Querido alcalde de Nueva York

Estimado Michael,

michael-bloombergTranquilo. Sé que cuando hayas visitado Scientia esta mañana, tal y como haces todos los días a primera hora, te habrás quedado de piedra al ver que el post de hoy iba dirigido a ti. Como bien sabes, en este blog he escrito diferentes cartas para cargar contra la ignorancia, contra el editor de una revista de investigación, contra Leo Messi, contra la desmotivación o contra una periodista quimiofóbica, así que entiendo que te hayas puesto nervioso. Pero no, hoy no voy a arremeter contra ti, querido alcalde, sino que me voy a poner de tu lado en tu cruzada contra la obesidad. Eso sí, creo que te has pasado un poco en las formas y que eres un caos. Al grano.

El pasado mes de marzo recibiste un jarro de agua fría. Tus planes para intentar acabar con los altos índices de obesidad que presenta Nueva York se vinieron abajo cuando el Tribunal Supremo del Estado de Nueva York anuló, justo un día antes de su entrada en vigor, la ley que te habías sacado de la manga para combatir la obesidad y que prohibía la venta de bebidas azucaradas de más de 16 onzas (0,464 litros) en restaurantes, cadenas de comida rápida, carritos callejeros, estadios deportivos, salas de conciertos, tiendas de ultramarinos y otros establecimientos regulados por el Departamento de Salud de la ciudad.

images-2Según explicó el juez Milton Tingling tu norma era “arbitraria y caprichosa” ya que no se aplicaba por igual a todos los establecimientos de la ciudad (en las grandes superficies y cadenas sobre las que las autoridades locales no tienen jurisdicción tu ley no era aplicable). Y mientras tú, querido Michael, te cabreabas muchísimo con esa decisión del Tribunal Supremo y pensabas apelar, la Asociación Americana de Bebidas y poderosos grupos empresariales la celebraron a lo grande.

Realmente es loable tu afán por combatir los malos hábitos que afectan  a la salud de tus ciudadanos. Desde tu llegada en 2002 has multiplicado los impuestos sobre el tabaco, has prohibido fumar en restaurantes, parques públicos, piscinas, playas y lugares históricos de la ciudad, y has obligado a incluir el número de calorías de los alimentos… y eso a mí me gusta pero siempre que lo hagas de una forma coherente.

Centrémonos en los aspectos nutricionales. Sé perfectamente que has recibido miles de críticas de tus conciudadanos que piensan que ya son mayorcitos para que tú les digas qué y cómo tienen que comer, incluso te llaman el “alcalde niñera” considerando desproporcionadas tus medidas al invadir, según ellos, su vida privada… pero este humilde murciano cree sinceramente que aquellos que confiaron en ti y ahora te critican se equivocan en muchas cosas… y tú en algunas.

crop_nueva-york-refrescos-gigantes-130312

Sobre la incidencia del consumo excesivo de bebidas azucaradas sobre la obesidad, la diabetes, el síndrome metabólico, la gota, las enfermedades cardiovasculares y muchas otras patologías, ya se ha escrito mucho y hace unas semanas Esther Samper (@Shora) publicó este estupendo post al cual remito a tus conciudadanos porque, aunque ellos digan lo contrario, no tienen ni repajonera idea de lo que están consumiendo y sus demostrados efectos sobre la salud.

No amigos neoyorquinos no, no tenéis la suficiente educación nutricional para hablar con propiedad del tema… así de claro. Vuestros índices de obesidad, y en líneas generales el de vuestros compatriotas, son bestiales, y no me creo que seáis plenamente conscientes de sus consecuencias y sigáis empeñados en esa actitud. Por favor mirad esta imagen que ya puse en un anterior post y echaos a temblar de la que se os viene encima.

obesity-map-GIF-jh

Aunque he de dejar claro que son muchos los factores que influyen en los altos porcentajes de obesidad de la población neoyorquina además de la ingesta de alimentos, la relación entre dicha patología (por no llamarla epidemia) y el consumo de bebidas azucaradas es evidente. Por ello estoy contigo, querido alcalde, en que hay que alejar a la población de los refrescos y de las bebidas energéticas…  pero Michael, no hay que alejarlos como tú has pretendido hacer.

Querer prohibir su venta de la forma en que lo has intentado ha llevado no solo a que el Tribunal Supremo del estado de Nueva York tire por tierra tus intenciones, sino a que la ciencia te dé un ZAS en toca la boca…por chapuzas. Veamos.

Hace unos días la prestigiosa revista PlosOne publicó un artículo tituladoRegulating the Way to Obesity: Unintended Consequences of Limiting Sugary Drink Sizes en el que tu anhelada normativa quedaba  “algo tocada”… por no decir hundida.

imagesPara conocer si la prohibición de vender refrescos de más de 0,464 litros podría tener una incidencia positiva sobre el comportamiento nutricional de los habitantes de una ciudad estadounidense, un grupo de investigadores de la Universidad de California (San Diego) estudió el comportamiento de 100 personas (24 hombres y 76 mujeres entre 18 y 39 años) ante 3 tipos distintos de menú que incluían refrescos de diferentes tamaños: de 16 oz (el volumen máximo que se podría vender si se aplicara tu feliz idea); de 24 oz (1.5 veces lo permitido) y de 32 oz (el doble de lo que tú Michael consientes).

Eso sí, los investigadores, menos inocentes que tú, se pusieron en la mente de los distribuidores de refrescos azucarados e hicieron pequeñas unidades de 12 oz… de forma que se pudiesen hacer combinaciones de ellas para, sin superar la máxima cantidad que tú querías permitir (16 oz), alcanzar o incluso superar el mismo volumen final que tienen las bebidas que son comercializadas actualmente… elemental querido Watson.

En el denominado “menú tradicional” (el que se comercializa actualmente) se podía elegir entre un refresco de 16 oz (el volumen máximo que se podría vender según mi amigo el alcalde) y que costaría $1.59, un refresco de 24 oz por $1.79, o un refresco de 32 oz por el módico precio der $1.99 (precios de Mercado según Mc Donalds).

232902_1En el segundo tipo de menús, el “menú pícaro” como yo lo llamo, los encuestados podrían escoger entre aquel que llevara un refresco de 16 oz soda por $1.59, otro que llevase 2 refrescos de 12 oz por $1.79, y otro que tuviese dos refrescos de 16 oz sodas por el precio de $1.99. Como habrás podido apreciar en cualquiera de estos tres últimos casos se cumpliría estrictamente la ley de Michael ya que, aunque el volumen final pudiera ser superior a las 16 oz, las unidades individuales jamás sobrepasarían este volumen.

Por último, a los encuestados se les dio también a la oportunidad de escoger un “menú alcalde” que llevara un único tipo de refresco de 16 oz soda por $1.59. Este último caso es el te hubiese gustado a ti implantar en New York, querido amigo… pero los resultados del estudio te han llevado la contraria.

Según lo publicado en PlosOne , y que ustedes pueden ver parcialmente en la imagen, no solamente los encuestados prefirieron mayoritariamente la picaresca opción (Bundle menu) en la cual el volumen total ingerido fue mayor incluso que el tradicional, sino que la opción menos elegida por el panel de consumidores fue la que tú querías imponer (menú alcalde).

journal.pone.0061081.g001

Además se comprobó, como también apunta mi amigo @centinel5051, que esos menús pícaros se venderían con mayor facilidad que los tradicionales, por lo que le salían más rentables a los establecimientos que se apuntaran a ellos.

Dejando a un lado las posibles limitaciones estadísticas del estudio y el hecho de que no se distinga en ningún sitio de la investigación entre bebidas “light” o “zero”, debes reconocer Michael que esto es patético y tu medida es una auténtica calamidad.

Pero “alma de cántaro”, ¿de verdad creías que con esa medida ibas a erradicar en algo la obesidad? Si este trabajo publicado en Plos One podría haberlo llevado a cabo cualquier persona con un mínimo de inteligencia… ni Pepe Gotera y Otilio lo hubiesen hecho peor.

pepegoterayotilio2Es posible que te calentaras (yo también lo hubiese hecho) cuando leíste un estudio elaborado por la Universidad de Harvard  hecho público en el Congreso de la Asociación Nacional del Corazón de Estados Unidos en el que se afirmaba que los refrescos con azúcar fueron los responsables de 184.000 muertes en el mundo durante el 2010, pero antes de tomar ninguna decisión kamikaze deberías haber tenido en cuenta que esa información procedía de un poster presentado en un congreso y no de una publicación científica… y aunque así hubiera sido tampoco te hubiese servido como justificación. No lo hiciste, tiraste por la calle de en medio, y decidiste hacer lo que creías mejor: “prohibir”.

A pesar del chorreo que te estás llevando en esta carta y que espero que no afecte a nuestra amistad, jamás te fíes de un español cuando te de consejos nutricionales… y si no sabes de qué te estoy hablando escucha atentamente. Hace unos días, como bien sabes, publiqué un post donde mostré a los lectores de Scientia la evolución de la obesidad en tu país en los últimos 30 años y la sorprendente relación entre la misma y la altitud de la región donde vivían.

Hombre-con-refresco-gigante-blogs_villagevoice_com_Pues bien, ese post era una trampa en la que cayeron uno por uno todos los comentaristas de este blog. Tras leer dicha entrada la respuesta fue unánime. Que si en EEUU no sabéis comer, que si allí solamente se ingiere comida basura, que si en España se come muy sano, que si la Dieta Mediterránea es lo mejor del mundo, que aquí jamás se llegará a una situación similar…

Desgraciadamente no dispongo de una imagen que muestre de forma tan impactante la evolución del porcentaje de obesidad en España en los últimos años. Sin embargo Michael sí puedo mostrarte dos imágenes, extraídas del excelente blog de Juan Revenga “El Nutricionista de la General” que te ayudarán a hacerte una idea de lo sano que comemos aquí y de lo bien que nos va.

Adherencia-dieta-mediterráneaEn la primera de ellas puedes observar el seguimiento de la Dieta Mediterránea que se hacía en España hace aproximadamente 50 años y el que se llevaba a cabo hace una década. Como habrás visto, en ese periodo de tiempo España pasó de ser el país número 13 del mundo a la hora de seguir estrictamente las pautas marcadas por la famosa dieta mediterránea a ocupar el puesto 21. ¿Y desde el año 2003 hasta la actualidad qué ha ocurrido? Pues aunque no dispongo del mismo dato sí que te puedo enseñar la evolución del Índice de Masa Corporal (no es el único factor a tomar en cuenta a la hora de medir la obesidad pero es muy significativo) en los últimos 10 años… y cómo puedes observar la cosa ha ido de mal en peor: en España el número de adultos con un peso normal en base a su Índice de Masa Corporal es cada vez menor.

Por todo ello querido alcalde, te aconsejo que no hagas caso a todos aquellos españoles que presuman de Dieta Mediterránea por muy “Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” que sea para la UNESCO. Es un mito. En nuestro país disponemos de todas las herramientas necesarias para llevarla a cabo correctamente pero las Encuestas de Ingesta Alimentarias, las de Hábitos Nutricionales, la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012 y el alarmante avance de la obesidad, tanto en edad adulta como infantil, demuestran que solo un porcentaje mínimo de los españoles la siguen… por lo que solamente es cuestión de años estar a vuestro nivel.

Captura de pantalla 2013-04-18 a la(s) 23.03.06

¿Y hay alguna posibilidad de revertir la situación tanto en tu país como en el mío? La hay… y desde mi punto de vista está basada en dos aspectos: la prohibición y la educación. Sí, lo he dicho conscientemente, la prohibición y la educación. Me explico.

Siempre he sido de los de “Prohibido prohibir”, pero creo que hay circunstancias especiales que lo requieren. Dicen los descerebrados que me siguen en Twitter que hay que dejar que  la gente consuma  lo que quiera, que la prohibición no sirve de nada, que a veces es contraproducente. Pienso de la misma forma…salvo en los productos dirigidos a la población infantil.

1297656756003obesidad3dnPor ello estoy de acuerdo en la limitación establecida en algunos países contra la venta y distribución de productos no saludables dentro de centros escolares o en sus alrededores… ¿o es que la población infantil o adolescente es plenamente consciente de la relación entre las bebidas azucaradas y la gran cantidad de patologías que antes cité? ¿O es que sus padres están al cabo de una investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad Carolina del Norte en 10.000 niños donde se demuestra que el consumo de bebidas con alto contenido de azúcar incrementa el consumo de alimentos calóricos en general como pizzas, patatas fritas o similares?

En esos casos estoy absolutamente de acuerdo en tomar medidas drásticas… por lo menos hasta que esa población sea consciente de la realidad que se esconde detrás de esos productos. Y es aquí donde enlazo con lo que, en mi opinión, es la piedra filosofal del post de hoy.

educacion-y-nutricionLa verdadera clave de la obesidad en EEUU, en España y en todos los países que sufren esta epidemia, se encuentra en la falta de educación nutricional. Hay determinados temas, la mayoría, de los que la gente no se ve capacitada para hablar y decide prudentemente escuchar la opinión de profesionales. Sin embargo todo el mundo sabe de nutrición, todo el mundo opina de nutrición, todo el mundo aconseja sentando cátedra sobre nutrición… y eso trae consecuencias a veces muy peligrosas. Debido a ello es absolutamente necesaria la implantación a todos los niveles educativos de un correcto plan de educación nutricional.

No, no hablo de hacer esporádicos talleres de alimentos saludables con los más pequeños, ni de dar una charla el Día Nacional de la Nutrición, ni de hacer unas Jornadas de Alimentación Saludable una vez al año… hablo de implantar la Educación Nutricional como una asignatura más dentro de los planes de estudios que van desde la educación infantil hasta la educación universitaria.

rethink-your-drinks-sugar-500x375Querido alcalde, esa es para mí la clave para erradicar el mal estado nutricional de los habitantes de New York, de EEUU y de España, la educación nutricional. De nada sirven medidas drásticas contra la venta a la población adulta de determinados productos si las personas no conocen, con exactitud, los verdaderos problemas del consumo de esos alimentos.

Estoy de acuerdo en aumentar los impuestos a este tipo de bebidas al igual que se hizo con el tabaco, en reducir la publicidad de las mismas en horario infantil, en eliminar máquinas expendedoras en colegios, en vigilar el marketing que emplean determinadas compañías de refrescos azucarados y bebidas energéticas para aumentar el nivel de ventas, pero haz el favor de implantar una política seria, constante y a largo plazo de educación nutricional en tu sociedad y dentro de unos años, una vez que la población tenga una conciencia o unos conocimientos nutricionales adquiridos o asumidos, ni se planteará el prohibir ciertos productos.

Imagen extraida de un tweet de @MikelIturriaga

Imagen extraida de un tweet de @MikelIturriaga

Hazme caso Michael y que tomen nota los españoles, que todo lo descrito en este post también les sirve a los que llevan la Dieta Mediterránea por bandera pero no la siguen ni en pintura. Si queridos españolitos sí, nosotros no somos el ejemplo a seguir… ni tampoco son un buen espejo donde mirarse nuestros dirigentes que se siguen negando a establecer la nutrición como una materia clave en la educación de nuestros hijos a pesar de haberlo prometido una y mil veces al colectivo de dietistas-nutricionistas. Claro que confiar en que nuestros políticos actuales tomen una medida que puede afectar positivamente y de forma conjunta a la educación y a la sanidad es ser un poco iluso

Te dejo alcalde. Perdona si te he ofendido en algo pero sinceramente este tema me enerva. Sigue en tu cruzada pero te voy a pedir dos favores: no consientas que te den consejos de buenas prácticas nutricionales aquellos países que tienen su casa sin barrer y, sobre todo, no seas un chapuzas. Nos vemos en Murcia, la huerta de Europa y una de las regiones con mayor índice de obesidad de este país… y de Europa. Manda huevos.

BandoHuerta13_g

Jose

* Si te ha gustado este post puedes ayudar a difundirlo pinchando este enlace. Gracias.

Nota 2: Este post participa en el III Carnaval de la Nutrición que se alberga en esta misma casa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Nutrición y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Querido alcalde de Nueva York

  1. Pingback: Querido alcalde de Nueva York

  2. J.Fernández. dijo:

    Muy interesante, todo pinta a que los índices de obesidad no van a dejar de subir, son cosas muy difíciles de cambiar, y como la gente no vé consecuencias a corto plazo, no ven las consecuencia de beber cada día dos litros de bebidas azucaradas.

    Yo por mi parte, desde hace años solo bebo zumo, sin azúcar añadida, que además tiene vitaminas, todo lo que venga de la fruta me gusta.

    Un saludo.

  3. Buenos días Jose.

    Tu artículo me parece muy acertado en cuanto al deseo de formar a los ciudadanos en nutrición.

    Por otro lado, y sin querer ser osado, he leído algún artículo en el blog de Centinel, con referencia a estudios de alta evidencia científica (metanálisis…) sobre el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cancer, etc… en los que la dieta mediterránea no es tan ideal como se tiene entendido, que son mejores dietas con mayor ingestión de proteínas y grasas y menor cantidad de hidratos de carbono.

    Lo comento porque parece que se desprende de tu artículo que la dieta mediterránea sea la ideal.

    Un saludo.

  4. Iñaki Elío dijo:

    Buenos días Jose.

    Muchas gracias por tus reflexiones y por tu soporte incondicional al colectivo de Dietistas-Nutricionistas. Como bien explicas España presenta unos ínidices de obesidad alarmantes, no estamos tan alejados de EEUU, trabajo en un hospital de tercer nivel y ahora mismo el trabajo de nuestra Unidad de divide en Obesidad mórbida y Onocologia. Como bien comentas las personas que
    siguen un patron similar a la dieta mediterranea de los años 50, obiamente no seguida por nosotros actualmente. Como demuestran los estudios de PREDIMED una menor incidència de eventos cardiovasculares http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23432189 o en este metaanálisis en prevención de enfermedades neurodegenerativas, vasculares y enfermedades neoplàsicas http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20810976. Incluso en este otro metaanálisis comparada con dietas (hiperproteicas, bajo índice glucémico, bajas en carbohidratos) mayor disminución en la hemoglobina glicosilada y en la pérdida de peso http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23364002. Hay que volver a la dieta mediterranea.

    Muchas gracias por la gran labor que realizas,

    Un saludo.

  5. mikel dijo:

    Totalmente deacuerdo con el tema de la educacion nutricional, totalmente deacuerdo. Si no atacamos el problema desde la base, desde la raiz del problema….pocos resulatdos obtendran los responsables de evitar esta “pandemia” que asolara el mundo occidental en unos cuantos años.

  6. andresrguez dijo:

    Conocía algo de la polémica pero no lo del Plos. Lo cierto, es que el artículo, vale perfectamente para transgénicos, medioambiente o cualquier tema social en el que haya cierta presión detrás y se quiera intentar dar una imagen de rapidez…. sin ver que hay problemas en la creación de la legislación.

  7. Lorena dijo:

    Enhorabuena una vez más por tu entrada!!
    Estoy 100% contigo.
    Un saludo

  8. audrey dijo:

    Una vez más, estoy absolutamente de acuerdo con lo que escribes. En el colegio de mis hijos (público, en lo privado ni me meto) hay 2 horas de religión a la semana y 1 de gimnasia sólo para primaria, que en Infantil se reduce a 0. La educación nutricional se reduce a “hazlo tú en tu casa” para los niños que no se quedan al comedor y los que se quedan reciben un papelito llamado menú que nadie lee lleno de números que no entienden… porque los que más o menos dominamos el tema de las calorías nos asombramos al ver que suelen rondar las 900 diarias sólo para el menú de mediodía.

  9. audreysti dijo:

    Una vez más, estoy absolutamente de acuerdo con lo que escribes. En el colegio de mis hijos (público, en lo privado ni me meto) hay 2 horas de religión a la semana y 1 de gimnasia sólo para primaria, que en Infantil se reduce a 0. La educación nutricional se reduce a “hazlo tú en tu casa” para los niños que no se quedan al comedor y los que se quedan reciben un papelito llamado menú que nadie lee lleno de números que no entienden… porque los que más o menos dominamos el tema de las calorías nos asombramos al ver que suelen rondar las 900 diarias sólo para el menú de mediodía.

  10. Ana Martínez Rubio dijo:

    Hola!
    Al ver el nuevo podio de la adherencia la dieta mediterránea (DM), que es el siguiente: Egipto, Irán, Marruecos, Argelia, Turquía, Túnez, Albania, Siria, Libia y Grecia (la antigua numberone) observo que la mayoría están en “la otra orilla” del Mediterráneo. ¡Qué curioso! ¿Eso es el gradiente Norte–Sur?

    Me pica la curiosidad y busco en la Wikipedia el PIB de esos países. Y todos están por debajo de España (nº14). Los más cercanos (he elegido la clasificación del FMI, no por nada, que no sé nada de economía) son Turquía e Irán, (puestos 16 y 17 respectivamente). Los demás se van muy para abajo en la lista. Bueno, Siria y Libia ni están, que los pobres están en situación bélica.
    Grecia, el paradigma de la DM en los años 60, ahora es la 10ª en esto de la dieta sana pero la 45 en su maltrecha y achuchada economía.

    ¿Será que la economía tiene algo que ver en esto de la dieta y la salud?

    ¿O simplemente se debe a que un ingrediente del que nadie habla en la laureada DM es la FRUGALIDAD? Claro, es que la pobrecita es como la cenicienta del País de la Nutrición y la Dietética. No tiene nada de glamour. Descalza y con un vestido de mercadillo… No mola.
    Claro que en los países más pobres, por fuerza sus comidas son frugales, o sea que hacen la DM por narices. Y bailan con la cenicienta sí o sí.

    Ninguna de las dos preguntas es inocente, que conste.

    La primera porque las macroeconomías y los intereses de las industrias (ya se lo explicas muy requetebién a tu amigo Michael) como la Asociación Americana de Bebidas ponen palos en las ruedas de los legisladores como tu inocente amigo, que quieren cuidar a su pueblo. Pero están también detrás de quienes diseñan y elaboran recomendaciones nutricionales. Así lo explicaron en 2010 desde The Nutrition Source, la web de la Universidad de Harvard.

    La segunda porque en una sociedad en que se vive para el placer, estamos llenos de derechos, hacemos solo lo que nos apetece, comemos solo lo que nos gusta … y eso desde la más tierna infancia (y sé de lo que hablo, porque para eso soy pediatra)… un poquito de educación nutricional es una necesidad URGENTE.

    Gracias por estar ahí y contar las cosas con ese humorcillo especial tuyo.

  11. The C1-B0rg dijo:

    En los años 80, los yanquis también iban a los Mac Donalds y también se atiborraban de comida basura y de refrescos con mucha azúcar. En mi opinión el motivo de esa epidemia de obesidad no se debe a los hábitos alimencios de los norteamericanos, si no más bien a la falta de escrúpulos de aquellos que engordan artificialmente a los animales de granja con sustancias que luego pasan al cuerpo humano.
    Y las autoridades hacen la vista ciega ya que allí tienen la misma corrupción que aquí y también es un sistema político clientelista al servicio de las grandes empresas.

    El niño de la foto del Mac Donals es un ejemplo de niño engordado artificialmente con sustancias que se usan para hacer engordar a las vacas.

  12. ciudadano del mundo on the wolrd dijo:

    muy buenas, me gustaria saber , de una vez por todas, si la Coca cola Zero engorda de algun modo, es decir,si el anhidrido carbónico actua en el metabolismo ralentizando la digestion, ya que supongo, que al no tener azucares, y casi 0 calorias, no aporta energia, por lo tanto, a priori, no engorda…….verdad?

  13. Carlos dijo:

    Doy gracias a que nunca me han gustado este tipo de refrescos por sus burbujas en la boca. Una vez le dije a mi madre con 13 años que me gustaba la Coca Cola y al mirar el envase estaba caducada.

    Por cierto, muy buen articulo.

  14. Totalmente de acuerdo con la entrada. Enhorabuena! Yo sólo añadiría una cosa y que quizá está en relación con lo que Ana Martinez Rubio comenta, y es que no sólo es cuestión de educar a los niños sino de re-educar a sus padres. Creo que como dice Ana probablemente hay una relación entre ‘como de mediterránea’ es nuestra dieta y ‘como está nuestra economía’. Me explico. Comprar comida precocinada, hamburguesas, pizzas, etc es más caro que comprar un kilo de lentejas, una cebolla, un puerro y poco más, pero también ES MáS CóMoDO. Así que en mi opinión no sólo hay que educar a los niños sino también a sus padres, no sólo para que les enseñen a sus hijos lo que es más sano (que saberlo lo saben) sino que no hay que ser TAN VAGO. Espero que no se me olvide el día que tenga mis propios hijos.

    Un saludo,

    Raquel

  15. Creo que más que pensar en economía, hay que pensar en un factor social que tiene mucho que ver con ella: quién cocina en casa y cuánto tiempo tiene para hacer la compra. No estoy diciendo que la mujer tenga que volver a trabajar en casa, pero sí que pienso que los contratos laborales actuales no piensan que tenga que haber alguien en la familia que se encargue de estas cosas, y los menús diarios, como ya de por sí son caros porque hay que pagar a quien te sirva, y porque “para comer lo que como en casa me quedo en casa” (aunque sé que no pueda comer en casa porque no tengo tiempo) no son lo buenos que deberían. Pensemos por ejemplo en la actual imperiosa necesidad de que los niños tengan comedor escolar. Hace unos años la pobreza en las familias era superior, y no se contemplaba como solución que los niños tuvieran que quedarse a comer en el cole porque las madres (en aquél tiempo) tenían como prioridad la alimentación de sus hijos.

    • RosyCastro dijo:

      Hola Tasio!!

      De acuerdo contigo es dificil cordinar el hogar con el trabajo, pero el fin de semana es necesario surtir la despensa….. cocer las carnes o pollos y meterlos en la nevera por porciones separadas con el jugo para que no se pongan duras y asi en la mañana bajas de la nevera al refrigerador lo que se vaya a utilizar durante el dia.

      Asi ya solo llegar a revolver….. y es mas facil y rapido eso me ha servido muchisimo a mi y amis pacientes….. la cocina es facil y poco a poco hay que propornernos cocinar.

      Aparte siempre al salir de casa es necesario comer alguna fruta o pan integral o llevarla consigo asi no andamos hambrientos y comiendo lo que caiga en la calle que lo mas seguro es que no sea saludable!!

      Muchas Gracias y Buen dia!!

  16. RosyCastro dijo:

    Soy maestra en nutrición clinica en México y los programas de educación sobre la salud son cada vez pero menos productivos, son apenas pequeños y esporadicos spock en televisión pues la salud no vende al menos que sean cosas milagrosas que solo la empeoran,en cambio la mercadotecnia asi productos alimenticios poco saludables, a restaurant de comida rapida dejan millonadas y mientras no haya alguien con suficiente poder y suficiente humildad hacia la sociedad la epidemia de la obesidad seguira creciendo pues antes de la salud esta el dinero en unos cuantos…… hay tantas cosas por hacer por el binestar fisico y moral que no perdona a los ignorantes.

  17. Muchísimas gracias por vuestros comentarios. El tema es delicado pero, desde mi punto de vista…abordable.
    Jose

  18. Pingback: Resumen del III Carnaval de la Nutrición | SCIENTIA

  19. Pingback: Un misil contra la adolescencia | SCIENTIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s