que unifican y socializan bajo principios y normas morales aceptadas.

  16. martillero dijo:

    Hola:
    El otro día vi lo de los premios Bitácora (¡enhorabuena a los premiados!) en la página de la UMU y decidí apuntarme al carro ganador. Me parece un blog y un esfuerzo magníficos, y me encanta la motivación de dejar explicaciones a los hijos.
    Me he enganchado a la serie de “El lado oscuro…” y me ha llamado la atención la afirmación de Ratzinger: “una explicación del mundo en la que Dios sea superfluo”. Creo que es un exponente de la lucha de una institución humana por mantener un papel social que va perdiendo inexorablemente, y que deberá cambiar por otro (¿en la línea del Papa Paco?) o desaparecer. Creo que es imposible el debate entre razón y fe, porque cuando llegue esa explicación científica del mundo en la que Dios es superfluo, eso no supondrá ninguna contradicción entre razón y fe, ya que quines sean creyentes no verán más que una muestra más de la grandeza de un Dios creador de algo totalmente independiente de él. Otra cosa será como deje esa explicación a la influencia de la religión en la política, la moral, la enseñanza, la sanidad… de las que quedaría desalojada por inútil.
    Un saludo!!

  17. CITACION HERETICA.

    “…que ha vivido muchos años en Ratisbona y que, aunque no me van a creer, fue compañero de mesa de trabajo de un servidor (sí, lo que han leído)…¡¡Joseph Ratzinger!!…”.

    A la hoguera con el autor de éste blog…

  18. Tomas dijo:

    no se si este te va a llegar, desde luego no espero comentario alguno, pues no soy un conocido en un chat donde pelotearse, pero me la trae floja.

    insisto en que busques y dediques algo de tu evidentemente fructifera inteligencia a MAXIMO SANDIN.

    rompe dogmas, se cientifico como lo eran antes de Darwin, e investiga de paso a Huxley, es una autentica barbaridad presentarlo como un cientifico, pues no es objetivo, es manipulador y la base de la eugenesia. ¿o te declaras tambien eugenista?

  19. Pingback: El Lado Oscuro de la Ciencia de la Alimentación | Salud, Vida y Pareja

  20. Sergio dijo:

    No creo que este interpretando correctamente a Ratzinger (al que hay que entenderle desde el plano teologico).

    Estas son sus palabras de ratisbona en 2006:

    http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/homilies/2006/documents/hf_ben-xvi_hom_20060912_regensburg.html

    “Creemos en Dios. Esta es nuestra opción fundamental. Pero, nos preguntamos de nuevo: ¿es posible esto aún hoy? ¿Es algo razonable? Desde la Ilustración, al menos una parte de la ciencia se dedica con empeño a buscar una explicación del mundo en la que Dios sería superfluo. Y si eso fuera así, Dios sería inútil también para nuestra vida. Pero cada vez que parecía que este intento había tenido éxito, inevitablemente resultaba evidente que las cuentas no cuadran. Las cuentas sobre el hombre, sin Dios, no cuadran; y las cuentas sobre el mundo, sobre todo el universo, sin él no cuadran. En resumidas cuentas, quedan dos alternativas: ¿Qué hay en el origen? La Razón creadora, el Espíritu creador que obra todo y suscita el desarrollo, o la Irracionalidad que, carente de toda razón, produce extrañamente un cosmos ordenado de modo matemático, así como el hombre y su razón. Esta, sin embargo, no sería más que un resultado casual de la evolución y, por tanto, en el fondo, también algo irracional.

    Los cristianos decimos: “Creo en Dios Padre, Creador del cielo y de la tierra”, creo en el Espíritu Creador. Creemos que en el origen está el Verbo eterno, la Razón y no la Irracionalidad. Con esta fe no tenemos necesidad de escondernos, no debemos tener miedo de encontrarnos con ella en un callejón sin salida. Nos alegra poder conocer a Dios. Y tratamos de hacer ver también a los demás la racionalidad de la fe, como san Pedro exhortaba explícitamente, en su primera carta (cf. 1 P 3, 15), a los cristianos de su tiempo, y también a nosotros. ”

    No pretendo que haga una lectura cientifica del texto, es un mensaje desde la fe. Pero no está reñida en absoluto con Darwin, que por supuesto, no es mencionado en ningún momento. La teología católica por definición pretende no hacer enunciados sobre causalidad en el mundo sensible, esto es, empiricamente verificable. La relación con Dios y su acción, para los creyentes, es trascendental. Es indemostrable desde un punto de vista positivista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s