Un cuento chino… y los “Radicales libres”

Hace pocas semanas fui testigo presencial, como revisor de dos trabajos científicos, de uno de los comportamientos más reprochables que se le puede criticar a un grupo de investigación.

Un buen día del mes de enero recibí un correo de una de las revistas más importantes del campo de la bioquímica de alimentos solicitándome que revisara un trabajo de un grupo de científicos de la República Popular China que trabaja en una línea de investigación próxima a la mía.

El trabajo no era nada del otro mundo pero no estaba mal. Cumplía lo que se le suele exigir a este tipo de investigaciones, estaba bien escrito y los resultados eran muy claros, por lo que elaboré un informe favorable a su publicación con la condición de que hiciesen unas mínimas revisiones. Desafortunadamente para los investigadores estuve varios días sin enviar el informe a la editorial… total para lo nada recompensada que está la labor de revisor de trabajos científicos pensé que si me hacía de rogar tampoco pasaba nada.

A la semana recibí otro artículo para revisar que procedía de la otra revista más valorada del campo en el que trabajo. A pesar de que el título no tenía nada que ver con el del trabajo anterior la temática abordada era la misma…y los investigadores también eran chinos.

Conforme iba leyendo el trabajo los resultados empezaron a resultarme familiares y el semblante de mi cara iba cambiando… no podía ser. Seguí leyendo y después de la tercera página fui a ver el nombre de los autores para comprobar mis sospechas… pero como les he dicho eran chinos, y yo soy de Murcia, y como que no suelo quedarme con los nombres orientales… así que decidí abrir el archivo que contenía el informe que había elaborado para la primera revista… y allí estaban, los mismos cuatro, unos cracks.

A pesar de que no hacía falta comprobé cada una de las gráficas, de las tablas, de las figuras…era el mismo trabajo con mínimas variaciones… ¡¡hasta la mayoría de los párrafos eran iguales!!

Era la primera vez en muchos años de revisor de trabajos que me ocurría esto… unos científicos a los que no se le había ocurrido otra cosa que mandar simultáneamente el mismo artículo a las dos revistas más importantes de un área de investigación.

Si les llega a salir bien la jugada, que ya les adelanto que estuvieron muy cerca de conseguirlo en el caso de no haber caído en mis manos el dichoso artículo, el premio era grande: dos publicaciones en revistas de alto índice de impacto y con muchas posibilidades de que nadie se diera cuenta del fraude… pero tuvieron la mala suerte de que las dos revistas pensaron en un servidor para revisar el trabajo.

Mi reacción inicial prefiero no contársela pero tras salir a que me diera el aire y se me pasara el cabreo tomé mi decisión final: escribí una carta a los editores de las revistas correspondientes contándoles la situación y recomendando que ningún trabajo de este grupo se volviese a publicar en esas revistas durante una temporada muy larga… y si no era así les dije que prefería que ya no contaran conmigo para seguir revisando trabajos para sus revistas… que bastantes cuentos leo a mi hija todas las noches para tener que tragarme otro cuento chino.

Después de esta experiencia una serie de preguntas me vinieron a la cabeza y creo que tras mucho pensarlas he encontrado la respuesta: ¿Existe el fraude científico? SI ¿Hay científicos mentirosos? SI ¿Es una práctica generalizada? NO ¿Es la ciencia mentira? NO.

Pues bien, esta misma serie de preguntas y respuestas han sido las que me han surgido tras leer el libro que quiero presentar hoy en Scientia, “Radicales libres”. del autor Michael Brooks y editado por Ariel.

En su obra, Brooks nos cuenta una serie de polémicas anécdotas relacionadas con los más grandes científicos de la historia y que intentan poner de manifiesto que “muchos científicos tienen más semejanzas con libertinos y anarquistas que con la imagen de ratas de biblioteca que cultivan”.

Según el autor Newton, Galileo, Einstein, Watson, Faraday, Copérnico, Millikan, Arrhenius y muchísimos otros científicos de todas las épocas no se escapan a todo tipo de engaños, rencillas y trampas cuyo único objetivo era el convertirse en los líderes de la ciencia de su tiempo. Pero no solo eso, sino que en la obra “Radicales Libres” se nos muestra como las drogas, la falsificación de datos, los sueños o las intuiciones místicas parece que son más que imprescindibles para llegar alcanzar el éxito científico. Incluso muchos Premios Nobel se ponen en entredicho. Como muestra un botón de lo que pueden encontrar en el libro:

“Einstein se basaba en intuiciones místicas, intuiciones que sus matemáticas no eran lo bastante buenas para demostrar. Sus artículos están plagados de errores y omisiones convenientes, aunque eran más bien embustes de perezoso y no, como en el caso de Newton, fraudes deliberados”…sin comentarios.

Si tengo que serles sincero he de reconocerles que el libro me ha dejado una mezcla de sensaciones contradictoria.

Por una parte quien haya leído la serie de ScientiaEl lado oscuro de la Ciencia” sabrá que estos temas me apasionan… siempre y cuando uno sepa relativizar y realizar una lectura correcta. Pero por otro lado un lector podría tomar como ciertas una serie de conclusiones a las que llega el autor que deberían ponerse en tela de juicio. Algunos de los temas científicos que se abordan en “Radicales libres” como la enfermedad de Creutzfeld-Jakob, las técnicas de fertilización in vitro y otros, admiten otras versiones muy diferentes que las que nos ofrece Michael Brooks, el cual hay que reconocer que guía de forma magistral al lector hacia sus tesis más conspiranoicas.

Entonces… ¿recomiendo la lectura del este libro? . A un amante de la ciencia este libro no le dejará indiferente y a mí no solamente me enganchó sino que me lo llevé hasta a los sitios más inverosímiles como se puede observar en la fotografía. Además, es fácil de leer, ameno y, por si le faltaba algo, sorprendentemente describe a la perfección, entre tanto Premio Nobel, el espíritu reinante en “Can Barça”, sin duda alguna el mejor club del mundo.

Pero aunque recomiende leer “Radicales Libres” he de dejar claro que, en contra de lo que cita Michael Brooks, no pienso que “la ciencia sea una disciplina muy competitiva donde el juego sucio está a la orden del día” ni que “para lograr éxito y reconocimiento, todo valga”…porque ni la ciencia es un fraude ni los científicos unos mentirosos… aunque haya mucho radical libre dispuesto a contarnos un cuento chino.

Jose

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Divulgación científica, Genios, Literatura, Premios Nobel y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Un cuento chino… y los “Radicales libres”

  1. Pingback: Un cuento chino… y los “Radicales libres”

  2. Hombre Jose, casos de duplicidad en artículos publicados hay, pero como que es evidente que se tratan de hacer pasar como cosas distintas. No me queda claro por lo que cuentas si este caso es así, o si podría tener una explicación alternativa, doble envío del mismo trabajo a dos revistas distintas para ahorrarse el enoooooormemente largo periodo de revisión que nos hacen sufrir (de manera injustificable) las revistas.
    Quizás algunos lectores desconozcan el sistema, pero las revistas prohiben que envíes un mismo artículo a varias revistas al mismo tiempo y esperes a ver cuál es la decisión de cada una de ellas para, en función de lo que te interese, decidas finalmente con quién quieres publicar tu trabajo. Se aseguran así la exclusividad. Y abusan del sistema, porque pueden cobrarte simplemente por permitirte que se lo envíes, pueden tirarse un mes con el artículo hasta que te contestan que no les interesa siquiera y no lo van a revisar, pueden devolvértelo al cabo de meses con comentarios de revisores pidiéndote nuevos experimentos, que realizas para nada, porque luego la revista no lo quiere, etc, etc, etc.
    Dices que si se hubiesen salido con la suya hubiesen tenido dos artículos en las dos revistas más importantes del campo sin que nadie su hubiese dado cuenta de ello. En fin, dudo mucho que dos artículos idénticos en las revistas más conocidas pasen desapercibidos. Este tipo de casos suelen darse publicando en dos revistas muy distintas y con diferencia de tiempo.

    • Hola compañero,
      Estoy totalmente de acuerdo en que las revistas abusan de su posición y que el sistema debería cambiar desde muchos puntos de vista (revisores, revista, editores…) Dentro de poco hablo de ello en una revista de divulgación. Pero este caso era flagrante… no se gastaron ni un minuto de su tiempo (salvo algunas excepciones) en la típica trampa de cambiar figuras por tablas, tablas pasarlas a texto,…nada. Además habían muchos párrafos exctamente iguales. Es cierto que las revistas tardan muchísimo tiempo en contestar, más que el que deberían… pero ello no justifca esta acción. A mi personalmente un editor me tuvo un trabajo 6 meses en su cajón sin mandárselo a ningún referee para luego decirme que el trabajo no estaba en el “scope” de la revista.. para eso 6 meses cuando además yo he publicado trabajos de lo mismo en su revista? Claro que curiosamente ese editor trabaja en lo mismo que yo…

      Sin embargo, el campo de especialización es muy reducido, el trabajo no llevaba el mismo título, y una vez publicado hay muchos editores que, desgraciadamente, prefieren no meterse en líos y no retiran los trabajos…otros sí.

      Un abrazo!!

    • Martika dijo:

      Muchas gracias por aclarar este punto, yo soy una ciudadana de a pié, y tampoco entendía “el susto ” tan grande que se llevó este médico al que se le encargó la revisión del trabajo científico. Pues a mi entender ,un grupo de científicos deberían ser libres,como si quieren mandar “su” trabajo a 10 revistas….claro, que después de su aclaración…..me siguen pareciendo los científicos las “víctimas”…..pues no sé cual es la parte que nos falta a todos para entender, que al final el estudioso, el intelectual, y al final, el que ha hecho el trabajo, acaba siempre “machacado” por ese engranaje especulatorio ….en este caso una revista…al final UN NEGOCIO….en fín….Bueno, saudos.

  3. jmmulet dijo:

    Estoy con Fuenteeternajuventud. Dado que las revistas tardan mogollón en contestar hay gente que lo que hace es enviarla a dos revistas, de forma que si una sale que no o piden demasiadas cosas, ya tiene adelantado el trabajo para la siguiente. El fallo de estos fue no haber esperado lo suficiente entre envío y envío. Es una trampilla, pero si luego retiras uno de los articulos, normalmente el aceptado en la peor revista, no pasa de ahí.

    También creo que si llegan a publicarse los dos, hubiera cantado como una almeja.

    • Que no es que yo lo haya hecho nunca, pero estaría totalmente a favor de romper con esa barrera. Hace poco me enteré de un caso de conocido científico (de fuera de España) que hacía hasta tres envíos del mismo artículo a tres revistas distintas para ver qué le contestaban de cada una de ellas. Y encima aseguraba que lo había muchas veces. Como en todo, los “pringaos” cumplen y los poderosos se saltan las normas por donde quieren.

      • Esa es otra…los revisores cuando leen los nombres de los firmantes actuan de distinta forma si eres un “pringao” o si eres un “capo”…y eso tiene fácil solución, si es que de verdad se quiere resolver ese problema, lo que pasa es que hay editoriales que cuidan muy bien a algunos autores…

    • Estoy absolutamente de acuerdo con lo de la respuesta de las revistas.Concretamente en una de ellas es la leche!! Pero una cosa no quita la otra. Yo eso jamás lo he hecho porque, además de no verlo bien, en esas dos revista en cuestión está más que prohibido hacerlo así que las reglas del juego están claras. Antes de mandar un artículo me fijo hasta el tiempo que tardan en publicarlo on line..y si no me gusta pues a otra y ale.
      La pregunta es..si las dos dicen que sí..como iba ser el caso…¿los chinos hubiesen retirado una de ellas? en mi opinión muy personal…ni de coña…XDD

      • Pues yo no conozco ninguna que permita hacerlo. Y no me parece razonable impedirlo. Es un abuso de poder porque no existe esa opción que dices de “si no me gusta sus normas me voy a otra”. ¿Acaso las revistas no aceptan varios artículos del mismo tema, con los mismos resultados y conclusiones, no se lo comunican a los autores, revisan y escogen lo que les interesa?

      • Estoy espeso.No me he enterado.¿Que permita hacer el què? A mi si me parece razonable impedir que mandes el artícuo a varias revistas a la vez porque creo que es una posible fuente de trampas y pillerías. Creo que lo que hay que intentar cambiar no es eso sino el tiempo de respuesta de las revistas, además de muchas otras cosas. Yo hay revistas que aunque tengan mayor indice de impacto que otras he decidido no enviar artículos porque su forma de proceder me parece poco ética.

      • Perdón, que no conozco ninguna revista que permita hacer el envío a varias al mismo tiempo. Decías que esas dos revistas no lo permitían (“está más que prohibido hacerlo”), pero es que yo no sé de ninguna que lo permita. Es un sistema que está establecido por las revistas para asegurarse el control. Las revistas aceptan varios artículos al mismo tiempo, pero no que tú envíes el artículo a varias revistas. Bueno, muy justo no me parece.
        Y si no vas a enviar artículos a revistas por su proceder poco ético … entonces terminarías por no publicar en ninguna revista.
        Mira, de ese aspecto escabroso de la ciencia no habla Michael Brooks en su libro “Radicales Libres” …

  4. El asunto de los nombres de los autores influyendo en la revisión tiene su aquel. Esa idea aparentemente tan justa de dejar los firmantes anónimos en el proceso de revisión puede no resultar tan ecuánime cuando pensamos en qué confianza nos merecen unos autores, qué pensamos de sus anteriores trabajos, etc. Quizás eso no esté “tan mal” tenerlo en cuenta cuando uno juzga un trabajo. De hecho, tú eres revisor (como todo científico, si eres autor en algún momento te toca también ser revisor) y si piensas que el nombre de los autores no debe influir tu juicio, pues no lo tengas en cuenta, no debería haber problema.

    • Pues yo ahí discrepo un poco. Por un lado, la teoría dice lo que tu has planteado y no debería existir inconveniente: “si piensas que el nombre de los autores no debe influir tu juicio, pues no lo tengas en cuenta, no debería haber problema” … pero la práctica no es esa…se mira con lupa, y hay gente que rechaza trabajos, e incluso va mas allá, de grupos de la “competencia”…fijate lo que te he comentado de ese editor.
      Por otra parte yo prefiero, dejando claro que es una opinion personal, no juzgar un trabajo por la confianza de trabajos anteriores porque ahí también es un riesgo de subjetividad el que se puede tomar, que estoy de acuerdo que no debería ser así, pero lo es en muchos casos.
      Estoy de acuerdo en que si nos fijamos en los aspectos eticos de las revistas es posible que terminemos publicando en la Pastoral Universitaria (no, creo que ahi no) pero hay algunas que paso absolutamente de ellas por eso y por sus demoras..
      ah! y yo tampoco conozco ninguna que permita el doble y triple envío, pero nosé..de todo hay en la viña de las editoriales…

  5. Joaquin dijo:

    En cuanto a la duplicidad de envios, creo que aunque no nos guste, las reglas son claras.

    Lo de que el fraude cientifico no esta generalizado lo podriamos matizar un poco. Hay estudios que lo cifran en m’as del 70%… http://joaquinsevilla.blogspot.com/2009/06/alcanza-el-fraude-cientifico-al-72.html

  6. Gracias Joaquín!
    Yo lo tengo claro.No me gusta, debería cambiarse, lo de las revistas es un abuso…pero si no está permitido el que lo hace está haciendo está engañando..y este caso es flagrante.
    Sin embargo creo que dentro de ese 70% hay cosas que son consideradas como fraude por lacomunidad y no son así realmente pero es discutible. Yo personalmente creo que la práctica que denuncio en el post no está generalizada.
    Un abrazo!!

    • Joaquin dijo:

      Ese 72% es el porcentaje de “fraude” según los propios científicos, pero la mayor parte del mismo es un fraude menor, podríamos decir, casi siempre alrededor de elegir los mejores resultados y olvidarse de los peores. Un tema apasionante el del “fraude” científico, que yo creo que despierta interés por lo que tiene de “oxímoron profesional” (como los bomberos pirómanos o los curas pederastas).

  7. Vamos a ver, que aquí nadie ha defendido lo de engañar. Me siento aludido porque soy el que ha defendido la posibilidad de plantearse un cambio en esa política, dejando en todo momento claro que yo no lo he hecho ni lo haría, puesto que está claro que no está permitido. Por muy injusto que me pueda parecer.
    Pero me parece bueno replantearse (incluso aunque se termine por dejar las cosas igual) el sistema actual y si se puede mejorar.

    • No sé si alguien lo ha hecho pero desde luego yo no he entendido que nadie haya defendido lo de engañar y menos tu. Y no solamente eso sino que coincido absolutamente contigo , y ya lo dije anteriormente, en que hay que cambiar esa politica.
      Es más, este interesante debate, que os agradezco profundamente, lo voy a continuar mañana en un post/encuesta que se me acaba de ocurrir…
      Gracias compañeros…sois grandes
      PD: me ha gustado esa frase: “me parece bueno replantearse (incluso aunque se termine por dejar las cosas igual) el sistema actual y si se puede mejorar”
      Un abrazo

    • Martika dijo:

      Continuo leyendo sus comentarios , y me parece muy triste que no se pongan claramente de acuerdo….tristemente es el reflejo de la sociedad española. Vamos a ver, aquí se dice que está “prohibido” mandar un trabajo a dos revistas, bién, pero está también mas claro que el agua que es INJUSTO. Además un científico, debería tener todo el derecho de mandar su trabajo a todas las revistas que le venga en gana, “para ser revisado…” Y que finalmente, fuera el autor de la investigación el que firmara el derecho de la publicación…atención…..! A la revista que mejor le pague….! O siguiendo su propio criterio personal…eso es privado. Entonces serían las revistas las que se moverían, para hacer bién su trabajo.. “pagar los artículos” .y rapidito…Quizás, les pueda a ustedes esto paracer una “quimera” pero no lo es, solo es lo justo y lo correcto. Ustedes entraron todos juntos en la Sala del conocimiento y la investigación…eso es muy bonito, de pronto cada uno quiere salir por su propia puerta y no la encuentran, pues solo hay una, la misma por la que entraron “juntos”. Lo que quiero decir es que para “avanzar” pero en todo, es necesario que se pongan de acuerdo, lo injusto es injusto y no hay nada que discutir….si no hay acuerdo, no hay unión, y si no hay unión, pues no hay fuerza, está claro. Y es que hay mucha vanidad….que por cierto es tan inútil como su dueño…..pues ahí queda eso…

  8. Pingback: Carta abierta al editor de una revista de investigación | SCIENTIA

  9. Biónica dijo:

    A mí me parece flagrante que se pague por publicar cantidades DESORBITADAS (todavía no me he repuesto de ver la factura del último publicado) además en revistas que sólo publican en formato electrónico. In-cre-di-bol.
    Y que tarden tanto para decirte que no estás en el scope de la revista me parece la leche y para darles un toque de atención. Parece que fuéramos nosotros los que tuviéramos que estar al servicio de la revista y no al revés. Es un sistema abusivo.
    Creo que el punto de vista de muchas revistas tiene un tufete elitista a veces 😦
    Y lo de los chinos… ¿se podría descartar que desconozcan que no se puede enviar el mismo artículo a varias revistas? me he encontrado con gente que envía cosas sin tener en cuenta formalidades de la publicación, y pienso que es por falta de información aunque viendo los artículos ya publicados, lo obvio sería que la clave sería imitar el estilo, no? Y luego encontrarme escribiéndoles que se necesitan cuidar los aspectos relacionados con la forma y estilo de presentación de trabajos científicos… en fin…

  10. Pingback: “Radicales libres”, el libro « Cuaderno de Cultura Científica

  11. Hay que acabar con el fraude científico. Todos los reviewers como tú que se preocupan por lo que califican son los que nos sacarán de estos infortunios. Por cierto tu blog digno de mención ya está en la lista de enlaces del mío. Un saludo.

  12. Es típico enviar el artículo a dos revistas o 3, para abarcar más posibilidades de publicación, sobre todo con artículos de campos muy competitivos (desconozco el campo de éste en concreto). Pero como dicen por arriba parece que éstos han intentao vender la moto como dos cosas diferenciadas. Menuda geta!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s