La batalla final de las sustancias estimulantes: el café y el té…y lo que nos dejó el “Katovit”

Si les digo que hoy les voy a hablar de una amina terciaria llamada prolintano que se origina por apertura del anillo isoquinolina de la papaverina, es posible que no lleguen a leer ni el segundo párrafo de este post.

Prolintano

Pero si les avanzo que vamos a hablar no solamente de la verdadera historia del “Katovit”, el fármaco estimulante más empleado por millones de estudiantes hasta principios de siglo, sino de las vergüenzas que se le acaban de descubrir a los infinitos productos que se postulaban como sus herederos, es posible que aguanten un poco más…y si a todo esto le sumamos que hoy en Scientia proclamaremos el vencedor final de la eterna batalla entre el café y el té, a lo mejor hasta llegan al final de esta entrada.

Aquello fue uno de los mayores booms farmacéuticos que jamás he visto en mi ya larga carrera relacionada con la enseñanza, bien sea de estudiante o como docente. En mi época universitaria no había alumno que no tomara Katovit, producto producido por la empresa farmacéutica FHER y que, junto con dos rezos a San Antonio, tenía como objetivo ayudarnos a aprobar hasta la gimnasia.

A pesar de su alto contenido en diferentes vitaminas como el ácido ascórbico, cianocobalamina,  nicotinamida, pantotenato cálcico, piridoxina, riboflavina o tiamina, el Katovit no era sólo un mero complejo vitamínico.

El hecho de que llevara como principio activo clorhidrato de prolintano, un compuesto perteneciente a la familia de los estimulantes y nootropos y que era el responsable de sus propiedades euforizantes, hacía que este producto farmacéutico fuese recomendado tanto para fortalecer la actividad intelectual como para combatir diversos factores enemigos del rendimiento académico como podían ser el cansancio físico, la disminución del rendimiento mental, la debilitación de la capacidad de concentración y los estados de agotamiento…es decir, que ya teníamos a quién recurrir cuando se acercaban las fechas de los exámenes.

Es cierto que a los enganchados al Katovit, entre los cuales no me encontraba ya que puestos a viciarme tenía otras opciones más atractivas, algunas veces se les observaban casos de taquicardia, insomnio, estados de agitación e incluso daba doping entre los deportistas.

Pero todo eso daba igual. El Katovit continuó siendo ampliamente usado por estudiantes para incrementar su capacidad de aprendizaje y concentración…todo valía con tal de aprobar la Química Orgánica de aquel Catedrático que continuamente nos decía aquello de “Siempre estoy a su disposición para resolverles dudas relacionadas con la asignatura pero espero que tengan claro que cualquier cosa que esté haciendo en ese momento es infinitamente más importante que lo que vengan a preguntarme, por lo que ustedes sabrán lo que hacen”… Nadie fue ni una sola vez a su despacho salvo un servidor… ¿imaginan cual fue la asignatura que más tiempo tardé en aprobar en mi maravillosa Facultad de Químicas?…Te la debía pisha

A pesar de su bajo coste y fácil acceso, a los alumnos nos encantaba trapichear con el Katovit. El hecho de estar casi fuera de la ley tenía su puntillo…aunque siguiéramos sin aprobar un examen…con o sin Katovit. Sin embargo la cosa empezó torcerse. Diversos estudios realizados no encontraron relación alguna entre su consumo y una mejora en la capacidad de aprendizaje, por lo que a principios de 2001 los laboratorios FHER decidieron retirar el Katovit del mercado aduciendo dos razones:

1) La desviación de su uso del medicamento ponía en peligro la imagen de marca del laboratorio. El producto que se había diseñado no era precisamente para que los jóvenes lo usaran indiscriminadamente…y es lo que estaba ocurriendo.

2) Dado que los estudios clínicos demostraron que sólo servía como efecto placebo (en lo que se refiere al uso terapéutico que se le había asignado), consideraron inadecuado mantener un medicamento que aparentemente sólo servía para compensar carencias o inseguridades a costa de crear hábitos anfetamínicos.

A pesar de que millones de alumnos se sintieron abandonados y dejados en el olvido, nadie se manifestó ni se puso en huelga para mostrar su descontento por la decisión de FHER…claro que si tampoco lo han hecho ahora con el Proceso de Bolonia no puedo esperar que lo hiciesen con el Katovit…pero hubiese estado bien.

Sin embargo, la moda ha vuelto. En los últimos tiempos, y con el objetivo de “ayudar” no solamente a los alumnos sino también a prever y curar enfermedades de todo tipo relacionadas con los procesos cognitivos, han aparecido en el mercado infinidad de productos “milagrosos”… los herederos del Katovit.

El concepto  de cognición (del latín: cognoscere, “conocer”) hace referencia a la facultad de los animales y seres humanos de procesar información a partir de la percepción, el conocimiento adquirido (experiencia) y características subjetivas que permiten valorar la información. Debido a ello, la cognición está íntimamente relacionada con conceptos abstractos tales como mente, percepción, razonamiento, inteligencia, aprendizaje…y es aquí donde muchas empresas farmacéuticas, y no farmacéuticas, han hecho su Agosto.

Aprovechándose del desconocimiento que el consumidor tiene de lo que esconden estos productos, sustancias como la L-glutamina, algunos ácidos grasos omega-3, la acetil-L-carnitina, la L-tirosina o la creatina, han sido vendidas como churros no solamente para mejorar procesos cognitivos como son mejorar el estado de ánimo, estimular la memoria, ayudar al aumento de la atención, sino que aprovechando “que el Pisuerga pasa por Valladolid”…se recomiendan para otros muchos menesteres como favorecer el mantenimiento normal de los huesos o para prever o curar situaciones delicadas desde el punto de vista intestinal, inmunológico, muscular o energético… “casi ná”.

Menos mal que ha salido al rescate mi amada Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y, tras analizar la infinidad de informes enviados por las empresas responsables de estos productos para justificar la publicidad que les acompaña, los ha mandado “a vender los churros a otra parte” apoyándose en el Reglamento 1924/2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos.

Este organismo europeo ha dictaminado, a través de su Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos, que ni mi amiga la L-glutamina sirve para potenciar ninguna de las habilidades cognitivas para las que se estaba recomendando ni tampoco es capaz de prever o curar situaciones delicadas desde el punto de vista intestinal, inmunológico, muscular o energético.

Además, la EFSA ha sentenciado que la pintoresca acetil-L-carnitina no contribuye a la función cognitiva normal; que los famosos ácidos grasos omega-3 de los que algún día hablaremos profundamente tampoco contribuyen a la función cognitiva normal ni al mantenimiento normal de los huesos; que la traidora L-tirosina no potencia la función muscular normal ni ayuda a aumentar la atención.

Además, de la quema tampoco se salva uno de los productos estrella, la creatina, que aunque sí que ha sido demostrada su eficiencia para mejorar el rendimiento deportivo en determinadas situaciones, tampoco aumenta la atención ni mejora la memoria…desde luego la EFSA está haciendo amigos, claro que yo en los últimos post tampoco es que esté fomentando mi imagen entre las multinacionales alimentarias y farmacéuticas

Pero entonces… ¿qué pueden ingerir mis queridos alumnos para desarrollar todas esas cualidades que aseguran descaradamente tener ocultas pero que, debido a la presión que dicen que les ejerzo, les impide superar mis supuestamente inaccesibles exámenes?

Si tengo que basarme en mi propia experiencia como alumno me decantaría por el café…pero las nuevas tendencias dicen que el ¿en qué quedamos?

En estos tiempos donde, desgraciadamente, no se admite tener tonalidades grises sino que solo vale el negro o el blanco, el ser de Morante o de José Tomás, del Barça o de los que te meten un dedo traicioneramente en el ojo cuando menos te lo esperas, Scientia va a poner su granito de arena y, con la ayuda de mi querida EFSA, va a cerrar definitivamente el gran debate de la sobremesa: ¿té o café?

Quien les escribe ha sido durante toda la vida un adicto a ingerir litros y litros de café en todas sus modalidades tanto para estudiar como por mero placer pero, en los últimos tiempos, y con el espectacular aumento de los consumidores de infusiones, empezaba a sentirme un bicho raro…que sí la cafeína es malísima, que si el té relaja mucho más, que si el estrés se combate mejor con esta infusión, que la teína mantiene el sueño, que tomar café está mal visto…

Es cierto que la cafeína del té no suele poner tan nervioso como la del café porque, aunque una hoja de té fermentado (té negro) contiene por gramo más cantidad de cafeína que el propio café, al necesitarse mucha menor cantidad de planta para hacer una taza, ésta tiene entre la mitad y la tercera parte de cafeína que la que contiene el café.

Por otro lado, durante el proceso de fermentación el té va aumentando su contenido en cafeína o teína (se consideran sustancias análogas) hasta que llega a un máximo, para luego descender si se produce una postfermentación. Eso hace que el té verde tenga muy poco contenido en cafeína.

Una taza de café tiene entre 60 y 120 mg de cafeína, una de té negro entre 25 y 100 mg, y una de té verde tan sólo 10 ó 15 mg. O sea, una taza de té verde es unas ocho veces menos excitante que una de café.

A pesar de que todo eso está muy bien y que parecen argumentos  hasta convincentes para que me pase al lado oscuro de las bebidas estimulantes, las infusiones, hoy, por fin, puedo declarar que los “cafistas” hemos ganado la batalla a los “teístas”…

El Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos ha dictaminado, tras un intenso debate entre investigadores de diversos países, que la L-teanina de Camellia sinensis (L.) Kuntze, o sea el té, no solamente no mejora la función cognitiva sino que ni reduce el estrés psicológico, ni mantiene el sueño normal ni nada por el estilo…demoledor informe.

Alguien podría pensar que si los expertos han derrumbado las cualidades del té…habrán destrozado más aun las del café…pues se equivocan. Los científicos de la EFSA han dictaminado que, en dosis de al menos 75 mg, la cafeína mejora diversos procesos cognitivos relacionados con un aumento de la atención, memoria o aprendizaje…¡¡toma moreno!!

Camellia sinensis

Pero ya que estamos echándole flores a la cafeína hay que recordar que la EFSA ha ratificado los estudios que muestran como esta molécula aumenta la resistencia ante el ejercicio disminuyendo la sensación de cansancio, siempre y cuando se consuman tres miligramos por kilo de peso una hora antes del ejercicio….claro que ojito con el doping no sea que luego le echemos la culpa a un “Blanco y Negro” de ser el responsable de dar “positivo” en un análisis del Tour de Francia…ustedes ya me entienden.

Ya sé que alguien podrá decir que con si tomamos café por la noche no podremos conciliar el sueño…no se preocupen que la EFSA piensa en todo…se ha demostrado científicamente que la melatonina ayuda a dormir si se consume 1 mg antes de acostarse…Lo siento “teístas”, habéis perdido la batalla. Podéis seguir con vuestro “rollito místico” pero los “cafistas” os hemos hundido en la miseria cual Leo a Mou

Melatonina

Concluyo. Dicen que los peores consejos son los que damos sin que nos los hayan pedido. Sin embargo, y abusando de la íntima relación que tenemos desde hace unos meses, me voy a permitir el lujo de darles uno.

Como habrán podido comprobar los seguidores de este Blog, en este mes de Agosto hemos tirado por tierra tres grandes mitos referidos a los alimentos funcionales (más concretamente a los probióticos), a los suplementos nutricionales para deportistas y hoy a numerosos compuestos que van destinados a mejorar la atención, el aprendizaje o la relajación.

Debido a ello mi gran consejo es que se embarquen en la gran aventura que yo repito año tras año desde hace cinco. Cojan una mochila, no la llenen mucho y váyanse unos días a recorrer un tramo del Camino de Santiago.

Como alimento funcional disfruten de las tapas de todos los pueblos por los que pasen, como suplemento nutricional un chato de vino de la tierra en cada taberna y, después de andar 30 km en esas condiciones, les aseguro que no necesitarán tomar nada para relajarse y dormir a pierna suelta…aunque sea en un hacinado y cutre albergue…se lo dice un bioquímico.

Jose

Nota: Esta es mi tercera entrada en el VII Carnaval de Química que este mes se alberga en el interesantísimo Blog “Feelsynapsis”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medicina, Nutrición, Psicología, Química y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

34 respuestas a La batalla final de las sustancias estimulantes: el café y el té…y lo que nos dejó el “Katovit”

  1. David dijo:

    Buenos días José,

    Gracias por tus artículos, me encanta poder leer artículos que están bien contrastados, cada vez es más complicado encontrar lecturas en las que no hayas de preocuparte a investigar si será cierto lo que dicen o no.

    Respecto a la cafeína, no es oro todo lo que reluce, aunque no la traten como droga, debido a que apenas tiene efectos contraproducentes, la cafeína genera dependencia. Pudiendo generar dolores de cabeza, agotamiento, y pequeñas molestias si se deja de tomar bruscamente en alguien que la consume habitualmente.

    Mi chica tomaba uno o dos cafés al día, cuando no los tomaba le dolía la cabeza. Y hay multitud de gente que presenta casos similares.

    Por lo que he buscado, para que ocurra esta dependencia, la dosis ha de ser alta, de unos 350-400mg. Osea, unas 3 tazas de café al día. Quizás en gente de menos peso, o mayor dependencia, con dosis más pequeñas ya presenta los mismo síntomas. (mi pareja por ejemplo).

    ¿En esos estudios de efsa se trata acerca de esto?. cual sería el tiempo máximo de toma continua “segura” para no generar dependencia? Me ha parecido leer un mes, aunque me parece un tiempo ya elevado,

    En octubre empezaré otra vez un ritmo un tanto vertiginoso, entre trabajo, curso paralelo, clases de música, y ejercicio físico. Estaba pensando en tomar cada x tiempo un poco de cafeína al día. Haciéndolo en ciclos de descanso para no generar dependencia, ni mayor tolerancia. ¿Quizás se habló acerca de esto en dicho estudio?.
    Por que otro tema, es el que si tomas habitualmente cafeína, parece que cada vez el cuerpo se acostumbra a ella, y necesitarás una mayor dosis para conseguir el mismo efecto que tiempo atrás. Supongo que parecido a otros medicamentos, y drogas. Y esto, puede llevar a subir la dosis diaria, y llegar a la dependencia que comente.
    Además, la cafeína también tiene contraindicaciones, no todo el mundo puede tomarla por igual.

    Comentas que 1mg de malatonina ayuda a dormir(me la apunto para mirarmelo, pues a mi me cuesta, gracias por ese dato). Pero esta no se encuentra en el café, así que, sería igual de contraproducente para conciliar el sueño, o incluso más, que el té. Ya que tiene mayor dosis.
    Entiendo que con tomar el café de 5 a 6 horas antes de ir a dormir no habría problemas, y el te, quizás con algo menos sería suficiente, por lo comentas de su menor cantidad.

    Un saludo,
    David.

    • Hola David,
      evidentemente la cafeína crea algo de dependencia pero a niveles moderados no hay por qué preocuparse.Yo son las 9.30 de la mañana y sin mi café parece que no funciono…jejeje.
      Veré esa información que me pides por si puedo ayudarte.
      Gracias por seguir Scientia.
      Un saludo

  2. F. Alberto dijo:

    ¡Estupenda entrada!¡Enhorabuena!
    No tenía ni idea de lo que era el katovit; yo utilizaba para los exámenes cantidades industriales de coca-cola zero.
    En cuanto a la cafeína en el deporte, bueno…ya hace más de una decada que no es considerada sustancia dopante y ahora resulta que aumenta el rendimiento deportivo según la EFSA, eso sí, siempre y cuando no seas bebedor de cafés habitual. Yo creo que si no está prohibida no puede ser tan buena…xD
    ¡Viva la anfetas!
    Un saludo.
    PD. He estado buscando un post tuyo (o eso creo) y no lo encuentro…¿los borras después de un tiempo?

    • Gracias Alberto.
      Sobre la cafeína hay mucho que hablar pero sí se ha demostrado su eficacia a los niveles que pongo en el post…y sobre las anfetas mejor me reservo mi opinión…jeje.
      No borro ningún post. Dime a cual te refieres y veré que ha pasado.
      Un saludo

      • F. Alberto dijo:

        Este es el post en cuestión: “Un nuevo y surrealista episodio del etiquetado de alimentos”.
        Un saludo.

  3. Pingback: La batalla final de las sustancias estimulantes: el café y el té…y lo que nos dejó el “Katovit”

  4. Pingback: La batalla final de las sustancias estimulantes: el café y el té…y lo que nos dejó el “Katovit”

  5. Dr. Litos dijo:

    Toma ya! Morded el polvo, teístas!! Perdón, pero es que macho como cuentas los posts con esta competitividad y entusiasmo, al final lo transmites, y yo soy MUY cafetero.
    Corroboro lo expuesto por David, yo noto la dependencia del café clarísimamente, si un día me salto uno de mis cafés me duele la cabeza y me siento desvalido. Pero claro, también a veces hay un subjetivismo que es dificil de diferenciar de los auténticos síntomas de dependencia. Como lado bueno, lo que sí está claro es que la dependencia del café se pasa enseguida, me da la impresión de que no es tan pernicioso como puedan serlo las adicciones a otras sustancias.

    Gran post, tomo nota del consejo porque hace ya bastantes años que tengo intención de hacer el camino de marras, y nunca me decido del todo.

    Saludos!

    • Gracias Dr. Litos!!
      Sabía que tu jamás podrías ser “teísta”…eres un tipo duro como Jindetrés…jejeje.
      Claro que hay dependencia pero no es nada perjudicial a niveles moderados. Yo sin mi café a primera hora de la mañana no funciono pero…¿y qué?
      Por cierto…si te puntas al Camino dímelo y organizamos una saluda en condiciones de Blogueros…
      Un saludo

  6. Dani dijo:

    Me declaro “cafista”.

    Grandísimo artículo, Jose. A mí el Katovit solo me producía una orina coloreada por efecto de las vitaminas.

    Saludetes

  7. Gabriel dijo:

    Acá le damos duro al café. Pero, y esto es obviamente por razones culturales y de dieta, el mate es el rey de nuestros desvelos.

    Gran entrada, como siempre.

    Saludos!.

  8. Luis Luna dijo:

    Un aplauso desde el otro lado del mundo, aquí en centroamerica donde la cultura del café esta tan arraigada que se dice que las madres tienen leche en un pecho y café en el otro, ya que les dan café a los críos desde muy temprana edad, me parece genial la forma de abordar el tema y te animo a continuar con la divulgación de tan alto nivel como nos tienes acostumbrado, bravo

  9. Tinejo dijo:

    Usted es un divulgador ágil, divertido, y con una capacidad envidiable de empatía con el profano lector. Punset, deja paso.

    http://casaquerida.com/2011/08/23/subcontrata-refinada/

  10. BioYupi dijo:

    GRACIAS! estoy harta de que todo el mundo me diga que el café es malo y que me pase al té, no me gusta el té, no es más que agua sucia! Y como dice Dr.Litos y David yo también noto los efectos del café. Si no me tomo uno por las mañanas no hago una a derechas.

    En cuanto a Katovit… no sabía ni que existía… algo me han contado “los mayores” de las anfetaminas para estudiar… En mi opinión la mejor manera de aprobar un examen es asistiendo a clase, repasando los apuntes cada día más o menos a diario y preguntando al profesor de turno (aunque sea un borde). Ahora que ya sabéis que soy una repelente espero que no me echéis a patadas del grupo…

    Muy buen post, se lo pasaré a mi padre que como muchas veces he comentado regenta una cafetería. Seguro que le pone muy contento ^_^!

  11. Fisilosofo dijo:

    Me quito el sombrero. Dicho esto, siento romper la cadena cafetera en los comentarios. Me gustan las dos cosas: cafecito por la mañana y un té por la tarde. Pero nada de rollos raros orientales respecto al té, me gusta el sabor y el olor 🙂
    Y me añado a la recomendación del Camino de Santiago: haces deporte, buena comida, buena bebida y buena gente, no se puede pedir más.

    Saludos

    • Gracias Filósofo!!
      Por tu comentario sobre el Camino te perdono lo de jugar a dos bandas. Igual que no se puede ser simultáneamente del Barsa y de los que meten el dedo en el ojo, no se puede ser cafista y teista a la vez….decídete y quédate en nuestro bando…no somos tan modernos pero te lo pasarás mejor…jejeje.
      Un saludo

      • cafesito para tu chamaco dijo:

        he estafo leyendo tus post y parece que te gusta siempre tener la razon, salirte con la tuya y hacer q la gente crea en ti como un guru, investigare mas sobre ti y tu experiencia sobre todos los temas q sueles tocar, por ahora creo q solo te gusta fanfarronear, en fin…, gurú no eres y lejos estas demasiado de serlo, así q no te creas tanto los halagos por q seguro mucho es de gente q ignora casi todo y poca información puede ser mucho para ellos

  12. Patricia dijo:

    Mi querida cafeína!! Que hubiera hecho yo sin ella durante todos estos años.
    Cuando muchos se inflaban a Katovit yo me inflaba a cafés de máquina en la biblioteca de la universidad. Personalmente, creo que me dio mejor resultado. Y lo bueno que está ese cafecito mañanero para empezar a ser persona! El té sólo para cuando se está delicado del estómago y poco más.

    A parte de mi predilección por la cafeína por formar parte imprescindible una de mis bebidas favoritas y por espabilarme por las mañanas, le tengo especial cariño por dos motivos:

    1) Por su efecto vasodilatador, que hace que su presencia de los analgésicos tenga un efecto maravilloso en mi cabeza cuando tengo esas migrañas de espanto.
    2) Por darme esos picos tan perfectos cuando la utilizo como patrón cromatográfico. Tanto en HPLC como en GC-MS es un must! (tenía que barrer para casa).

    Un placer leerte, como siempre Jose. Y ya sabes que el Camino de Santiago pasa por mi tierra así que un chatito del mejor vino te espera.

    Un abrazo!

    • Me has dejado “muerto” con lo de usar cafeína como…¡¡¡patrón cromatográfico!! Dede luego tus comentario son la caña y no dudes que la próxima vez que pase por Logroño mochila al hombro nos dolerá la cabeza…pero no de migraña sino de los vinos que nos tomaremos!!!.
      Un saludo cafetera!!

  13. emeblabla dijo:

    Pues ahora cojo pataleta de niña pequeña y digo que me da igual la EFSA, a mi no me gusta nada el café y por ello me declaro Teísta! 🙂
    Y bastante interesante lo del Katovit, nunca había oído hablar de él.

  14. Raven dijo:

    Mi profesor de química en la carrera nos dijo una vez “Esta asignatura ha perdido bastante volumen con el plan del 99… aunque bueno también es cierto que ahora las anfetaminas no son legales”
    Por cierto, me he quedado con ganas de ver destrozados a otros que van de “estimulantes”: el guaraná, el ginsen y la taurina. Esta última tiene preocupada a todas las madres del mundo…

    PD:Como cafista fundamentalista con TDAH… declaro mi alegría, ya que sin café no se si podría seguir adelante…

    Saludos !!

  15. Máia dijo:

    Hola,siento diferir de vuestras opiniones pero me considero Teísta eh…me encanta el té verde y no me gusta para nada el café,ni siquiera descafeínado…para mí es amargo,solo me gusta el olor que tiene…yo he tomado y sigo tomando muchísimo té,a todas horas,incluso por las noches me tomo hasta 1/2 litro cuando estoy haciendo guardia..me da igual si es mejor o peor que el café para mí lo que cuenta es lo que me gusta personalmente …Respeto a los que toman café a todas horas y quiero que hagan lo mismo conmigo y otras muchas personas que también lo toman.
    Un saludo…
    Me encanta el blog eh
    Máia

  16. Maria dijo:

    Me ha gustado tu post, es preciso y la información es buena. Lo he encontrado buscando cosas sobre el Katovit. Yo solo me compré una caja y no sé si lo tomé 2 veces. Eso sí, lo recuerdo como si fuera hoy, me tomé uno a las 9 de la mañana y me dieron las 14h sin levantar la cabeza y sin darme cuenta de la hora y sintiéndome a tope con el estudio. Toda una anécdota para mi.

    Me da hasta morriña hablar de ello.

    Un abrazo y gracias por el post.

  17. erosanerosan dijo:

    Buen articulo, aun cuando yo me declaro fan del Te (y no porque no me guste el cafe, siempre que sea un buen grano, preparado en una prensa francesa y no basura instantanea), simplemente me gusta mas el sabor y la variedad. De los beneficios y efectos contraproducentes de ambos, paso. No los tomo por sus efectos (aunque no estaria de mas recordar que la L-teanina no es lo unico que el te proporciona, aun si no tiene mayor efecto, aun tiene cafeina y muchos antioxidantes y polifenoles y ve tu a saber que tantas cosas mas… claro que el cafe tampoco es solo agua con cafeina, verdad?).

    Yo propongo que declaremos insuficiencia de datos y cese al fuego temporalmente en las hostilidades entre fans del cafe y fans del te y en via de mientras nombremos regenta interina a la teobromina, que tambien merece ser mencionada.

    Pero si quiero hacer un comentario (desde el punto de vista de un conocedor del te), porque creo que mina un poco la credibilidad de tu articulo. La hoja del te no se fermenta al momento de preparar la hoja, con la excepcion del puh-er, que puede ser (o no) fermentado. Me parece que lo que quieres decir donde pones fermentacion es en realidad Oxidacion. El proceso y el nivel de oxidacion de la hoja el que define el tipo de te (verde, negro, blanco, amarillo o rojo), ya que todos se preparan con la misma planta.

    Saludos.

  18. Arrancapinos dijo:

    Caballero, no me puedo ir sin decirle que su blog es impecable.
    P.D.: ¡¡Cafistas al poder!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s