Salvemos al chocolate…pero no a cualquier precio

Uno de los peores días de mi vida fue cuando aquel endocrino, de cuyo nombre no quiero acordarme, me dijo que debido a lo mucho que se enfada el “irritao” de mi colon ya no debía probar más mi vicio preferido, el chocolate.

Sin embargo, y gracias a una revelación divina fruto de mi estancia en una Universidad Católica que sin duda alguna fue una experiencia ultraterrenal, decidí no hacerle caso al especialista en Nutrición… y menos mal porque ahora resulta que el chocolate no es que no sea malo, sino que parece que va a ser el alimento ideal para combatir la obesidad, los problemas cardiacos, la caries, el envejecimiento“Cosas veredes amigo Sancho”.

Desde que se anunciara que la producción de cacao ha caído en picado en Costa de Marfil y Ghana, debido al poco dinero que ganan los agricultores que se dedican a este tipo de plantación, el mundo se puso manos a la obra para salvar al chocolate. Gobiernos, multinacionales, redes sociales…todos han dado un paso al frente para que no se cometa esta infamia…. incluso se ha descifrado el código genético del cacao a través del Proyecto Genoma del Cacao lo que ayudará a la producción de… ¡¡chocolate transgénico!!

Pero, sorprendentemente, los abanderados de la campaña “Salvemos al chocolate” hemos sido nosotros, los investigadores, que de forma masiva nos estamos dedicando en los últimos tiempos a publicar un sinfín de artículos científicos descubriendo los nuevos beneficios del chocolate… a cada cual más surrealista… veamos.

Toda la vida escuchando a nuestras madres que como siguiéramos devorando pastillas y pastillas de chocolate se nos iban a caer los dientes… y ahora resulta que un personaje que debería ser candidato al Nobel por su empecinamiento en salvar al chocolate, el japonés Takashi Ooshima de la Universidad de Osaka, dice que este manjar de Dioses no solo no provoca caries sino que es indispensable para la salud bucal.

Según la línea de trabajo liderada por este científico japonés, y que comenzó con un trabajo publicado en la revista European Journal of Oral Sciences, la caries puede evitarse consumiendo… ¡¡chocolate!!…ver para creer. Nuestro nuevo ídolo asegura que una parte de la semilla del cacao posee un bactericida que compensa los altos niveles de azúcar del chocolate, e impide la formación diversos compuestos que facilitan el ataque a la placa dental de distintas bacterias como es el caso de Streptococcus mutans.

Pero no contento con ser uno de los líderes de la campaña “Salvemos al chocolate”, mi querido Takashi Ooshima se atreve a decir que debido a que en la vaina de la semilla del cacao, que a menudo se desecha, aún hay más cantidad de este bactericida, ésta se podría utilizar como componente…¡¡de la pasta de dientes!!…lo que han leído…el chocolate va a sustituir al flúor en los dentífricos…¡¡que crack el de Osaka!!

No crean que queda aquí la cosa…. Toda dieta que se precie empieza con eliminar el consumo de golosinas, de chucherías y, sobre todo, del chocolate… Pues bien, de eso nada de nada…ahora parece que el chocolate no solamente no engorda…¡¡sino que adelgaza!!

En un trabajo publicado en la prestigiosa revista Journal of Physiology, un equipo de investigadores pertenecientes a la Universidad de Wayne State (Detroit) ha afirmado, con un par, que comer chocolate negro tiene los mismos beneficios que hacer ejercicio…. y todo gracias a la epicatequina, un flavonoide que podemos encontrar en grandes cantidades en el cacao y que provoca la estimulación de los músculos de una forma similar a la que se consigue en un gimnasio.

Según este trabajo, la epicatequina es capaz de incrementar, de la misma forma que lo hace el ejercicio aeróbico, el número de mitocondrias en las células musculares, particularmente en el corazón y los músculos esqueléticos. Sin embargo, leyendo la letra pequeña de ese “paper” nos encontramos con dos sorpresas. La primera es que los experimentos han sido realizados en ratones, no en humanos, y la segunda que, a pesar de que los investigadores hablan continuamente del chocolate, la epicatechina que le administraron a los malditos roedores no procedía del chocolate¡¡pillines!!

Además, a ver si por el hecho de realizar demasiado ejercicio físico, o ingerir mucho chocolate, vamos a adelgazar demasiado y nos vamos a meter en problemas ya que un estudio que se acaba de publicar en la revista Nature Genetics muestra como ser un individuo delgado no siempre significa tener un bajo riesgo de padecer enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2, o enfermedades cardiovasculares, sino a veces todo lo contrario. .. pero esa es otra historia de la que hablaremos otro día porque se me están cayendo los palos del sombraje con tanto mito desmitificado…

Cuando estaba a punto de llamar al endocrino para restregarle por la cara estos descubrimientos científicos, que no el chocolate, me encuentro con otro notición al respecto….¡¡el chocolate disminuye el riesgo de contraer enfermedades coronarias!!

Según una investigación llevada a cabo en la Universidad de Cambridge, el consumo de chocolate puede estar vinculado a la reducción en un tercio del riesgo de padecer enfermedades de tipo cardíaco. Así, las personas que consumen más de dos veces por semana chocolate tienen un 37% menos de probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular en comparación con aquellas personas que lo consumen con menor frecuencia, así como un 30% de reducción de derrames cerebrales.

Pero por si faltaba poco, otras investigaciones recientes afirman que el chocolate tiene una influencia positiva en nuestra salud gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, lo que incluiría la reducción de la presión arterial y la mejora de la sensibilidad a la insulina. … y yo haciéndole caso al endocrino innombrable.

Claro que también podemos hablar del efecto antidepresivo del chocolate. Gracias a la publicación de ciertos artículos científicos de muy dudosa procedencia, los amantes del chocolate nos hemos escudado alguna que otra vez en el mito de que este producto es antidepresivo gracias a la presencia de teobromina en su composición para cada vez que se nos presentaba el más mínimo problema… zamparnos media tableta.

Pues bien, recientes estudios se han cargado de un plumazo esa teoría así que el que se deprima que tome chocolate…pero porque le apetezca…o se vaya a Los Ángeles donde científicos de la Universidad de UCLA han descubierto el “Gen del optimismo”, bautizado como “Gen Receptor de Oxitocina”, y que está directamente relacionado con el optimismo, la autoestima y la sensación de “controlar la situación“…pero no con el chocolate.

Pero esto no acaba aquí… ¿Cómo no nos habíamos dado cuenta que teníamos ante nuestras narices al elixir de la eterna juventud, el alimento antienvejecimiento, el producto que alargará eternamente nuestra vida? El chocolate acaba de ser bautizado como el Santo Grial de los alimentos milagrosos…y yo sin saberlo…

Desde que en 2008 un grupo de investigadores del Hershey’s Center for Health and Nutrition de Pennsylvania (USA) descubrieron que el príncipe destronado de los antioxidantes, el resveratrol, no solamente se encontraba en uva y derivados, fresas o cacahuetes, sino también en el chocolate, los defensores de que los productos ricos en resveratrol pueden retrasar el envejecimiento celular u otro tipo de enfermedades están haciendo su agosto.

A modo de ejemplo podemos citar como investigadores de la Northumbria University (Newcastle, UK) afirman que, debido a la presencia en ambos alimentos de resveratrol, la combinación de chocolate y vino tinto es positiva no solamente para retrasar nuestro deterioro físico sino también el mental ya que ayuda al cerebro, permitiendo dilatar las venas y, por tanto, facilitando el suplemento de sangre para el cerebro…No sé que tendrán que decir el alcohol y la grasa de todo esto pero mejor no preguntárselo porque con “Chocolate y vino el cerebro anda fino”.

Concluyo. ¿Te has dado ya cuenta querido endocrino? Mi colon se irritó religiosamente durante aquellos 8 años pero ahora la culpa de que esté “indignao” la tienes tú al privarme de mi tableta diaria que me hubiese proporcionado tantos y tan variopintos beneficios para la salud.

Sin embargo, y a pesar del tradicional tono irónico con el que Scientia trata sus temas, hemos de hacer una reflexión. En los últimos tiempos una peligrosa moda está llegando al mundo de las publicaciones científicas. Para intentar publicar nuestras investigaciones en las mejores revistas científicas se abusa del sensacionalismo tanto en los títulos de los artículos como en su contenido.

Esta tendencia no solamente es reprobable científicamente sino que está siendo peligrosamente aprovechada por otros sectores para “sacar tajada”.

Y si no que se lo pregunten a los defensores de la surrealista “chocolaterapia” que, a los típicos calificativos que acompañan a sus campañas publicitarias (hidrata, nutre y da elasticidad a la piel, aumenta la circulación sanguínea y linfática, etc.), últimamente han unido términos como “buena para el corazón”, “antidepresiva”, “terapia antienvejecimiento”, “elixir de la eterna juventud”, etc… lo que debería ser, cuanto menos, denunciable.

Señores científicos que no se nos vaya la pinza. A mí me gusta el chocolate, negro y blanco, con y sin almendras, 100%  puro y con leche, de Suiza o de Murcia…pero porque es un verdadero placer para los sentidos no porque sea bueno para prever ni curar problemas cardiacos, anímicos, de obesidad, de caries, ni nada por el estilo.

Claro que repasando este post antes de publicarlo una gran duda se me plantea… ¿No me estaré confundiendo de protagonista de este post? A ver si el equivocado soy yo y estos científicos no estaban hablando de este suculento manjar derivado del cacao… sino de otra cosa. Relajante, antidepresivo, elixir de la eterna juventud¿pero de qué tipo de chocolate estaban hablando los investigadores citados?

Jose

 

Nota: Esta es mi segunda entrada en el VIII Carnaval de la Química que este mes se alberga en el excelente Blog “Caja de Ciencia”

Fuentes:

Oxytocin receptor gene (OXTR) is related to psychological resources. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2011; 108, 15118-15122.

(–)-Epicatechin enhances fatigue resistance and oxidative capacity in mouse muscle. The Journal of Physiology. 2011, 589, 4615–4631.

Inhibitory effects of cacao bean husk extract on plaque formation in vitro and in vivo. European Journal of Oral Sciences. 2004, 112, 249–252.

Genetic variation near IRS1 associates with reduced adiposity and an impaired metabolic profile.  Nature Genetics, 2011.DOI: 10.1038/ng.866.

Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to caffeine and theobromine in cocoa (Theobroma cacao L.) and enhancement of mood. 2011.

Survey of the trans-Resveratrol and trans-Piceid. Content of Cocoa-Containing and Chocolate Products . Joural of Agricultural and Food Chemistry. 2008, 56, 8374-8378.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Investigación, Nutrición, Química, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Salvemos al chocolate…pero no a cualquier precio

  1. Patricia dijo:

    Solo una pregunta: todos los supuestos beneficios de chocolate provienen del cacao?
    Un abrazo Jose

  2. Aimi dijo:

    Acabo de conocerte y ¡me ha encantado! el post y el chocolate, claro, jejeje. Y solo voy a decir dos cosas:
    – el colon irritables es un “engañismo” que te venden cuando no te saben decir que tienes (damnificada)
    – la caries viene más provocada por el azúcar que por el chocolate, ¿no?

    • Jose, disculpa que conteste yo a esto, pero por alusiones….

      Aimi, el colon irritable es una enfermedad con todas sus letras, aunque aún no se haya descubierto desgraciadamente su origen ni su cura. Sí hay tratamientos para paliar los síntomas pero no para prevenirlo ni curarlo. Quizá tú diste con un médico que no sabía qué diagnóstico dar, porque a veces puede confundirse con pólipos, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa etc. pero te aseguro que es una enfermedad muy limitante y que la entiende el que la sufre.

      Maestro, ante un post sobre el chocolate (mi vicio y mi droga) no puedo más que creerme lo bueno y obviar un poquito lo “no tan bueno” suponiendo que fuera verdad, porque mientras los médicos no me lo prohiban… 😉

      Increíble revisión y un gran y delicioso post!!

    • Hola y muchas gracias por el piropo al post…aunque no estoy muy de acuerdo en lo que has comentado respecto al “colon irritable”. Más bien me alineo en lo que ha contestado Amara en su comentario.
      Un saludo

  3. Pingback: Twitted by ScientiaJMLN

  4. Pingback: Salvemos al chocolate…pero no a cualquier precio

  5. Pablo dijo:

    La Coca-cola, luego una brillante revisión sobre los productos de nutrición deportiva y ahora el Chocolate. Te voy a proponer para el Premio Nobel.
    Gracias por acercarnos la ciencia de forma tan clara, amena e interesante. Tus alumnos tienen una suerte de tenerte al frente del barco. “OH CAPITÁN, MI CAPITÁN…”
    Muchas felicidades Jose y gracias

    • Es posible que si me propones para el Nobel te encierren en un psiquiátrico!!
      Cada comentario tuyo me sonroja…bueno la verdad es que me encanta…y de gracias nada….a tí por seguirme!!
      Un abrazo Pablo y a ver cuando nos tomamos esas cañas pendientes!!

  6. Gabriel dijo:

    Bueno, ¿qué puedo decir acerca de este post?. Delicioso. Las modas en ciencia son terribles, más aún en la alimentación. Se refuerzan ambas tendencias porque presentar un producto con el “salvoconducto de la ciencia” creo que va a terminar haciendo que terminemos comiendo mierda pura un día de estos.

    Saludetes maestro!.

    gabriel_hgs

  7. emeblabla dijo:

    La verdad que indigna un poco que utilicen la ciencia como reclamo falso para publicitar productos o que se malgasten cerebros y manos en hacer un estudio para apoyar intereses comerciales aunque no sea 100 x 100 riguroso. Pero bueno.
    Yo me quedo con que comparto tu opinión, me encanta el chocolate y no necesito excusas 😛

  8. JM dijo:

    Gran post, Jose… y por no hablar de la guerra de los polifenoles entre los productores de te y los de cacao.

    • Gracias José Miguel por el comentario.
      Sobre los polifenoles del té se podría hablar horas y horas…y sobre todo sobre el abuso que se está haciendo del marketing de esos polifenoles como agentes que prevén el cáncer. En Murcia hay infinidad de líneas sobre este tema y sé de lo que hablo.
      Un abrazo

  9. Gabriel dijo:

    Tenés razón Dani. Voy a tener que cambiar el libro de recetas entoces…

  10. Diego Amores, dijo:

    Gracias Jose…y por cierto…para más de uno sin duda alguna fue una experiencia ultraterrenal!!

  11. Excelente artículo, especialmente por la nota ácida de humor que tanto me gusta. El cacao no es la panacea ni es el diablo. Como en todo, consumo moderado y punto. El cacao es bueno y cuanto menos azúcar tenga mejor porque me gusta mas.
    Hay demasiados ultras a favor y en contra. A mi me gusta el 70%, lo recomiendo, lo tomo y lo vendo. Me parece bien que se trate bien a los agricultores y me gustaría que se plantara mas cacao de calidad aunque fuera menos productivo.
    Ah! y para merendar pan y chocolate una vez a la semana como toda la vida.

  12. Ruben dijo:

    Hola Jose he descubierto tu blog hoy…. me da un poco de miedo leerlo porque claro te cargas algunas creencias jejeje pero al menos has salvado al querido chocolate ;). Ahora que voy camino de los 35 creo que debo empezar a considerar algunos antioxidantes y el chocolate estara entre ellos… felicidades por tu blog..

  13. Juan Luis Buitrago dijo:

    Hola Jose. Te escuché esta mañana en la radio y le estoy echando un vistazo a tu blog, muy bueno, por cierto.
    He participado en los cursos que el departamento de bioquímica y biología molecuar B, no la A como la tuya, jajaja, bajo la dirección del profesor Lozano, realizaba sobre antioxidantes naturales. Y eso que soy cocinero.
    Pero bueno, a lo que vamos. Creo que el chocolate, aparte de todos los antioxidantes nos proporciona, lo que más nos da son momentos de felicidad, placer, etc, desprendiendo no se qué hormona.
    Bueno, concluyendo, comed chocolate, que un dulce no amarga a nadie.

  14. Pingback: Chocobiotecnología II - Biotekis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s