La gran mentira de los suplementos medicinales: los fraudes del Boro y del Silicio

¿Se acuerdan de aquellas innumerable reglas nemotécnicas que nos ayudaban a aprender a formular la Química de nuestros años mozos? No sé ustedes pero yo personalmente pasé largas noches aprendiendo a identificar las fórmulas de cientos de compuestos de naturaleza orgánica e inorgánica.

Reconozco que, a pesar de que la Bioquímica ganó la partida final, en mis principios como alquimista la formulación de la Química Inorgánica se me daba muchísimo mejor que la de la Química Orgánica.

Aquellos prefijos (per-, hipo-) y sufijos (-oso, -ico, -ato,) correspondientes a óxidos, ácidos, sales, etc. eran una delicia al lado de la desagradable formulación de la Química Orgánica basada en simples,  dobles y triples enlaces.

Aunque es cierto que poco a poco elementos como el Carbono o el Oxígeno empezaron a imponerse a sus colegas inorgánicos, había dos elementos pertenecientes a la Química Orgánica que, aparte de llevarme por la calle de la amargura, jamás lograron seducirme: el Silicio y el Boro.

Desde aquellos años siempre he querido vengarme de ellos y hace unas semanas se me presentó una oportunidad que ni pintada. Estos dos compuestos, de dudosa reputación, se han “metido en camisa de once varas” prometiendo que su ingesta mediante suplementos medicinales produce efectos altamente beneficiosos para el organismo…¡¡¡mentira!!!

Hay “gente” que no aprende…y el Silicio es uno de ellos. Hace unos meses ya le dimos en Scientia un toque de atención cuando intentó suplantar al nobelmente premiado Grafeno mediante la fugaz aparición del Siliceno, pero este “chico” se ha metido en un terreno al que Scientia le tenía ganas…los suplementos medicinales…y ha salido escaldado.

Silicio

Desde hace unos años, un señor con una voz que jamás se me olvidará me despierta todas las mañanas de los domingos anunciando por la radio las bondades de cierto producto archiconocido enriquecido en Silicio, elemento químico identificado por primera vez por el gran Antoine Lavoisier en 1787 y situado en el grupo 4 de la tabla periódica de los elementos con número atómico 14.

En dicho anuncio radiofónico, el locutor promulga los beneficiosos efectos de este producto sobre el cutis, cabello, huesos…y hasta sobre nuestro cerebro…pero vayamos por partes porque el que les escribe se ha gastado más euros de los que imaginan en estos productos.

Según numerosas empresas que fácilmente podemos encontrar en Internet, una de las indicaciones de los productos enriquecidos en Silicio es su positiva acción en las uñas reforzando su estructura, impidiendo que se rompan con facilidad y acelerando su velocidad de crecimiento…es decir, lo ideal para esas uñas que me destrocé aquel mes de Diciembre que no se me ocurrió otra cosa que subir en plena nevada al monte Cebreiro camino de Santiago de Compostela y que me llevaron a invertir cientos de euros en el maldito Silicio… pues nada de lo prometido se cumplió.

Según el Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Silicio, y por tanto los productos que de él derivan, no han sido capaces de demostrar científicamente su capacidad  para contribuir a la formación normal de las uñas… dinero a la basura.

Pero yo seguí queriendo darle una oportunidad al innombrable. Para los que ya vamos entrando en edades “difíciles”, la caída del cabello está empezando a ser un problema…o eso dicen.

Entrando en una herboristería (algunas de esas tiendas, que no todas, me superan) encontré otro producto derivado del Silicio que era el “súmmum” de los productos destinados a mejorar mi imagen: disminuía la seborrea, mantenía un equilibrio hídrico del cuero cabelludo, reforzaba la estructura del cabello, mejoraba la microcirculación, desarrollaba una acción anticaída y aceleraba el crecimiento capilar…tuve que pedir otro préstamo al banco porque el precio se las traía…y ahora llegan los amigos de la EFSA y sentencian que ningún producto derivado del Silicio contribuye a la formación normal del cabello… sin comentarios.

Pero como el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y yo ni les cuento, seguí “erre que erre” con el Silicio ya que mi piel necesita una renovación total tipo la lagartona serie televisiva “V”.

En un prospecto leí que otro “pseudoproducto” derivado del Silicio era capaz de mejorar el estado de la piel, ya que al tener una acción citoestimulante su renovación es más rápida. Además mejoraba su elasticidad actuando en la biosíntesis de la elastina y del colágeno y tenía una gran actividad antioxidante ya que actuaba contra los radicales libres. No hace falta que les diga la conclusión del demoledor informe de la EFSA…de eso nada. Ni contribuye a la formación normal de colágeno y del tejido conjuntivo ni a la elasticidad de la piel…más dinero al garete.

Todos ustedes saben que hay descerebrados que dicen que el “Deporte es Salud”… Pues aquellos maravillosos años en los que le dediqué horas y horas a todo tipo de deportes me han pasado factura… y tengo los huesos hechos arenilla.

No pasa nada, “Silicio al canto”, ya que este átomo que surrealistamente ha sido bautizado como la “molécula locomotora” ha sido recomendado por infinitas casas comerciales para mejorar la artritis…ni que decir tiene que ningún estudio aportado por estas empresas ha sido capaz de demostrar que este elemento, nunca mejor dicho, ayuda al mantenimiento ni de los huesos ni de las articulaciones…y yo endeudado.

Pero más allá de los aspectos estéticos, el Silicio ha jugado con fuego. Diversas empresas han publicitado la capacidad de este compuesto para combatir ciertas enfermedades degenerativas como el Alzheimer debido a su capacidad para proteger la acumulación de Aluminio en el cerebro. Sin entrar en el debate de si el Aluminio tiene relación con las enfermedades degenerativas, el Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos de la EFSA ha dictaminado que nuestro querido elemento protagonista del post de hoy no tiene la más mínima acción protectora contra la presencia de Aluminio en el cerebro…

Primer objetivo cumplido: Silicio destrozado…vamos  por el segundo…su “colega” en la Tabla Periódica. Por si lo que les he contado les ha parecido poco se ha unido a la fiesta de los fraudes “pseudocientíficos” un viejo aliado del Silicio, el Boro…otro que tal baila.

Hace unos años un grupo de investigadores franceses del Centro Nacional de Investigación Científica en Grenoble, demostraron que el Silicio, el arquetipo de semiconductor, puede actuar como un superconductor mediante la sustitución del 9% de los átomos de Silicio de ciertos materiales por átomos de Boro, lo que da lugar a que la resistencia del material caiga en picado cuando se le enfría por debajo de 0.35 grados Kelvin… fue el primer flechazo entre Silicio y Boro.

Pues bien, visto lo bien que le iba a su antiguo compañero de andanzas, el Boro decidió entrar en la farándula en la que se ha convertido el mundo de los suplementos y diversas empresas han decidido anunciar a bombo y platillo que los suplementos de Boro pueden resolverlo casi todo…por no decir todo.

Lo peor es que este personajillo con número atómico 5 y que, aunque ya los egipcios lo empleaban para los procesos de momificación, no fue considerado un nuevo elemento hasta que en 1824 Jöns Jacob Berzelius lo reconoció como tal, se ha metido en un terreno muy farragoso…aun más que el Silicio.

Desgraciadamente muchos de nosotros hemos tenido que pasar por desagradables experiencias en las cuales a una persona próxima a nosotros, y en estado muy crítico, se le ha tratado de algún tipo de cáncer empleando técnicas de última generación en clínicas vanguardistas... con resultados pocas veces positivos y un gasto económico muy considerable. No seré yo quien diga que esos tratamientos son una falacia pero siendo extremadamente prudente me gustaría indicar que no es oro todo lo que reluce.

Pues bien, el Boro ha sido empleado no solamente para desarrollar determinados suplementos que  curen cualquier defecto en el tiroides sino también para desarrollar modernas técnicas que combatan el cáncer de tiroides, como la terapia por captura neutrónica de Boro, o el de próstata

Ante esta situación las autoridades europeas han dictaminado, tras petición de los correspondientes informes a las empresas implicadas en el uso del Boro en cualquiera de sus modalidades, que el Boro no sirve para mantener la función normal de la tiroides en ningún caso.

Además, este vecino en la Tabla Periódica del Silicio ha sido empleado para desarrollar suplementos indicados, ni más ni menos, que para mejorar el pensamiento y la coordinación en las personas mayores ya que algunos estudios indicaban que el tomar Boro por vía oral podría mejorar la función cognitiva y la capacidad para coordinar los movimientos de los músculos pequeños en personas de la tercera edad…nada más lejos de la realidad.

Los estudios de la EFSA demuestran como el Boro no contribuye, en ningún caso, a la mejora de la función cognitiva normal por lo que su uso para ayudar a personas con problemas de coordinación, memoria o similares es inútil.

No quiero seguir encarnizándome con estos dos elementillos, el Silicio y el Boro, que tan de cabeza me llevaron en aquellas ya lejanas clases de Química…creo que no debo ensañarme más con ellos…salvo que vuelvan a levantarse como el “pesao” de Rocky Balboa.

Dejando al margen de la ironía habitual de este Blog les dejo una pregunta en el aire¿Ustedes se imaginan la gran cantidad de dinero que el consumidor se gasta en este tipo de productos que, sin ninguna evidencia científica, ilusionan a millones de personas para combatir sus patologías?

Hemos puesto el Silicio y el Boro como ejemplos pero les aseguro que hay ciertos establecimientos, especializados en carísimos suplementos que prometen el “oro y el moro”, donde el mero hecho de entrar me produce repugnancia…es lo que hay.

En fin señores, habrán observado que este mes de Agosto Scientia no solamente no ha descansado sino que, aunque haya sido a un ritmo menor debido a que el cuerpo necesita recargar las pilas, hemos sacudido estopa a diestro y siniestro…hablando de diestros… ¿escribimos próximamente de toros?

Jose

Fuentes:

* EFSA: Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to silicon

* EFSA: Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to boron

Nota: Esta es mi cuarta entrada en el VII Carnaval de Química que este mes se alberga en el interesantísimo Blog Feelsynapsis”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medicina, Nutrición, Química y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

38 respuestas a La gran mentira de los suplementos medicinales: los fraudes del Boro y del Silicio

  1. F. Alberto dijo:

    ¡Coño! ¡No dejas títere con cabeza! No te quiero imaginar corrigiendo los exámenes de tus alumnos…
    Enhorabuena nuevamente por tu blog. A ver que nos cuentas de los toros…miedo me da.
    PD. Creo que has tenido un lapsus en el segundo párrafo.

  2. Dani dijo:

    tic tac tic tac

    Escribe de toros….pero no de la taurina, sino de tauromaquia.

    tic tac tic tac

    • Dani dijo:

      Por cierto, el artículo es muy bueno. Comparto tu repugnancia hacia aquellos que se aprovechan del sufrimiento y la enfermedad ajena, para hacer negocio con falsas promesas de curación mediante “brebajes” o “suplementos” milagrosos. Qué asco.

      Un abrazo

      • Lo peor es que hay “gandes científicos” que, aun a sabiendas de que el producto no sirve para lo que se publicita, prestan su nombre, su grupo y sus laboratorios para avalar estos fraudes…a cambio de una buena pasta claro..
        Un abrazo!!

    • Aunque sea mi tumba en el 2.0…hablaré de toros y de toreros..y daré mi opinión como siempre lo hago. Creo que será mi último post.
      R.I.P.
      Un abrazo

  3. Galiana dijo:

    He desempolvado mis conocimientos como abogada y estoy a tu disposición pq como sigas el camino que has emprendido este verano el turrón te lo comes tras las rejas pq algún que otro laboratorio te lleva a la “trena” fijo.

  4. eroyuela dijo:

    Como siempre, el maestro da de pleno en el centro de la diana.
    El artículo es genial, aderezado con la grimosa imagen de la calva con el pelo peinado de lado…por Dios! Con lo dignas que son las calvas.
    😉

  5. Pingback: La gran mentira de los suplementos medicinales: los fraudes del Boro y del Silicio

  6. Pingback: Mitos y realidades de los alimentos y suplementos enriquecidos en ácidos grasos Omega-3 | SCIENTIA

  7. marlon dijo:

    Interesante y totalmente de acuerdo. Lo que no comprendo es cómo las autoridades permiten la venta de estos productos si la razón por la que están hechos no la cumplen.

  8. Manolín dijo:

    ..Espectacular…siempre me han fascinado los iconoclastas, a seguir, pues en la misma senda…y olé..!!

  9. María dijo:

    Hola, el artículo es muy interesante.
    Pero tengo que decir que no es del todo cierto. Ya que, si bien es verdad que muchos de los productos que venden en herbolarios son auténticos fraudes. Otros no lo son. Por ejemplo, el propóleo, es verdaderamente un antibiótico natural. Otro, la melatonina para el insomnio.
    También os digo que es muy importante que la marca sea de fiar.

    Respecto del silicio, yo he notado un efecto en cuanto a la dentadura, y debido a eso, lo he seguido tomando, con el consiguiente perjuicio económico, ya que es un producto extremadamente caro. Pero si comparo con lo que me he ahorrado en dentista, me sale a cuenta.

  10. Vero dijo:

    La verdad es que no se que marca o que silicio has comprado pero el que compre yo es maravilloso. Llevo un mes y mi piel mejor bastante a nivel hidratacion. En mi caso mi nivel de si estaba bajisimo tal vez por eso yo vi los resultados, puede ser que tu problema sea otro.

  11. SARA SOFIA CADENA. dijo:

    HOLA PUES A MI PERSONALMENTE SE ME CAÍA EL PELO A MONTONES Y ESTOY TOMANDO UN PRODUCTO NATURAL QUE ES UNA PLANTA LLAMADA COLA DE CABALLO QUE CONTIENE LITIO ORGÁNICO Y PARA MI SORPRESA NO SOLAMENTE ME DETUVO LA CAÍDA DEL CABELLO, SINO QUE TAMBIÉN ENDURECIÓ MIS UÑAS , ME ADELGAZO Y MI PIEL SE VE MAS FRESCA.. ASÍ QUE SI TIENE ALGÚN BENÉFICO PARA LA SALUD EL CILICIO POR NO DECIR MUCHOS.

  12. SARA SOFIA CADENA. dijo:

    HOLA PUES A MI PERSONALMENTE SE ME CAÍA EL PELO A MONTONES Y ESTOY TOMANDO UN PRODUCTO NATURAL QUE ES UNA PLANTA LLAMADA COLA DE CABALLO QUE CONTIENE CILICIO ORGÁNICO Y PARA MI SORPRESA NO SOLAMENTE ME DETUVO LA CAÍDA DEL CABELLO, SINO QUE TAMBIÉN ENDURECIÓ MIS UÑAS , ME ADELGAZO Y MI PIEL SE VE MAS FRESCA.. ASÍ QUE SI TIENE ALGÚN BENÉFICO PARA LA SALUD EL CILICIO POR NO DECIR MUCHOS.

    • Miguel dijo:

      Cilicio no es lo mismo que silicio.
      Un cilicio es un accesorio utilizado para provocar deliberadamente dolor o incomodidad en quien lo viste. Su uso estuvo extendido durante mucho tiempo en las diversas comunidades cristianas como medio de mortificación corporal, buscando así combatir las tentaciones de sexo y, sobre todo, la identificación con Jesucristo en los padecimientos que sufrió en la Pasión y los frutos espirituales que de ella se derivan.

  13. Arturo dijo:

    No utilizas ningún argumento plausible para refutar las propiedades terapéuticas del silicio. La EFSA ha revisado artículos y con ello ha decidido excluir el ingrediente “monometilsilanol” de su lista de ingredientes permitidos, casualmente al que se le atribuian mayores efectos terapéuticos ¿sabías que la FDA no?.
    Te copio un par de estudios:
    Silicon: A Review of Its Potential Role in the Prevention and Treatment of Postmenopausal Osteoporosis
    “Silicon: a possible factor in bone calcification” Edith M. Carlisle
    Y aquí podrás consultar testimonios:
    http://www.silicioorganico.org
    Termino con una cita de Louis Pasteur: “El silicio ha sido llamado a revolucionar los métodos terapéuticos”.

  14. Paul dijo:

    Lo que dice la EFSA es que no hay demostración científica. El problema es que estos productos están poco estudiados científicamente. Se requieren más estudios para poder afirmar si son o no útiles. No se puede ser categórico en ninguno de los sentidos con los datos de que disponemos. Por ahora, parece que son seguros y a muchas personas les ha producido el efecto deseado.

    • Cambia de Curro dijo:

      Efectivamente, no podemos ser categóricos a menos que no veamos a una persona con una patología y su evolución con la toma de silicio como es mi caso y te puedo asegurar que realmente funciona y no pierdo ni un segundo más de mi vida rebatiendo tales míseras calumnias. Te aconsejo estudiar un poco. Nos avergüenza tu trabajo a mí y a toda la sociedad a la que tratas de engañar. Jamás vas a entrar en un debate abierto por que sabes que no sacarás nada así que elimina corriendo mi comentario.

  15. André dijo:

    o interessante é que o autor não fez qualquer teste, apenas apontou quem diz o que o boro e o silicio faz e nao faz.
    O silicio eu nunca usei, mas cloreto de magnésio e borax sao sim produtos milagrosos curando muitos males, como hipertensão, dermatites, artrite, artrose, pedra nos rins e outros, eu falo porque eu usei, minha mãe usou, pai, amigos, etc. Faça o teste, é simples. Sinto muito, mas sua mente está entupida de merdas acadêmicas.

  16. patrick dijo:

    desde tenerife
    quien creer ¿?

  17. Sara Dávila dijo:

    En cuanto a las bondades del Silicio debieras seguir investigando y aportarle a tu organismo en forma natural, incluir en tu dieta alimentos ricos en Silicio: cereales integrales, verduras de hojas verdes, remolacha, cola de caballo, mastuerzo, etc.

  18. Gabriel dijo:

    el Biosil Tampoco entonces…mmm… a quien creer… voy a probar a ver que ocurre… igual no es tan caro…

  19. elena dijo:

    Hola Jose.

    Estaba pensando en comprar silicio, pero ahora ya dudo. Pero una cuestión, el silicio también forma parte de nuestro organismo y con la edad y otros factores lo vamos perdiendo, al parecer con el simple hecho de cortarte el pelo ya se pierde silicio. Algunos casos se pierde hasta el 50%. Entonces como reponemos esa perdida, ya que con la alimentación de hoy en día es difícil reponerla.
    Gracias un saludo

  20. sofia dijo:

    entonces q mejora la caida del pelo la piel y las uñas?

  21. sofia dijo:

    entonces q nos puede ayudar a la piel al cabello y uñas? q recomendas?

    • Teresa dijo:

      Yo tomo infusiones de cola de caballo, una hierba muy rica en silicio, 2 o 3 al día y sí que noto que refuerza mucho las uñas, el pelo y la piel se pone mejor!! Lo hago cuando veo que se me cae más el pelo, en primavera y otoño, no constantemente porque la cola de caballo impide la absorción de vitamina B1 y si lo haces constantemente te aparecen problemas en las comisuras de los labios (falta de B1) pero desde luego a mí el silicio sí me funciona y no me hace falta ningún estudio de nadie para comprobarlo… lo he probado muchas veces en mí misma.

  22. Luis dijo:

    Todo farmaco quimico y natural tienen que estar basados en evidencia seria, y no tomar el nombre de ningun laboratorio o empresa publicitaria, ahora que estudios y con cuantas personas de differentes partes del mundo lo han hecho. La pregnant a del millon.

  23. Jose dijo:

    Si quiere aportar silcio y probar, mejor una infusión de cola de caballo. Seguro que sale más baratito, si es a granel y no de marcas especializadas le resultará más barato todavía .
    Gracias por su artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s