“Los productos naturales ¡vaya timo!”…algo más que un libro

No todos los días se tiene la oportunidad de presentar un libro. Si además esa obra está escrita por un autor con el que te identificas plenamente desde el punto de vista profesional, personal e incluso compartes grandes aficiones, la satisfacción es máxima.

El pasado sábado tuve el verdadero placer de presentar el libro “Los productos naturales ¡vaya timo!” escrito por José Miguel Mulet, un hombre con una personalidad que no es fácil de ver en estos tiempos donde se lleva tanto el ser “políticamente correcto”.

El acto se celebró en la FNAC de Murcia, entidad a la que quiero agradecer la apuesta clara y decidida que está haciendo por difundir la Ciencia desde hace mucho tiempo, y fue impulsado por uno de los grandes motores de la divulgación científica en la Región de Murcia, Daniel Torregrosa, compañero de pupitre en aquellos ya lejanos años universitarios, autor del Blog Ese Punto Azul Pálido, y especialista en organizar “saraos” de este tipo embarcando en ellos a sus viejas amistades para luego criticarnos en su cuenta de Twitter…eso son amigos y lo demás tonterías.

José Miguel Mulet nació en Denia hace 38 años. Cuando leí su currículum una sonrisa se esbozó en mi cara… no soy el único bicho raro del Levante español. Este Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Valencia se doctoró en el mismo centro en Bioquímica y Biología Molecular para posteriormente trasladarse a la Universidad Politécnica de Valencia donde imparte clases de Biotecnología… ¿de qué me suena todo esto?

Además, tengo el honor de compartir con este natural de la comarca de la Marina Alta dos grandes aficiones: la pasión por la divulgación científica, hecho que se refleja en dos Blogs que no son precisamente una balsa de aceite para quien se nos mete entre ceja y ceja, y la devoción futbolística por el club de nuestros amores…el cual “los dos Pep” no pensamos desvelar…

Sin embargo entre el de Denia y yo hay una gran diferencia, J.M. Mulet es un crack… y de los grandes… y su libro lo refleja.

“Los productos naturales ¡vaya timo!” es algo más que un texto. Desde mi punto de vista esta obra es una auténtica declaración de guerra, una forma de decir “¡¡Basta ya!!” a un gran número de mitos y leyendas, por no decir mentiras y fraudes, que en los últimos años están haciendo mucho daño a la sociedad.

Mediante un libro fácil de leer para todo tipo de lectores, y con un sentido del humor que no nos ha sorprendido a los que seguimos su Blog, el autor va desmontando una a una todas las falacias existentes alrededor de numerosos temas de rabiosa actualidad.

Dando un verdadero golpe en la mesa, lo que le está costando granjearse enemigos en más de un sector, José Miguel nos expone la verdad del mundo que rodea a los encumbrados alimentos ecológicos, bajándolos de golpe y porrazo de ese pedestal al que algunos surrealistamente los habían subido.

Por el contrario, y hablando sin tapujos sobre ellos, el autor de “Los productos naturales ¡vaya timo!” nos descubre la verdad sobre los injustamente demonizados transgénicos, eliminando todas las dudas existentes sobre estos productos y destrozando de un plumazo las sombras que determinados grupos, con no pocos intereses, vierten habitualmente sobre ellos.

Posteriormente, este libro hace una crítica tanto a la medicina natural como a todas aquellas pseudomedicinas no naturales que tan de moda se han puesto en los últimos años. La homeopatía, la acupuntura, las técnicas quiroprácticas, la osteopatía, la iridología, la magnoterapia y hasta la ozonoterapia son analizadas en esta obra de una forma clara pero a la misma vez contundente….hasta las pseudomedicinas más naturales como la naturopatía, la medicina tradicional china o las modernas y surrealistas vinoterapias, cavaterapias o chocolaterapias son citadas por Mulet.

No contento con las ampollas que levantan estos temas, el de Denia se adentra en un farragoso mundo donde charlatanes y otros personajillos se están poniendo las botas: la farmacopea natural y, sobre todo, los médicos naturistas. En un capítulo que no tiene desperdicio, se nos ofrece una guía en siete pasos para convertirnos en un prestigioso médico naturista y, por supuesto, forrarnos de dinero en el camino… espectacular.

Para concluir este alegato por el sentido común, este biotecnólogo analiza en los últimos capítulos de su obra las entrañas de diversos productos de uso diario en nuestras vidas, como es el caso de detergentes y cosméticos, y se adentra de puntillas en un tema tan actual como delicado: las energías renovables… y la energía nuclear.

Como habrán comprobado, el autor de “Los productos naturales ¡vaya timo!” se mete en todos los charcos imaginables…saliendo airoso de ellos. Debido a su contenido, y como no podía ser de otra forma, la obra que hoy traemos a la “Estantería de Scientia” ha levantado una expectación inusitada en el mundo de la divulgación científica…. y mi otra media naranja no ha tenido otra opción que “tirarse a las calles”.

J.M. Mulet, cual viejo rockero que estrena disco, está presentando su obra por las distintas ciudades que forman parte del territorio español. Fruto de ello, en los últimos meses hemos podido leer sus “moderadas declaraciones” en las portadas de los principales periódicos de tirada nacional que podemos encontrar en cualquier kiosco. Además, y de forma sublime, nuestro protagonista de hoy destrozó en un debate televisivo a uno de los grandes “capos” de la agricultura ecológica…labrándose aun más enemigos, si esto era posible, entre los defensores de este tipo de producción agrícola.

Sin embargo, las intenciones del autor de  “Los productos naturales ¡vaya timo!” con su periplo alrededor de nuestro país son bastante diferentes de aquellas que mueven a los grandes artistas a salir de gira. Los profesores universitarios que hemos escrito libros de divulgación científica sabemos que no nos vamos a hacer ricos con esta práctica tan poco remunerada, existen otras formas más fáciles y menos éticas… Sin embargo las motivaciones de la divulgación científica son otras.

Son muchos los profesionales que desempeñan su trabajo en los distintos campos abordados en esta obra. Nutricionistas, investigadores, médicos, empresarios, tecnólogos de alimentos, ecologistas, etc. tienen diferentes puntos de vista, a veces absolutamente opuestos, sobre estos temas.

Mulet sabe perfectamente que sus opiniones, basadas siempre en trabajos publicados en prestigiosas revistas científicas, no van a contentar a todos estos profesionales pero tampoco creo que sea su intención…en mi opinión, su único objetivo es proporcionar al consumidor toda la información necesaria acerca todos los temas tratados en esta obra de forma que la elección sobre su uso sea libre… pero con conocimiento de causa.

Por todo lo expuesto, y recordando un anuncio de la bebida favorita de mi hija de dos años, personalmente recomiendo la lectura de “Los productos naturales ¡vaya Timo!” a los investigadores y a los demagogos, a los que divulgan la Ciencia y a los que se dedican a la charlatanería, a los nutricionistas y a los que se nutren, a los biotecnólogos, a los que creen en los avances de la Ciencia y a los que se ríen de ella, a los impostores, a los alquimistas y a los que atacan a la química, a los auténticos ecologistas y a los que van de ello, a los bioquímicos, a los médicos y a los que se aprovechan de la medicina, a los incrédulos y a los que se lo creen todo… en definitiva… a todas las personas que, por unas razones o por otras, nos interesa esta maravillosa aventura que es la Ciencia.

Gracias José Miguel por este libro y, como reza el título de una de mis películas favoritas, por ser “Uno de los nuestros”…. claro que como diría el autor del Blog “Ese Punto Azul Pálido”: Dios los cría…y ellos solitos se juntan.

Nota: Antes que mis queridos trolls reaparezcan en Scientia y comenten esta entrada ya les advierto que no cobro un céntimo de cada ejemplar que se venda de esta obra… lo siento chicos.

Jose

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Medicina, Nutrición, Química, Varios y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a “Los productos naturales ¡vaya timo!”…algo más que un libro

  1. Ontureño dijo:

    Este hombre es un crack, y tú no te quedas atrás xD

    Pensando sobre la discusión que hubo después de la presentación de camino a casa, creo que hay algo que me hubiera gustado comentar, así en plan reflexión en alto, pero no caí. El libro seguro que desmonta un montón de afirmaciones pseudocientíficas y es cojonudo. Seguramente no tenga mucho que envidiarle en cuanto a calidad a obras consagradas tipo “El mundo y sus demonios”. Sin embargo, el problema de este libro, y el de muchos otros por el estilo, es que al final pasan desapercibidos al gran público. Es decir, nos lo vamos a leer unos cuantos, nos va a encantar y sabremos apreciar sus irrefutables argumentos… pero los que nos lo vamos a leer realmente no “necesitamos” hacerlo. El drama de la divulgación de la Ciencia (y en este caso más que divulgación es denuncia de la anticiencia) es que, los que realmente necesitarían escuchar y reflexionar sobre ciertos argumentos, nunca lo van a hacer porque no les interesa o, peor todavía, porque no quieren escuchar. En ese sentido, creo que el triunfo de Carl Sagan consistió en que fue capaz de llegar al gran público. Era un tío carismático, y la gente confiaba en él. Hoy en día, si Mullet se pone en la tele a argumentar sobre agricultura ecológica (e incluso si gana debates), la gente va a pensar que es un comprado por las empresas (como si las empresas que se dedican al rollo ecológico fueran diferentes), y no van a escuchar los argumentos.

    Es triste, pero creo que es el problema principal de la divulgación, y realmente no se me ocurre qué se podría hacer al respecto. ¿Qué opináis?

  2. Dani dijo:

    El sábado lo pasé en grande. Y no solo por conocer en persona al crack de JM y echarme unas risas con él y contigo, sino por disfrutar de una magnífica y estimulante charla (a dos manos) desmontando multitud de mitos sobre nutrición, y lo que es más importante: bien razonados y perfectamente explicados. Fue algo más que la presentación de un libro. Fue una auténtica exhibición de dos figuras académicas de primera fila, un espectáculo repleto de rigor, dominio de los temas tratados y sentido del humor. Y si viene del ámbito y la autoridad universitaria, mucho mejor. [Sí, conozco la falacia del argumento de autoridad y esas cosas, pero aquí no procede].

    Sois la realidad presente (sobre todo en vuestro campo) de lo que necesita la divulgación científica en este país: rigor, contundencia y humor. Y sabéis comunicarlo, basta leer vuestros blogs, el libro de JM o mejor aún, escucharos en persona.

    El sábado hubo ‘comunicación de la ciencia’, esa expresión que todo el mundo pronuncia pero que pocos entienden o saben distinguir. Y me gustó. Mucho.

    Adoro la Ciencia y la divulgación de la misma. Leer sobre ciencia -a cualquier nivel, siempre que sea rigurosa- es una de las experiencias intelectuales más gratificantes que existen, en mi humilde opinión. Nos da perspectiva. Nos hace felices.

    Amigos, mientras siga pensando como pienso, haré lo posible por embarcar en aventuras a quién se ponga en mi camino, compartiré enlaces, libros, documentales,podcast y todo aquello que pase por mis sentidos y me genere emoción. Así que resígnate, Jose, no será la última vez. Gano muchísimo con todo esto… y no precisamente dinero.

    Muchas gracias a los dos.

    Por cierto Jose, ya que nombras la insigne “Uno de los nuestros”, me despido con un diálogo de esta película que me encanta y me define muy bien:

    ─ Ahora cavarás el hoyo tú solo, vas a cavar el hoyo y lo vas a hacer tú solo, no pienso ayudarte.
    ─ A mi que coño me importa, claro que lo haré yo solo, ¿crees que será el primero?, ni que fuera el primero que cavo.

    😀 😀

  3. Pingback: Los productos naturales ¡vaya timo!

  4. LOS PRODUCTOS NATURALES ¡VAYA TIMO! ¡¡¡¡¡vaya timo más gordo!!!
    De un troll escético 2.0, con cariño.
    El libro “Los productos naturales ¡vaya timo!” es un panfleto antiecológico y antiecologista. Ofrece información sesgada, no tiene en cuenta los conocimientos derivados de la Ecología ni de las Ciencias Ambientales y maneja anécdotas y argumentos ad hóminen de forma tendenciosa, para desprestigiar al adversario y justificar la agricultura basada en los OMGs. Es, por otra parte, una “patada en el trasero” a la Educación Ambiental, ese ámbito transversal que parte del lamentable estado en el que se encuentra el planeta, como consecuencia de los impactos medio-ambientales y del derroche consumista de una pequeña parte de la población, para tratar de propiciar actitudes y conductas más responsables en nuestra relación con el planeta y los demás seres humanos.
    Mi crítica se dirige al autor, obviamente, pero sobre todo a la editorial Laetoli, por propiciar esta publicación bajo el paraguas del pensamiento crítico de la colección ¡Vaya Timo!
    Para saber más (por enésima vez): http://casimirobarbado.blogspot.com/2011/07/los-productos-naturales-vaya-timo-vaya.html

  5. DarkSapiens dijo:

    Y yo que al final no pude asistir… Qué envidia 😛

    Ontureño, hay un detalle que no has tenido en cuenta. Aunque estos libros probablemente acaben mayoritariamente en manos de quienes “no los necesitan”, sí que aportan algo importante: argumentos. El leer argumentos rigurosos sobre este tipo de asuntos hace que uno tenga más facilidades y “líneas de ataque” cuando se encuentra en una conversación con alguien dispuesto al menos a escuchar 😉

    Saludos!

    • Gracias por el comentario y, desde luego, no has podido estar más acertado….”argumentos”. Eso es lo que se necesita frente a charlatanes y divagadores. Mulet nos ofrece en el libro una gran cantidad de argumentos para los que defienden lo indefendible basándose en mitos, leyendas…e intereses!!
      Saludos!!

    • Ontureño dijo:

      Sí, es cierto. En el libro se dicen muchas cosas que desconocía, y que ahora incorporaré a mi arsenal: el DDT, los tomates verdes,… mejor no destripo el libro xD

  6. fisio dijo:

    Me parece bastante ignorante decir que los productos ecológicos son poco más que una pijada. Hay estudios que miden pesticidas en orina de gente que toma alimentos ecológicos y son un 600% menores que gente que toma comida industrial. No he leido el libro, ni creo que lo compre, pero dudo que pueda manejar muchos argumentos para defender semejante mamarrachada, cuando se sabe que de la sangre del cordón umbilical de bebés hay 300 o 400 sustancias químicas, ya antes de nacer. Pero claro, los químicos siempre muy listos con los niveles de seguridad de la señorita pepis. Si tomar 600 mg de ibuprofeno es seguro, y tomar 500mg de aspirina es seguro, y tomar 600 mg de paracetamol es seguro… ve al botiquín y tomate una pastilla de todo lo que encuentres, verás que seguro es! Esta es la falacia fundamental de la industria química para engañar a la gente. Pero la exponencial de cancer, diabetes, obesidad, ataques al corazón, autoinmunes etc continúa imparable sin causa aparente… para el que no la quiera ver.

    Pronto contraargumentaré una información tan pobre.

    • Siento que n oleas el libro porque entonces no me vale que lo critiques. De todas formas espero ansioso tu contraargumentación ansiosamente…porque lo que has comentado es algo “dudoso”. Además te recuerdo que no son los químicos los que ponen los niveles de seguridad…son los organismos oficiales.
      Un saludo

  7. jmmulet dijo:

    Gracias por el post Jose manuel, la verdad es que pasamos un rato genial, lástima que al final no puedas venir a Bilbao. por lo de casimiro no te preocupes, se ha propuesto inundar la web con su crítica, creo que acabaría antes proponiedole al editor que se la publique en la colección.

    Fisio: solo una cosa, ¿300 o 400 sustancias químicas en la sangre antes de nacer? me parece que te quedas corto y de lejos, solo entre intermediarios de las rutas metabolicas más comunes, más los enzimas que participan en ellas ya los superas con creces.

    A mi la única exponencial que me interesa es la de esperanza de vida, y mientras esa sigua subiendo poca lógica tiene tu argumentaciòn. Cancer, diabetes y autoinmunes suben por que la gente no se muere de tifus, septicemias o enfermedades carenciales. te aseguro qeu hace 50 años la gente no se preocupaba por el Alzheimer… no llegaban

    • muscleblog dijo:

      Hola, estoy de acuerdo, aporto los datos de los que tengo alguna referencia, un estudio de un grupo de trabajo llamado EWG

      http://www.ewg.org/reports/bodyburden2/execsumm.php

      Pero siempre hay mucho más de lo que se busca, que es lo que se encuentra obviamente.

      Respecto a la esperanza de vida, a mi me interesan dos cosas: la esperanza de vida y la calidad de esos años de vida. Las enfermedades crónicas suben como la espuma, en distintas cohortes lo que no puede achacarse a la vejez. Por otro lado, cualquiera que haya pasado por una clínica geriátrica se plantea hasta que punto merece la pena mantener a seres 24 horas al día sufriendo, atados a sillas de ruedas, algunos desquiciados desde hace años y otros casi vegetales. Cuando pasas por este tipo de cosas, realmente te planteas muchas cosas y la taxonomización moral con la que alguien pueda entrar se difumina.

      Yo tengo la impresión de que contra todo pronóstico médico, la esperanza de vida disminuirá. La esperanza de vida de hoy la marca la generación de mi abuela. Pero veamos que sucede cuando la generación de los bollicaos y las cocacolas, los residuos de metales, la carne con hormonas o las pirámides nutricionales a base de harinas y las frituras con PUFAs lleguen a los 50 o 60 años y entonces tendremos datos.

  8. Pingback: Scientia: 1 año, 100 post | SCIENTIA

  9. Paloma dijo:

    Uuuuf… vaya lío. Yo soy de esas que quiere un mundo mejor, y que todo el rollito ecológico le suena bien. Pero me gusta leer tu blog y ver que otras personas tienen argumentaciones “sólidas”, espero, en contra. Voy a tratar de hacerme con el libro y a ver si hay manera humana en esta sociedad de hoy de crearse la tan famosa “opinión crítica”.
    Gracias, un saludo.

  10. Javier Bobillo dijo:

    Hay que salir del armario. ,.. por no ser críticos nos ganan la partida los charlatanes. METODO CIENTÍFICO aplicado a las maravillas que nos quieren vender…. y por supuesto que las autoridades persigan sin miramientos. A cualquier negocio consumo le inspecciona pero estos curanderos, chamanes, videntes …. esto sí que es vivir del cuento.

  11. Alfonso dijo:

    Hola, he leído a posteriori esta entrada y bueno a lo mejor es poco probable que me llegue respuesta. Veo por una parte que el autor de este post tiene un gran rigor ciéntifico cosa que alabo. Por otra parte hay publicaciones científicas de lo que se llama pseudociencias en esta entrada, como es la acupuntura, sobra la cual lleva un tiempo publicándose en revistas científicas aunque no sean de primer nivel, los efectos que tienen sobre la salud, con pruebas científicas que se hacen en un laboratorio estándar como puede ser una PCR, un Western Blot, imágenes de resonancia magnética nuclear del cerebro etc. No entiendo como con ese rigor científico que demuestras, todavía mantienes a esta disciplina como pseudociencia cuando ha demostrado por activa y por pasiva su efectividad. Por cierto te invito a que si quieres investigar más sobre la acupuntura me escribas puesto que al igual que tú soy científico en activo y al menos no niego directamente esta disciplina pues me ha dejado sorprendido. De hecho tampoco entiendo como a lo largo de la historia de la ciencia, se marginaba y echaba a un lado a la gente que tenía ideas “descabelladas” y luego resulta que han tenido cabida en nuestros días. La ciencia es un trabajo a muy largo plazo y no puede decirse con rotundidad que algo es falso.

  12. Pingback: “Comer sin miedo”… un libro más que necesario | SCIENTIA

  13. Alfonso, yo estaba pensando lo mismo que tú, aunque por una razón diferente…
    Si el autor del libro es un químico, le respeto todos sus argumentos, pero ¿qué experiencia tiene con la acupuntura? Yo hace once años estuve muy enferma , epicondilitis, manguito rotador fregado, dolores día y noche…medicamentos a cada rato, kinesiterapia 30 sesiones…era como para tirarse de un puente y acabar…hasta cuando supe de la acupuntura y para allá partí…Fue milagroso , al cabo de unas diez sesiones ya ni recordaba cómo era el dolor…fantástico.!!!, y hasta el día de hoy!! Ahora hago gimnasia, adiós depresión, pura alegría…
    Es probable que nosotros, los occidentales, ni entendamos la medicina oriental, pero no me atrevería a desprestigiarla porque sí.
    Hay cosas que son medibles, y otras no, pero si yo puedo apreciar resultados, lo mínimo es reconocer una duda…

  14. Sami dijo:

    La medicina oficial no tiene todas las respuestas, ni todas las curas, ni la verdad de las cosas, ya que todos los días muere gente en los hospitales.. es mas hay medicinas que son perjudiciales o no habéis mirado nunca ningún prospecto? nunca han retirado ningún medicamento? pues la verdad es que SI! han tenido que retirar muchísimos medicamentos, y no hace mucho tiempo los últimos 29 a finales de enero del 2015!!! http://www.europapress.es/castilla-y-leon/noticia-sanidad-suspende-venta-29-medicamentos-genericos-manipulaciones-ensayos-clinicos-20150127174735.html
    O las enfermedades que han creado? para luego venderte la cura?
    Os pongo otro ejemplo, que me expliquen los médicos el efecto placebo? mmmm huí una pastilla que no lleva nada… cura a la gente…
    Yo antes tampoco creía en estas cosas hasta que probé las flores de bach…
    Tuve una época muy dura en mi vida(que no voy a mencionar porque son personales) y me recetaron trankimazin y otra cosa mas.. no era yo, era un zombie.. es más creaban adicción y cuando no las tenia me daban ataques de ansiedad…entonces mi madre me dijo prueba esto y tomate 6 gotas al día, me enseño a respirar como hacen yoga y a relajarme… NUNCA HE VUELTO A TOMAR PASTILLAS DE ESAS! NUNCA!!! Los médicos lo único que miran es curar los síntomas con pastillitas pero no van a la RAÍZ del problema… así dependes de ellos para comprar mas pastillas otro negocio mas…

  15. Reiz dijo:

    Lo siento mucho..He entrado por casualidad a tu blog..Y te iba a felicitar por otros post publicados..Ya q soy amante de la ciencia,pero la verdadera,no la sesgada por intereses particulares.

    Y este articulo, y el eminente Sr. José Miguel Mulet en su libro,tan sólo ponen de manifiesto burdas sandeces sin ningún rigor cientifico..Repito,una lástima.

    No digo q en el mundo de lo natural se metan también vende humos..Pero señores!Qué ya somos mayorcitos! Y creo q hay q saber separar la paja del grano.
    Me gustaría extenderme más en mi comentario y abordar todo bien.Ya q aquí hay cosas q no son nada ciertas.Pero bueno,espero entrar otro día con más tiempo para ello.
    Por el momento,tan sólo hacer un inciso cuando el Sr.José Miguel Mulet manifiesta q los productos eco no son más sanos,tan sólo más pijos (q por cierto, menudo nivel de educación al emplear esos términos ).

    Pues aquí voy a pasar un link (hay muchos más) de una compañera también Valenciana.
    La Dr. Mª Dolores Raigón, Ingeniera Agrónoma por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y Catedrática de Escuela Universitaria del área de Edafología y Química Agrícola.
    Donde desmiente,eso sí,con datos,todo lo manifestado por este Sr. de que los productos eco tan sólo son una pijada más, y no más saludables.

    Este tan sólo es un link al pillado al azar de ella,pueden buscar más información al respecto.

    Y a ver si otro día puedo entrar con más tiempo.
    Disculpad

    Un saludo

  16. Pingback: Bálsamo de fierabrás - DavidGNavas - Artesanía de unos y ceros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s